MEN­TI­RAS PA­RA LA VER­DAD Y VER­DAD PA­RA LAS MEN­TI­RAS, Y PA­RA LA HIS­TO­RIA LO QUE NOS DA LA GANA

Historia de Iberia Vieja - - EDITORIAL -

Es­ta­mos har­tos de gen­te que nos di­ce eso de no cam­biar la his­to­ria y que se ma­ni­pu­lan los he­chos pa­ra do­mi­nar a la gen­te. Y eso sí pa­sa, pe­ro nor­mal­men­te si al­guien lo di­ce es que ese al­guien quie­re cam­biar los he­chos pa­ra ade­cuar­los a sus creen­cias y acu­sa al otro de lo que él ha­ce.

Es­to se pue­de apli­car a to­do. O a ca­si to­do. Tam­bién a los bri­tá­ni­cos, que lle­van dos si­glos re­pi­tien­do eso de la he­roi­ci­dad de la ba­ta­lla de Tra­fal­gar. Di­cen ellos que en la ba­ta­lla que tu­vie­ron con­tra los es­pa­ño­les ha­ce dos si­glos arra­sa­ron y no tu­vie­ron pér­di­das. Que los es­pa­ño­les eran apa­ren­te­men­te más po­de­ro­sos por mar, pe­ro lle­ga­ron ellos y nos die­ron so­pas con hon­das y to­dos sus bar­cos se man­tu­vie­ron a flo­te. Esa idea se ha que­da­do gra­ba­da en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo de in­gle­ses y de es­pa­ño­les. Y de ahí ha pa­sa­do a la his­to­ria ina­mo­vi­ble.

Es­te mes, un his­to­ria­dor, que ha acu­di­do a las fuen­tes ori­gi­na­les, pu­bli­ca en nues­tra re­vis­ta un es­tu­dio apa­sio­nan­te so­bre la reali­dad o no de esa creen­cia. Y ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que la ver­dad es dis­tin­ta: los in­gle­ses per­die­ron mu­chos bar­cos y sus ba­jas fue­ron in­con­ta­bles, pe­ro lue­go lle­gó la am­ne­sia y se es­cri­bió otra reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.