La lu­pa so­bre la His­to­ria Eu­ge­nio Noel

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

TAN EXTRAVAGANTE LE SA­LIÓ LA VI­DA A UNO DE LOS AU­TO­RES DE NUES­TRA MODERNIDAD MÁS OLVIDADOS QUE A FUER­ZA DE SER EXCÉNTRICO LE DEVINO RA­RA HAS­TA LA MUER­TE. FÍJENSE: SIEN­DO YA UN CA­DÁ­VER HI­ZO LO PO­SI­BLE, IN­CLU­SO, PA­RA TRA­TAR DE ALARGAR SU VI­DA. TAL HOM­BRE SE LLA­MA­BA EU­GE­NIO MU­ÑOZ, AUN­QUE SE­RÍA –Y ES– CO­NO­CI­DO POR SU PSEUDÓNIMO EU­GE­NIO NOEL.

Re­sul­ta que a es­te ma­dri­le­ño na­ci­do en 1885 le vino el mo­men­to fi­nal en la pri­ma­ve­ra de 1936 mien­tras mal­vi­vía sin ape­nas re­cur­sos en Barcelona. Y co­mo oriun­do de Ma­drid que era, fue trasladado en tren a la ca­pi­tal. Sin em­bar­go, se que­dó en el ca­mino. Noel mu­rió en el hos­pi­tal de San Pa­blo de Barcelona. Pe­ro, ya se sa­be que en la muer­te, to­dos nos acor­da­mos y elo­gia­mos y que­re­mos re­cu­pe­rar al que se ha mar­cha­do. En aquel abril del 36, ape­nas unos me­ses an­tes de ini­ciar­se la Gue­rra Ci­vil que ma­ta­ría la Es­pa­ña que una y mil ve­ces ha­bía re­co­rri­do y re­pren­di­do Noel, el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid de­ci­dió so­li­ci­tar el tras­la­do de sus res­tos pa­ra en­te­rrar­lo en la ciu­dad en que ha­bía na­ci­do. Y así se hi­zo. El tren se ocu­pa­ría de lle­var­lo a su des­tino.

Sin em­bar­go, ocu­rrió que el va­gón que lle­va­ba al muer­to se que­dó ol­vi­da­do en una vía ho­mó­lo­ga, es­to es, muer­ta, y a mi­tad de ca­mino, a la al­tu­ra de Za­ra­go­za. ¿Pue­de ha­ber una muer­te más va­ga­bun­da pa­ra quien ejer­ció la bohe­mia to­da su vi­da? Eso sí, una vez se des­cu­brió tan sen­si­ble pér­di­da con­ti­nuó el via­je ha­cia su úl­ti­ma morada, el Ce­men­te­rio Ci­vil de Ma­drid.

En Noel su muer­te se qui­so po­ner a la al­tu­ra de su vi­da, mar­ca­da, pri­me­ro, por su hu­mil­dí­si­ma cu­na. Hi­jo de una cria­da y un bar­be­ro y na­ci­do en la po­pu­lo­sa ca­lle del Li­món, fue la pro­tec­ción du­ran­te su in­fan­cia que le ofre­ció la du­que­sa del Se­vi­llano, ri­ca y sol­te­ra, la que le per­mi­tió in­tro­du­cir­se en una edu­ca­ción que no le ha­bría co­rres­pon­di­do por na­ci­mien­to.

Muy pía co­mo era la bue­na mu­jer, tra­tó de guiar ha­cia la vi­da re­li­gio­sa al jo­ven Eu­ge­nio. Pe­ro el demonio de las le­tras se fue adentrando en su al­ma ado­les­cen­te y no tardará en aban­do­nar el am­pa­ro de la du­que­sa, “la ca­rre­ra es­co­lás­ti­ca me re­pug­na, y el sa­yal tor­tu­ra mis car­nes jó­ve­nes y an­sio­sas de li­ber­tad”, es­cri­be. Así que la so­lu­ción fue cla­ra: “De­jo el se­mi­na­rio y con él la ca­sa de la du­que­sa”.

Y con tal aban­dono, a Noel so­lo le que­da el abri­go de las ta­ber­nas, de las ter­tu­lias, de las pen­sio­nes de ma­la muer­te, de la vi­da con­fu­sa y des­cui­da­da, de la bohe­mia en de­fi­ni­ti­va. Su as­pec­to era in­con­fun­di­ble en aquel Ma­drid de pri­me­ros de si­glo XX. Así des­cri­bía su lle­ga­da a las ter­tu­lias el pe­rio­dis­ta To­más Bo­rrás: “Pa­sa­ba las puer­tas de los ca­fés, ca­te­dra­les de la bohe­mia, y apa­re­cía se­pa­rán­do­se el ter­cio­pe­lo de las mam­pa­ras un ini­cia­do de obe­so, la piel blan­den­gue flo­ja, un en­ne­gre­ci­do pe­lo ma­sa de tin­ta chi­na, lo que so­bró de tin­to ra­ya de bi­go­ti­llo, él más ba­jo que al­to, a ve­ces de tra­co­ma (…), cham­ber­go tan usa­do, de­for­me (…)”.

Fue­ron mu­chos sus pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y esos mis­mos le lle­va­ron a alis­tar­se en 1909 co­mo vo­lun­ta­rio en Ma­rrue­cos. Y des­de la gue­rra co­men­zó a es­cri­bir po­lé­mi­cos ar­tícu­los pa­ra el dia­rio re­pu­bli­cano Es­pa­ña nue­va, que, in­clu­so, aca­ba­ron lle­ván­do­lo a la pri­sión.

Sin em­bar­go, fue so­bre to­do a par­tir de 1913 cuan­do su vi­sión crí­ti­ca y con­tro­ver­ti­da de la reali­dad es­pa­ño­la lo con­vir­tió en el re­pre­sen­tan­te más po­pu­lar de un mo­vi­mien­to pun­zan­te que se co­no­ció co­mo an­ti­fla­men­quis­mo. A ello de­di­có el res­to de su vi­da, a un ata­que obs­ti­na­do con­tra lo que con­si­de­ra­ba un sím­bo­lo del re­tra­so es­pa­ñol, las tra­di­cio­nes tau­ri­nas y fla­men­cas es­pe­cial­men­te. In­clu­so lle­gó a fun­dar un pe­rió­di­co so­bre el te­ma El fla­men­co. Se­mi­na­rio an­ti­fla­men­quis­ta, en 1914, que ape­nas du­ró seis nú­me­ros.

Sin em­bar­go, su in­ten­sí­si­ma cam­pa­ña de de­fen­sa de sus ideas por to­dos los pun­tos de Es­pa­ña –e in­clu­so en va­rias

EL DEMONIO DE LAS LE­TRAS SE FUE ADENTRANDO EN SU AL­MA ADO­LES­CEN­TE Y NO TARDARÁ EN ABAN­DO­NAR EL AM­PA­RO DE LA DU­QUE­SA, Y CON ELLO EL SE­MI­NA­RIO, PA­RA DE­DI­CAR­SE A LA LI­TE­RA­TU­RA

oca­sio­nes de gi­ra por His­pa­noa­mé­ri­ca– lo con­vir­tió en un per­so­na­je cé­le­bre. Cu­rio­sa­men­te tan cé­le­bre co­mo po­bre. Aun­que sus ideas no gus­ta­ron en una Es­pa­ña que con­si­de­ra­ba los ob­je­tos de sus ata­ques co­mo ele­men­tos de iden­ti­dad ca­si sa­gra­dos. Más de una vez re­ci­bió in­clu­so ata­ques fí­si­cos. “Noel ya era muy co­no­ci­do, aun­que siem­pre fue un es­cri­tor sin éxi­to y sin otra po­pu­la­ri­dad que una po­pu­la­ri­dad fí­si­ca tor­na­da a bro­ma y no po­cas ve­ces za­ran­dea­da a in­ju­rias”, ase­gu­ra­ba el pe­rio­dis­ta Cé­sar Gon­zá­lez Ruano.

Can­sa­do, en­fer­mo, sin blan­ca tras dos dé­ca­das de ata­car al­gu­nos de las afi­cio­nes que sus­ten­ta­ban la Es­pa­ña más ro­mán­ti­ca, mo­ri­ría, co­mo di­ji­mos, muy po­co an­tes de co­men­zar la Gue­rra Ci­vil. Con él lo hi­cie­ron tam­bién mu­chas de las ideas que de­fen­dió con ahín­co y mi­se­ria. Una mi­se­ria que, se­gún re­cor­da­ba el mis­mo Gon­zá­lez Ruano, fue lle­va­da “con gran­de­za y arro­gan­cia. Su úni­co lu­jo era be­ber gran­des can­ti­da­des de cer­ve­za en la Pla­za de Santa Ana y en la ca­lle de los Ma­dra­zo”.

Noel, a quien era ha­bi­tual ver to­man­do cer­ve­za en la Pla­za de Santa Ana –arri­ba– hi­zo de sus ata­ques a las tra­di­cio­nes es­pa­ño­las una for­ma de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.