Un es­pía es­pa­ñol en Ru­sia

JOA­QUÍN MA­DO­LELL FUE EL PRI­MER AGENTE DO­BLE EN LA ÉPO­CA DE FRAN­CO EN SER INSTRUIDO POR EL GRU, EL SER­VI­CIO SE­CRE­TO MI­LI­TAR RUSO, EN EL CO­RA­ZÓN DE MOSCÚ. ACEP­TÓ LA OFERTA PA­RA CON­VER­TIR­SE EN ES­PÍA RUSO PE­RO TAM­BIÉN FOR­MÓ PAR­TE DEL SER­VI­CIO DE IN­FOR­MA­CIÓN D

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - FER­NAN­DO RUE­DA

En el ve­rano de 1963 Joa­quín Ma­do- lell era un ins­truc­tor muy po­pu­lar en el ae­ró­dro­mo de Cua­tro Vien­tos. Los mi­li­ta­res per­dían en los cuar­te­les el se­gun­do nom­bre, en es­te ca­so el de Je­sús, y ter­mi­na­ban arrin­co­nán­do­lo tam­bién en su vi­da pri­va­da. Allí acu­día los fi­nes de se­ma­na y siem­pre que dis­po­nía de un ra­to li­bre en su tra­ba­jo en el Mi­nis­te­rio del Ai­re, cu­ya se­de cen­tral es­ta­ba cer­ca de la sa­li­da de Ma­drid ca­mino de la ca­rre­te­ra de La Co­ru­ña.

Joa­quín era un de­por­tis­ta na­to –fue pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca en la Aca­de­mia de In­fan­te­ría de To­le­do– y sen­tía una pa­sión en­lo­que­ce­do­ra por el pa­ra­cai­dis­mo, al­go que exi­gía una va­len­tía pro­ba­da, es­pe­cial­men­te en aque­llos años. En Cua­tro Vien­tos to­dos le res­pe­ta­ban: era un mi­to pa­ra ellos. Ha­bía for­ma­do par­te del pri­mer gru­po que ha­bía sal­ta­do en Es­pa­ña, en 1948, en la Ba­se Aé­rea de Al­can­ta­ri­lla, en Mur­cia. Un gru­po di­ri­gi­do por Ramón Sa­las La­rra­zá­bal, uno de los más pres­ti­gio­sos ge­ne­ra­les del Ejér­ci­to del Ai­re en to­da su his­to­ria. Quin­ce años des­pués de ese pri­mer cur­so, Ma­do­lell se ha­bía con­ver­ti­do en ins­truc­tor en Cua­tro Vien­tos, ba­se a la que acu­dían mu­chos mi­li­ta­res y ci­vi­les aven­tu­re­ros, en­tre los que ha­bía al­gún fa­mi­liar del fu­tu­ro Rey.

RINALDI EN ES­CE­NA

Gior­gio Rinaldi era un ita­liano de cua­ren­ta años, co­mo el sub­te­nien­te de Avia­ción. Ha­bía si­do ele­gi­do por el GRU pa­ra ser cap­ta­dor de nue­vos agen­tes y mon­tar en el sur de Eu­ro­pa una red clan­des­ti­na que ro­ba­ra in­for­ma­ción sen­si­ble. Con la ta­pa­de­ra de un ne­go­cio de an­ti­güe­da­des, po­día mo­ver­se con cier­ta li­ber­tad, sin des­per­tar la aten­ción y las sos­pe­chas de los ciu­da­da­nos ru­sos en la Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal y es­pe­cial­men­te en paí­ses co­mo Es­pa­ña, go­ber­na­do por una dic­ta­du­ra.

Rinaldi bus­ca­ba en Es­pa­ña a un mi­li­tar del Ejér­ci­to del Ai­re con ac­ce­so a las ac­ti­vi­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas. Pa­ra po­der cap­tar­lo sin lla­mar la aten­ción, acu­dió a los lu­ga­res ci­vi­les a los que iban los avia­do­res y uno de ellos era el ae­ró­dro­mo de Cua­tro Vien­tos.

Allí fue don­de co­no­ció a uno de los ins­truc­to­res, el sub­te­nien­te Ma­do­lell. Rinaldi era pa­ra­cai­dis­ta, aun­que no lo apa­ren­ta­ba pues su cuer­po era lo más ale­ja­do al de un de­por­tis­ta. Ma­do­lell, por su par­te, pre­sen­ta­ba un as­pec­to fí­si­co cu­rio­so. Era fi­bro­so y muy fuer­te, pe­ro de com­ple­xión me­dia­na, y ru­bio con los ojos azu­les. “Al­go ti­ri­llas”, de­cían los que le co­no­cían.

Com­par­tir copas en el bar era lo ha­bi­tual tras una se­sión de pa­ra­cai­dis­mo. Rinaldi bus­có re­la­cio­nar­se con Ma­do­lell y no le cos­tó mu­cho es­fuer­zo por­que el mi­li­tar era un ti­po sim­pá­ti­co y ama­ble. El ita­liano no tar­dó en re­pa­rar en que su nue­vo ami­go, con el que em­pe­zó a que­dar por Ma­drid pa­ra to­mar copas, era tan ex­tro­ver­ti­do co­mo re­ser­va­do.

Los me­ses co­rrie­ron y los dos hom­bres in­ti­ma­ron. Ca­da vez que el su­pues­to an­ti­cua­rio ve­nía a Es­pa­ña por asun­tos re­la­cio­na­dos con sus ne­go­cios, se veían y es­ta­ban has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da to­man­do copas. Des­de que se co­no­cie­ron en el ve­rano de 1963, Rinaldi exa­mi­nó cui­da­do­sa­men­te al mi­li­tar has­ta que en ma­yo de 1964 de­ci­dió mos­trar

sus car­tas. Se ha­bía pro­du­ci­do un he­cho que ha­bía trans­for­ma­do la si­tua­ción de du­do­sa a cla­ra­men­te fa­vo­ra­ble: el sar­gen­to ha­bía si­do des­ti­na­do a la ba­se con­jun­ta his­pano-es­ta­dou­ni­den­se de To­rre­jón.

“TEN­GO UN NE­GO­CIO QUE HA­CER CON­TI­GO”

Una no­che, simulando ir pa­sa­do de copas, por si sa­lía mal si­mu­lar que to­do era pro­duc­to de una bo­rra­che­ra, le espetó di­rec­ta­men­te: “Ten­go un ne­go­cio que ha­cer con­ti­go”.

Al­guien co­mo Joa­quín, tan re­ser­va­do pa­ra los te­mas de su tra­ba­jo en el Ejér­ci­to del Ai­re, no pu­do ima­gi­nar lo que se le ve­nía en­ci­ma. Se­gu­ra­men­te le da­ría un sor­bo a su co­pa de Li­cor-43, su be­bi­da pre­fe­ri­da, y mi­ra­ría tran­qui­la­men­te al ita­liano a la es­pe­ra de com­pro­bar si la oferta le po­dría su­po­ner un di­ne­ro ex­tra. No tar­da­ría mu­cho tiem­po en he­lár­se­le la san­gre. Rinaldi le pre­gun­tó si se­ría ca­paz de sa­car de su tra­ba­jo in­for­ma­ción de los es­ta­dou­ni­den­ses. A cam­bio, él te­nía unos ami­gos dis­pues­tos a pa­gár­se­la bien.

UNA NO­CHE, SIMULANDO IR PA­SA­DO DE COPAS, RINALDI LE ESPETÓ DI­REC­TA­MEN­TE: “TEN­GO UN NE­GO­CIO QUE HA­CER CON­TI­GO”

El air­bag de Ma­do­lell sal­tó al per­ci­bir el gol­pe, pe­ro no per­mi­tió que su ami­go ita­liano se en­te­ra­ra. Mos­tró in­te­rés por su pro­pues­ta y le ani­mó a ex­pli­car­la. Rinaldi ha­bía co­no­ci­do en Ita­lia a unas per­so­nas que bus­ca­ban in­for­ma­ción so­bre las ac­ti­vi­da­des de las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas en las ba­ses de uti­li­za­ción con­jun­ta. A esa gen­te no les in­tere­sa­ban los da­tos so­bre las Fuer­zas Ar­ma­das es­pa­ño­las. Él ja­más le pe­di­ría que trai­cio­na­ra a su país, pe­ro los ame­ri­ca­nos eran otra co­sa.

Fue una lar­ga no­che pa­ra el sub­te­nien­te pa­ra­cai­dis­ta. ¿Es­ta­ba su ami­go lo­co? ¿Ha­bía be­bi­do más de la cuen­ta? ¿Los dos ha­bían be­bi­do más de la cuen­ta? ¿Te­nía sen­ti­do lo que le ha­bía pe­di­do? La mo­vio­la de la juer­ga noc­tur­na le pre­sen­tó imá­ge­nes ca­da vez más ní­ti­das. Cuan­do ama­ne­ció no le que­dó nin­gu­na du­da: su ami­go Gior­gio era un agente del ser­vi­cio se­cre­to ruso y le ha­bía he­cho una oferta en fir­me pa­ra tra­ba­jar pa­ra ellos. Y él ha­bía con­tes­ta­do afir­ma­ti­va­men­te. No era un error. Gior­gio no era su ami­go, ja­más lo ha­bía si­do. Se ha­bía acer­ca­do a él ex­clu­si­va­men­te pa­ra cap­tar­le. Era un trai­dor y no ha­bía na­die a quien odia­ra más que a los trai­do­res.

LE PROPONEN CON­VER­TIR­SE EN DO­BLE AGENTE

Joa­quín de­ci­dió pre­sen­tar­se in­me­dia­ta­men­te an­te su je­fe di­rec­to y con­tar­le lo que le ha­bía pa­sa­do. Era un hom­bre de mun­do que ha­bía apren­di­do a va­ler­se por sí mis­mo, sin con­tar con la ayu­da de na­die, pe­ro que res­pe­ta­ba fer­vo­ro­sa­men­te la au­to­ri­dad. Y en ese mo­men­to, sa­bía que es­ta­ba me­ti­do en un asun­to que ex­ce­día sus com­pe­ten­cias.

Unos días des­pués, el sub­te­nien­te te­nía ci­ta con el te­nien­te co­ro­nel Aro­za­re­na, je­fe de la Con­train­te­li­gen­cia del Al­to Es­ta­do

Ma­yor, que le hi­zo re­pe­tir pa­la­bra a pa­la­bra to­da la his­to­ria que le ha­bía con­ta­do pre­via­men­te a su co­man­dan­te. En aque­llos años el ser­vi­cio se­cre­to te­nía po­ca ex­pe­rien­cia so­bre las ac­ti­vi­da­des de po­ten­cias enemi­gas en te­rri­to­rio es­pa­ñol, pe­ro la ope­ra­ción so­bre el pa­ra­cai­dis­ta era sen­ci­lla­men­te de ma­nual: acer­ca­mien­to, aná­li­sis, amis­tad y cap­ta­ción. Por suer­te, el sub­te­nien­te ha­bía res­pon­di­do a la oferta afir­ma­ti­va­men­te, trans­mi­tien­do la ima­gen de que por di­ne­ro es­ta­ba dis­pues­to a ha­cer cual­quier co­sa. Aro­za­re­na, uno de los me­jo­res es­pe­cia­lis­tas en es­pio­na­je de la épo­ca, le pro­pu­so que se con­vir­tie­ra en do­ble agente: que tra­ba­ja­ra pa­ra el ser­vi­cio de in­for­ma­ción del Al­to Es­ta­do Ma­yor y al mis­mo tiem­po pa­ra los ru­sos. Una po­si­bi­li­dad que le ofre­ció tras ha­ber es­tu­dia­do mi­nu­cio­sa­men­te la vi­da del sub­te­nien­te. Una vi­da sorprendente que en­ca­ja­ba per­fec­ta­men­te en el per­fil que ne­ce­si­ta­ban (ver re­cua­dro).

NOVIOS VES­TI­DOS DE LUTO

En efec­to, Ma­do­lell era ab­so­lu­ta­men­te de fiar, y sus características, fa­vo­ra­bles pa­ra en­ga­ñar a los ru­sos. Des­co­no­cía las técnicas de es­pio­na­je, pe­ro la sol­ven­cia con que ha­bía afron­ta­do las nu­me­ro­sas si­tua­cio­nes con­flic­ti­vas de su vi­da au­gu­ra­ban que po­dría desen­vol­ver­se bien en si­tua­cio­nes hos­ti­les. Só­lo te­nía que ser él mis­mo: un ti­po pen­den­cie­ro, so­cia­ble, gua­són, que siem­pre de­cía lo que pen­sa­ba, no se arre­dra­ba an­te na­da y, por en­ci­ma de to­do, se sen­tía es­pa­ñol y muy mi­li­tar.

Cuan­do Ma­do­lell re­ci­bió la lla­ma­da de Rinaldi unos días des­pués, ya sa­bía que iba a in­tro­du­cir­se to­do lo que pu­die­ra en el en­tra­ma­do del es­pio­na­je ruso. Y lo ha­ría más ace­le­ra­da­men­te de lo que po­día pen­sar: el agente ruso le in­vi­tó a Tu­rín, don­de vi­vía con su mu­jer. Co­men­za­ba una eta­pa en la que Ma­do­lell iba a es­tar con su fa­mi­lia mu­cho me­nos de lo que le gus­ta­ría. En­tre su tra­ba­jo en la Ba­se Aé­rea de To­rre­jón y sus reunio­nes con Rinaldi, los años si­guien­tes iban a ser muy du­ros.

Rinaldi ce­rró el tra­to con Ma­do­lell en Ita­lia. Le anunció que su tra­ba­jo se­ría pa­ra el GRU y que de­be­ría con­se­guir in­for­ma­ción so­bre las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas en la ba­se de To­rre­jón. La que pa­sa­ra por sus ma­nos o pu­die­ra con­se­guir, y aque­lla otra que le pi­die­ran los ru­sos a tra­vés de él. Le su­gi­rió que abrie­ra una cuen­ta co­rrien­te en la que le in­gre­sa­rían su pa­ga y los gas­tos. De­be­ría al­qui­lar un pi­so ope­ra­ti­vo des­de el que lle­va­ría a ca­bo las trans­mi­sio­nes o en­víos de in­for­ma­ción.

EL ITA­LIANO LE ANUNCIÓ QUE SU TRA­BA­JO SE­RÍA PA­RA EL GRU Y QUE DE­BE­RÍA CON­SE­GUIR IN­FOR­MA­CIÓN SO­BRE LAS TRO­PAS NOR­TE­AME­RI­CA­NAS EN LA BA­SE DE TO­RRE­JÓN

Joa­quín re­gre­só sa­tis­fe­cho a Ma­drid e ini­ció un há­bi­to es­pe­cial: de­be­ría trans­cri­bir to­da la in­for­ma­ción de su es­tan­cia, los nombres de las per­so­nas que le hu­bie­ran pre­sen­ta­do, di­rec­cio­nes, ma­trí­cu­las de co­ches, con­ver­sa­cio­nes que hu­bie­ra man­te­ni­do… Pa­ra ello, ten­dría que ha­cer un ver­da­de­ro es­fuer­zo, pues no era una per­so­na acos­tum­bra­da a re­cor­dar de­ta­lles y me­mo­ri­zar to­do lo que veía y es­cu­cha­ba.

EN­TRA EN JUE­GO LA CIA

Joa­quín lle­va­ba mu­cho tiem­po vi­vien­do so­lo en la ca­pi­tal, pe­ro con mo­ti­vo de su con­ver­sión en do­ble agente per­dió to­da la in­ti­mi­dad, aun­que él tar­dó en des­cu­brir­lo. Aro­za­re­na no le con­tó al­gu­nos ex­tre­mos so­bre el con­trol que el ser­vi­cio iba a ejer­cer so­bre él pa­ra que no se preo­cu­pa­ra, y pa­ra que siem­pre ac­tua­ra con nor­ma­li­dad, sin es­tar pen­dien­te de si le se­guían o no. Ima­gi­na­ba que los pro­pios ru­sos se­rían los pri­me­ros en vi­gi­lar­le, aun­que no le pu­sie­ron so­bre la pis­ta de que al­gu­nos de los su­pues­ta­men­te inofen­si­vos ami­gos de Rinaldi en la ca­pi­tal se­gu­ro que tam­bién eran agen­tes ru­sos.

Aro­za­re­na no tar­dó en pre­sen­tar­le a los dos mi­li­ta­res que se iban a en­car­gar de su ca­so, sus con­tro­la­do­res. Los dos eran ofi­cia­les mi­li­ta­res, Víc­tor Por­ti­llo y Fran­cis­co Fe­rrer. Am­bos es­ta­ble­cie­ron con él una re­la­ción muy es­pe­cial que du­ra­ría to­da la vi­da. Pron­to le ex­pli­ca­ron a Joa­quín que da­da la en­ver­ga­du­ra de la ope­ra­ción, cu­yo cam­po de ac­tua­ción tras­pa­sa­ba las fron­te­ras der Es­pa­ña, se ha­bían pues­to en con­tac­to con la CIA y el ser­vi­cio se­cre­to ita­liano, los dos im­pres­cin­di­bles pa­ra po­der­la lle­var a ca­bo.

La CIA vio tan­tas po­si­bi­li­da­des en el es­pa­ñol, que in­ten­tó par­ti­ci­par di­rec­ta­men­te en el dis­po­si­ti­vo, man­te­nien­do un con­trol di­rec­to so­bre él des­de agen­tes es­ta­cio­na­dos en su ba­se en Ale­ma­nia. El sub­ofi­cial es­pa­ñol se ne­gó en re­don­do. Te­nía mu­cho ca­ri­ño a los es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro pre­fe­ría ac­tuar so­lo.

Las reunio­nes en­tre los dos pro­ta­go­nis­tas de la “Ope­ra­ción Ma­ri” se su­ce­die­ron. Rinaldi fue el en­car­ga­do de dar­le el pri­mer cur­si­llo con los co­no­ci­mien­tos bá­si­cos pa­ra que fo­to­gra­fia­ra do­cu­men­tos en la ba­se aé­rea. Ma­do­lell se con­vir­tió en un alumno aven­ta­ja­do y cum­pli­dor, gra­cias a que la alian­za del Al­to

LA CIA VIO TAN­TAS PO­SI­BI­LI­DA­DES EN EL ES­PA­ÑOL, QUE IN­TEN­TÓ PAR­TI­CI­PAR DI­REC­TA­MEN­TE EN EL DIS­PO­SI­TI­VO. EL SUB­OFI­CIAL ES­PA­ÑOL SE NE­GÓ EN RE­DON­DO

Es­ta­do Ma­yor con la CIA le per­mi­tió en­tre­gar do­cu­men­tos au­tén­ti­cos, aun­que de es­ca­so va­lor, e in­ven­tar otros, reales des­in­for­ma­cio­nes im­po­si­bles de con­fir­mar.

En abril de 1965, Joa­quín ha­bía de­mos­tra­do a los ru­sos que era un agente leal, que ob­te­nía bue­na in­for­ma­ción, sin dar pro­ble­mas. Su vi­da aus­te­ra y las pre­cau­cio­nes que adop­ta­ba –re­co­men­da­das por sus con­tro­la­do­res– de no gas­tar más de lo que su po­si­ción de sub­ofi­cial ha­ce re­co­men­da­ble, lle­vó a los man­dos del GRU a in­vi­tar­le a Moscú pa­ra co­no­cer­le y pa­ra que rea­li­za­ra un cur­so de per­fec­cio­na­mien­to.

CUR­SO DE ES­PÍA EN MOSCÚ

A Joa­quín le en­can­ta­ba la vi­da de aven­tu­ra, la sen­sa­ción de pe­li­gro y no lo du­dó. Sus con­tro­la­do­res es­pa­ño­les no eran tan op­ti­mis­tas. Sa­bían el ries­go que co­rría y la so­le­dad que le in­va­di­ría du­ran­te el tiem­po que per­ma­ne­cie­ra en Moscú. Joa­quín desea­ba via­jar a to­da cos­ta por­que sa­bía que la in­for­ma­ción que tra­je­ra de re­gre­so –si to­do sa­lía bien– se­ría de un va­lor in­cal­cu­la­ble, pe­ro mo­ral­men­te se

EL VIA­JE A RU­SIA FUE ES­PE­CIAL­MEN­TE DISCRETO. CUAN­DO JOA­QUÍN ENTRÓ EN MOSCÚ SU DO­CU­MEN­TA­CIÓN DE­CÍA QUE SE LLA­MA RAMÓN GON­ZÁ­LEZ

vie­ron obli­ga­dos a aler­tar­le de los ries­gos y a dar­le la po­si­bi­li­dad pa­ra que se vol­vie­ra atrás. Es el año 1965, Es­pa­ña vi­vía una dic­ta­du­ra y Joa­quín era uno de esos mi­li­ta­res echa­dos pa­ra ade­lan­te de­ci­di­do a de­fen­der a su país pa­sa­ra lo que pa­sa­ra.

El via­je a Ru­sia de los dos pro­ta­go­nis­tas de la “Ope­ra­ción Ma­ri” fue es­pe­cial­men­te discreto. Cuan­do Joa­quín entró en Moscú su do­cu­men­ta­ción de­cía que se lla­ma Ramón Gon­zá­lez. El GRU se en­car­gó de que las dos se­ma­nas que per­ma­ne­ció en Moscú no de­ja­ran el más mí­ni­mo ras­tro.

Tam­bién se preo­cu­pa­ron los es­pías ru­sos que le re­ci­bie­ron y se en­car­ga­ron de ser los an­fi­trio­nes de ocul­tar­le to­da la in­for­ma­ción que pu­die­ron, in­clui­da al­gu­na que pa­re­cía ri­dí­cu­la, co­mo el nom­bre de la ca­lle en la que es­ta­ba si­tua­da la ca­sa en la que vi­vía. Joa­quín nun­ca pre­gun­tó na­da re­la­ti­vo a su es­tan­cia, pe­ro en cuan­to po­día se preo­cu­pa­ba de ob­te­ner por sus pro­pios me­dios esos da­tos. Lue­go ha­cía ejer­ci­cios me­mo­rís­ti­cos pa­ra in­ten­tar acor­dar­se del ma­yor nú­me­ro de de­ta­lles –las ma­trí­cu­las de los co­ches que le lle­va­ban de un si­tio a otro, por ejem­plo– y po­der re­cor­dar­los a su re­gre­so. No po­día es­cri­bir na­da en Moscú, pues se­gu­ro que sin que se die­ra cuen­ta re­gis­tra­rían con­ti­nua­men­te sus per­te­nen­cias.

Los ciu­da­da­nos ru­sos con los que es­tu­vo en Moscú le tra­ta­ron es­tu­pen­da­men­te. Era la

pri­me­ra vez –y fue la úl­ti­ma– que via­ja­ba allí y le en­se­ña­ron la ciu­dad. Vi­si­ta­ron su Me­tro es­pec­ta­cu­lar –a él se lo pa­re­ció– y le lle­va­ron a un des­fi­le en la Pla­za Ro­ja que so­la­men­te du­ró me­dia ho­ra, pe­ro que pa­ra un mi­li­tar co­mo él re­sul­tó un es­pec­tácu­lo so­bre­co­ge­dor. Tan bien se por­ta­ron con él, que se sen­tía un po­co cul­pa­ble de en­ga­ñar­les. Lo que con­si­guió mu­chas ve­ces fue arran­car­les son­ri­sas con sus bro­mas. Co­mo cuan­do le con­ta­ba que “en Es­pa­ña cuan­do al­go no fun­cio­na de- ci­mos que es una ca­fe­te­ra ru­sa” o cuan­do no con­se­guía en­cen­der una ce­ri­lla les ex­pli­ca­ba que “es de fa­bri­ca­ción ru­sa”.

TEO­RÍA Y PRÁC­TI­CA EN MOSCÚ

Ade­más de di­ver­sión, hu­bo mu­chas cla­ses teó­ri­cas y prác­ti­cas pa­ra for­mar a su agente en las técnicas más avan­za­das de fo­to­gra­fía, es­cri­tu­ra in­vi­si­ble, uti­li­za­ción de bu­zo­nes pa­ra la en­tre­ga y re­cep­ción de men­sa­jes y el uso de emi­so­ras de ra­dio. To­do fue muy in­ten­so e ins­truc­ti­vo. Con lo po­co que ha­bía sa­li­do de Es­pa­ña Joa­quín, aquel fue un via­je pla­ga­do de de­ta­lles que nun­ca ol­vi­da­ría. Co­mo los con­ti­nuos mi­mos de las dos co­ci­ne­ras que te­nía a su ser­vi­cio, que le pre­pa­ra­ban con­ti­nua­men­te pla­tos ru­sos y ex­qui­si­te­ces co­mo el ca­viar, con las que nun­ca na­die le ha­bía aga­sa­ja­do.

Tam­bién hu­bo al­gu­nos mo­men­tos ma­los, uno es­pe­cial­men­te. Un día creyó notar que los del GRU le ha­bían des­cu­bier­to. No era par­te de una paranoia: es­ta­ba se­gu­ro de que en cual­quier mo­men­to le detendrían y le matarían, sin que na­die del ser­vi­cio se­cre­to del Al­to Es­ta­do Ma­yor se en­te­ra­ra, y sin que su mu­jer y sus tres hi­jos vol­vie­ran a sa­ber de él.

Se equi­vo­có. Tan­tos días simulando ser quien no era le ha­bían lle­va­do a in­ter­pre­tar equi­vo­ca­da­men­te al­gu­nas se­ña­les. No le ca­za­ron, ni si­quie­ra de­ja­ron de con­fiar en él du­ran­te un pe­que­ño ins­tan­te. Ca­da uno de los días que pa­só en Moscú re­gre­só por la no­che, sano y sal­vo, al pi­so ope­ra­ti­vo del GRU en la ave­ni­da Pe­kín. ¡Qué bien le so­na­ba aquel nom­bre! Y cuán­to le cos­tó en­te­rar­se de ese pe­que­ño de­ta­lle. Si al­gún día es­cri­bía sus me­mo­rias las lla­ma­ría así: La ave­ni­da Pe­kín. No lo pen­só, pe­ro al­guien le ha­bría re­co­men­da­do que las sub­ti­tu­la­ra Las me­mo­rias de un fal­so es­pía ruso.

VUEL­TA A ES­PA­ÑA

El re­gre­so a Es­pa­ña le su­pu­so ca­si más es­fuer­zo, por esa obli­ga­ción de vol­car to­do lo que ha­bía vi­vi­do y vis­to en fo­lios en blan­co. Sin con­tar las lar­gas en­tre­vis­tas en las que Por­ti­llo y Fe­rrer le pre­gun­ta­ron por nu­me­ro­sos de­ta­lles a los que no ha­bía pres­ta­do in­te­rés y que pa­re­cían ser muy im­por­tan­tes. El es­pio­na­je es­pa­ñol ha­bía me­ti­do a uno de sus hom­bres en el co­ra­zón del GRU y ha­bía que ex­pri­mir­lo pa­ra que no se de­ja­ra ni una go­ta de co­no­ci­mien­to en el tin­te­ro. In­for­ma­ción que com­par­tie­ron con la CIA y el ser­vi­cio se­cre­to ita­liano, que se de­di­ca­ban a con­tro­lar a to­dos los ex­tran­je­ros que iban apa­re­cien­do en nu­me­ro­sos paí­ses den­tro de la ex­ten­sa red de Rinaldi.

En los me­ses si­guien­tes, el tra­ba­jo de Ma­do­lell con­sis­tió en si­mu­lar que ro­ba­ba in­for­ma­ción en la ba­se, pa­sar­la si­guien­do los trá­mi­tes apren­di­dos en Moscú y es­pe­rar ór­de­nes. La CIA era la en­car­ga­da de en­tre-

UN DÍA CREYÓ NOTAR QUE LOS DEL GRU LE HA­BÍAN DES­CU­BIER­TO. NO ERA PAR­TE DE UNA PARANOIA: ES­TA­BA SE­GU­RO DE QUE LE DETENDRÍAN Y LE MATARÍAN

gar la do­cu­men­ta­ción al Al­to Es­ta­do Ma­yor, Joa­quín la re­ci­bía pa­ra co­lo­car­la en bu­zo­nes pre­via­men­te con­ve­ni­dos con los ru­sos y a de­ter­mi­na­das ho­ras pac­ta­das en­cen­día la ra­dio por si los di­ri­gen­tes del GRU en Moscú que­rían en­viar­le di­rec­ta­men­te al­gún men­sa­je.

La ra­dio que se com­pró con el di­ne­ro que le in­gre­sa­ron en su cuen­ta co­rrien­te era una Te­le­fun­ken enor­me, con una an­te­na des­pro­por­cio­na­da, que se que­dó de re­cuer­do cuan­do aca­bó la ope­ra­ción. Su fa­mi­lia la con­ser­va más co­mo re­li­quia de una épo­ca vi­vi­da por su pa­dre que co­mo una an­ti­güe­dad.

LA CONJURA DE LOS ES­PÍAS

Los tres ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia que con­du­cían la ope­ra­ción ha­bían con­se­gui­do prue­bas que im­pli­ca­ban a ciu­da­da­nos ita­lia­nos, aus­tria­cos, grie­gos, chi­prio­tas y los co­rres­pon­dien­tes agen­tes del GRU en esos paí­ses, que ac­tua­ban ba­jo la ta­pa­de­ra de miem­bros de sus em­ba­ja­das. De­te­ner­les a to­dos ellos y ex­pul­sar a los que go­za­ran de es­ta­tus di­plo­má­ti­co con­lle­va­ba es­pe­rar al mo­men­to opor­tuno pa­ra ases­tar­les el gran gol­pe, sin que na­die lo pre­vie­ra.

En mar­zo de 1967, más de tres años des­pués de que Ma­do­lell hu­bie­ra co­men­za­do a tra­ba­jar co­mo agente se­cre­to, el Al­to Es­ta­do Ma­yor, la CIA y el SID ita­liano de­ci­die­ron no pos­ter­gar más la ope­ra­ción y pro­ce­der a des­man­te­lar la red me­di­te­rrá­nea del GRU.

Pa­ra que las de­ten­cio­nes se pu­die­ran lle­var a ca­bo pi­llán­do­les a to­dos con las ma­nos en la ma­sa, Ma­do­lell les en­tre­gó una pe­ri­ta en dul­ce: in­for­ma­ción se­cre­ta de gran ca­li­dad so­bre la ba­se de To­rre­jón y so­bre la ba­se de Aviano, en Ita­lia, per­te­ne­cien­te a la OTAN. El des­plie­gue de es­pías de los tres paí­ses des­de

EL GOL­PE FUE DEMOLEDOR PA­RA LOS RU­SOS, QUE NO HA­BÍAN ALBERGADO LA MÁS MÍ­NI­MA SOSPECHA DE LO QUE SE LES VE­NÍA EN­CI­MA

Es­pa­ña has­ta Ro­ma fue el ma­yor en el que ha­bían par­ti­ci­pa­do, has­ta la fe­cha, los miem­bros del Al­to Es­ta­do Ma­yor.

El gol­pe fue demoledor pa­ra los ru­sos, que no ha­bían albergado la más mí­ni­ma sospecha de lo que se les ve­nía en­ci­ma. Tan des­pis­ta­dos es­ta­ban so­bre el agu­je­ro prac­ti­ca­do en su red, que no pu­die­ron ha­cer na­da pa­ra evi­tar las de­ten­cio­nes de los co­la­bo­ra­do­res y las ex­pul­sio­nes de sus agen­tes.

No tar­da­ron mu­cho en des­cu­brir la iden­ti­dad del to­po. Era fá­cil: el úni­co que no ha­bía si­do de­te­ni­do, del que no ha­bla­ban los dia­rios ita­lia­nos, que da­ban el éxi­to a su ser­vi­cio se­cre­to, y los nor­te­ame­ri­ca­nos, que des­ta­ca­ban el pa­pel de la CIA, era Joa­quín Ma­do­lell.

En pre­vi­sión de las re­pre­sa­lias que pu­die­ran lle­gar, el Al­to Es­ta­do Ma­yor do­tó de pro­tec­ción al do­ble agente y le hi­zo des­apa­re­cer. Joa­quín aler­tó a su fa­mi­lia pa­ra que no se fia­ran de na­die y avi­sa­ran si no­ta­ban que al­guien les se­guía. La ven­gan­za en es­tos ca­sos iban di­ri­gi­das con­tra el to­po, pe­ro no es­ta­ba de más to­mar pre­cau­cio­nes con la fa­mi­lia.

Joa­quín Ma­do­lell vi­vía es­con­di­do cuan­do se ce­le­bró el jui­cio con­tra Rinaldi y su gen­te en Ita­lia. An­tes de que le con­de­na­ran a 15 años de pri­sión, se des­pa­chó a gus­to con­tra Ma­do­lell, acu­sán­do­le de ha­ber­le in­du­ci­do al de­li­to. Lue­go es­cri­bió un li­bro en el que le

JOA­QUÍN ACA­BÓ SU CA­RRE­RA DE CO­MAN­DAN­TE Y NUN­CA, NI SI­QUIE­RA JU­BI­LA­DO, DESVELÓ LOS DE­TA­LLES SE­CRE­TOS DE LA “OPE­RA­CIÓN MA­RI”

acu­sa­ba de “trai­dor” y de ha­ber sos­pe­cha­do en di­ver­sos mo­men­tos su do­ble jue­go.

Al es­pa­ñol siem­pre le hi­zo mu­cho gra­cia que le ca­li­fi­ca­ra de trai­dor, cuan­do él era el úni­co que ha­bía ser­vi­do a su pro­pio país. So­bre las sos­pe­chas, es­ta­ba cla­ro que en los tres años que du­ró la “Ope­ra­ción Ma­ri” ha­bría co­me­ti­do erro­res, pe­ro los más gra­ves fue­ron de Rinaldi, que co­bra­ba una bue­na can­ti­dad de di­ne­ro si Ma­do­lell le fa­ci­li­ta­ba in­for­ma­ción, di­ne­ro que ha­bría de­ja­do de in­gre­sar si se aca­ba­ba la ope­ra­ción.

EL FIN DE LA AVEN­TU­RA

Ma­do­lell si­guió con su vi­da, in­ten­tan­do man­te­ner lo más pro­te­gi­da a su fa­mi­lia. Se la tra­jo de Al­can­ta­ri­lla a Ma­drid y con el pa­so del tiem­po, al as­cen­der, al­qui­la­ron una ca­sa mi­li­tar, en la que to­da­vía vi­ve Do­lo­res, su viu­da. Es­te de­ta­lle es im­por­tan­te por­que el ser­vi­cio se­cre­to ha con­ta­do que le re­ga­la­ron una ca­sa mo­des­ta por sus ser­vi­cios, lo que no es cier­to. Le de­ja­ron que se que­da­ra con el di­ne­ro pro­ce­den­te de los ru­sos que no ha­bía uti­li­za­do, una can­ti­dad pe­que­ña que evi­den­te­men­te era un re­co­no­ci­mien­to bas­tan­te cu­tre a su la­bor y a los gran­des ries­gos que ha­bía co­rri­do. Eso sí, le en­tre­ga­ron una me­da­lla. El 28 de mar­zo de 1968 un de­cre­to con­ce­dió al sub­te­nien­te del Cuer­po de Avia­ción de Ofi­ci­nas Mi­li­ta­res del Ai­re, la Cruz de la Or­den del Mé­ri­to Ae­ro­náu­ti­co de Pri­me­ra Cla­se con dis­tin­ti­vo Blan­co, de ca­rác­ter ex­tra­or­di­na­rio, pen­sio­na­da con un 20 por 100 del suel­do.

Joa­quín con­ti­nuó su ca­rre­ra mi­li­tar en el Cuar­tel Ge­ne­ral del Ai­re, en la sec­ción de En­se­ñan­za. Un día, Por­ti­llo, uno de los ofi­cia­les que se en­car­ga­ron de su ca­so, le pro­pu­so es­cri­bir el re­la­to de la ope­ra­ción, lo que no le pa­re­ció bien y pro­vo­có que Ma­do­lell se dis­gus­ta­ra, aun­que no le du­ró mu­cho tiem­po.

Aca­bó su ca­rre­ra de co­man­dan­te y nun­ca, ni si­quie­ra ju­bi­la­do, desveló los de­ta­lles se­cre­tos de la “Ope­ra­ción Ma­ri”. De­cía que no se acor­da­ba, pe­ro más pa­re­cía una ex­cu­sa que fal­ta de me­mo­ria. Un día, sien­do di­rec­tor del Ce­sid Ja­vier Cal­de­rón, le es­cri­bió una carta en la que le so­li­ci­ta­ba una co­pia de su ex­pe­dien­te. Ha­bían pa­sa­do 40 años y que­ría leer­lo. El di­rec­tor del es­pio­na­je le con­tes­tó con su­ma ama­bi­li­dad, pe­ro se lo ne­gó ale­gan­do la Ley de Se­cre­tos Ofi­cia­les.

Joa­quín Ma­do­lell fa­lle­ció el 1 de oc­tu­bre de 2011 sin ha­ber pu­bli­ca­do ese li­bro de me­mo­rias del que ya te­nía el tí­tu­lo: La ave­ni­da de Pe­kín.

De­por­tis­ta na­to, co­mo po­de­mos apre­ciar en la pá­gi­na opues­ta, la gran pa­sión de Ma­do­lell fue el pa­ra­cai­dis­mo. Nues­tro hom­bre for­mó par­te del mí­ti­co (y pio­ne­ro) gru­po de es­tos es­pe­cia­lis­tas de la Ba­se Aé­rea de Al­can­ta­ri­lla.

A Rinaldi, en la ima­gen de la de­re­cha con su mu­jer Za­ri­na, el es­pa­ñol se la ju­gó bien ju­ga­da. Con­ven­ci­do de que lo ha­bía cap­ta­do pa­ra su or­ga­ni­za­ción, in­fil­tró a su “co­le­ga” en el mis­mí­si­mo GRU.

Jun­to a es­tas lí­neas, una reu­nión mi­li­tar ce­le­bra­da en nues­tros días en la ba­se ita­lia­na de Aviano, cu­ya so­la men­ción pu­so los dien­tes lar­gos a los es­pías so­vié­ti­cos.En la otra pá­gi­na, el pro­ta­go­nis­ta de la "Ope­ra­ción Ma­ri" en su an­cia­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.