Fas­cis­tas y obre­ros

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - GUI­LLER­MO FIS­CER

MÁS DE 80 AÑOS DES­PUÉS DEL INI­CIO DE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA, EN LA QUE EL FALANGISMO Y EL NACIONALSINDICALISMO JUGARON UN PA­PEL ESEN­CIAL, PO­CO O CA­SI NA­DA SE HA ES­TU­DIA­DO SO­BRE LA IN­FLUEN­CIA, LA RE­LA­CIÓN Y EL ACER­CA­MIEN­TO DE LA DOCTRINA NA­CIO­NAL-SINDICALISTA ES­PA­ÑO­LA AL MO­VI­MIEN­TO OBRERO Y RE­VO­LU­CIO­NA­RIO DE NUES­TRO PAÍS.

Si bien los orí­ge­nes del mo­vi­mien- to na­zi-fas­cis­ta in­ter­na­cio­nal en Ita­lia y en Ale­ma­nia, en los años 20 y 30, ya tu­vie­ron una in­fluen­cia cla­ra de los as­pec­tos ideo­ló­gi­cos del sin­di­ca­lis­mo anar­quis­ta y mar­xis­ta de ini­cios del si­glo XX, don­de más cla­ra­men­te se vio la adop­ción de un len­gua­je re­vo­lu­cio­na­rio e in­clu­so de una sim­bo­lo­gía fí­si­ca atrac­ti­va pa­ra el mo­vi­mien­to y la cla­se obre­ra, fue en la Es­pa­ña de los años 30.

El gru­po po­lí­ti­co pio­ne­ro del to­ta­li­ta­ris­mo es­pa­ñol fue­ron las JONS-Jun­tas de Ofen­si­va Na­cio­nal Sindicalista, fun­da­das en oc­tu­bre de 1931 a tra­vés de dos gru­pos pre­vios, el del pe­rió­di­co La Con­quis­ta del Es­ta­do –fun­da­do por Ra­mi­ro Le­des­ma Ra­mos– y las Jun­tas Cas­te­lla­nas de Ac­tua­ción His­pá­ni­ca –JCAH, fun­da­das por Oné­si­mo Re­don­do Or­te­ga–, que ya en­ton­ces mez­cla­ba el sin­di­ca­lis­mo, la cues­tión agra­ria y un hon­do pa­trio­tis­mo.

Las JONS se fu­sio­na­ron, en 1934, con un par­ti­do po­lí­ti­co fun­da­do el año an­te­rior por Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Rivera, la Fa­lan­ge Es­pa­ño­la (FE), na­cien­do así el par­ti­do ofi­cial del na­cio­nal-sin­di­ca­lis­mo es­pa­ñol de los años 30, la FE-JONS, que, si bien pu­do ha­ber es­ta­do in­flui­do ori­gi­nal­men­te por el fas­cis­mo eu­ro­peo, pron­to evo­lu­cio­nó a un mo­vi­mien­to es­pe­cí­fi­ca y ge­nui­na­men­te es­pa­ñol y de cor­te re­vo­lu­cio­na­rio.

Las ba­ses de es­te na­cio­nal-sin­di­ca­lis­mo que dio fun­da­men­to teó­ri­co al falangismo es­pa­ñol que­da­ron es­ta­ble­ci­das, en pri­mer lu­gar, por Ra­mi­ro Le­des­ma Ra­mos, fi­ló­so­fo y cien­tí­fi­co que lle­gó a es­cri­bir en la Re­vis­ta de Oc­ci­den­te de Or­te­ga. Fue él quien ideó el con­cep­to de na­cio­nal-sin­di­ca­lis­mo. En esa ela­bo­ra­ción doc­tri­nal, pre­sen­tó con­cep­tos ya exis­ten­tes en las reivin­di­ca­cio­nes sin­di­ca­les agra­rias de la CNT y la UGT, así co­mo to­do un pro­gra­ma cer­cano y atrac­ti­vo pa­ra la cla­se obre­ra es­pa­ño­la, con el ob­je­ti­vo de atraer­se su apo­yo, en par­ti­cu­lar del cam­pe­si­na­do.

SE MAN­TIE­NE LA ORIENTACIÓN

Con la fu­sión en 1934 de las JONS con la F.E., las pro­pues­tas más obre­ris­tas de las JONS que­da­ron ma­ti­za­das en el nue­vo mo­vi­mien­to-bi­no­mio, que no per­dió, sin em­bar­go, su orientación obre­ris­ta, fo­men­ta­da por Pri­mo de Rivera, bri­llan­te abo­ga­do e hi­jo del dic­ta­dor Mi­guel Pri­mo de Rivera.

Des­de el pri­mer mo­men­to, Jo­sé An­to­nio ex­pu­so en sus dis­cur­sos una fuer­te crí­ti­ca al

sis­te­ma capitalista, a la oligarquía y al caciquismo (co­mo ya ha­bía he­cho su pa­dre) y una fir­me apues­ta por un pro­gra­ma so­cial orien­ta­do a las cla­ses po­pu­la­res. En las obras de Jo­sé An­to­nio se re­co­no­ce una de­fen­sa a ul­tran­za de la pro­pie­dad pri­va­da, pe­ro tam­bién se ofre­ce una de­fen­sa de los in­te­re­ses de las cla­ses po­pu­la­res y tra­ba­ja­do­ras y una in­cli­na­ción ha­cia una re­vo­lu­ción na­cio­nal-sindicalista nun­ca vis­tas has­ta en­ton­ces por par­te de una agru­pa­ción po­lí­ti­ca que sur­gía “des­de” el sis­te­ma, en­ten­dien­do al so­cia­lis­mo, co­mu­nis­mo y anar­quis­mo co­mo “fue­ra” de él. Es­ta si­tua­ción pro­vo­có que, ya du­ran­te el pe­rio­do re­pu­bli­cano, par­te del mo­vi­mien­to obrero se vie­ra abier­ta­men­te atraí­do por el pro­gra­ma del mo­vi­mien­to na­cio­nal-sindicalista.

Co­mo afir­ma Je­sús Car­los Ro­drí­guez Arro­yo, Ra­mi­ro Le­des­ma vio cla­ra la ne­ce-

JO­SÉ AN­TO­NIO EX­PU­SO EN SUS DIS­CUR­SOS UNA FUER­TE CRÍ­TI­CA AL SIS­TE­MA CAPITALISTA, A LA OLIGARQUÍA Y AL CACIQUISMO

si­dad de ahon­dar en las di­vi­sio­nes in­ter­nas del anar­co-sin­di­ca­lis­mo y acer­car­se al sec­tor de­no­mi­na­do “trein­tis­ta”, más mo­de­ra­do que la CNT y ale­ja­do del pu­ri­ta­nis­mo anar­quis­ta de la F.A.I., lo que dio lu­gar a la pri­me­ra de­ser­ción in­ter­na en las fi­las de la CNT ha­cia el na­cio­nal-sin­di­ca­lis­mo jon­sis­ta, li­de­ra­do por Ni­ca­sio Ál­va­rez de So­to­ma­yor.

So­to­ma­yor, que ha­bía lle­ga­do a ser Se­cre­ta­rio de la Fe­de­ra­ción Lo­cal de Sin­di­ca­tos Úni­cos de la CNT de Ma­drid y te­nía es­tu­dios de me­di­ci­na, se ha­bía ra­di­ca­li­za­do en las huel­gas y con­flic­tos obre­ros de los años 20 y 30, y ha­bía ini­cia­do un pri­mer acer­ca­mien­to a Ra­mi­ro Le­des­ma, que se evi­den­ció en una en­tre­vis­ta pa­ra La Con­quis­ta del Es­ta­do el 23 de ma­yo de 1931.

Apa­re­ce ya co­mo un miem­bro ac­ti­vo jon­sis­ta en 1933, sien­do uno de los miem­bros fun­da­do­res y or­ga­ni­za­do­res del sin­di­ca­to ofi­cial fa­lan­gis­ta, la C.O.N.S. –Cen­tral Obre­ra Na­cio­nal Sindicalista–, fun­da­da el 4 de ju­nio de 1934 co­mo un in­ten­to de acer­car el na­cio­nal-sin­di­ca­lis­mo a la cla­se obre­ra es­pa­ño­la y tra­tar de con­tra­rres­tar la in­fluen­cia de la CNT y UGT. Jun­to a él, se su­mó a es­te tras­va-

se del mo­vi­mien­to obrero al falangismo otra fi­gu­ra po­lé­mi­ca que lle­ga­ría a ser tam­bién co-fun­da­dor de la CONS, Ma­nuel Ma­teo.

EL ACER­CA­MIEN­TO AL MO­VI­MIEN­TO OBRERO

Se­gún la des­crip­ción que ha­ce Ce­fe­rino Maes­tú, Ma­teo pro­ve­nía de las fi­las co­mu­nis­tas, don­de lle­gó a ser Se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Ma­drid a ini­cios de los años 30. Por dis­cre­pan­cias per­so­na­les, fue ex­pul­sa­do del PCE en 1934 y pa­só a afi­liar­se a FE-JONS, sien­do de­sig­na­do en 1935 Je­fe de la CONS.

Tam­bién des­ta­có en Ma­drid el fa­mo­so Jo­sé Gar­cía Va­ra, pro­ve­nien­te de la UGT, de la que se sa­lió, de­silu­sio­na­do, pa­ra in­te­grar y co-fun­dar la Cen­tral Obre­ra Na­cio­nal Sin­di- ca­lis­ta-CONS, sin­di­ca­to obrero de FE-JONS.

So­to­ma­yor y Ma­teo no fue­ron los úni­cos ten­ta­dos a pa­sar­se de las fi­las del mo­vi­mien­to obrero a las del na­cio­nal-sin­di­ca­lis­mo. Se­gún cuen­ta Jo­sé Ma­ría San Ro­mán, FE-JONS y Pri­mo de Rivera pro­yec­ta­ron, en­tre 1934 y 1936, un acer­ca­mien­to a di­ver­sos lí­de­res his­tó­ri­cos del so­cia­lis­mo y el anar­co­sin­di­ca­lis­mo, ta­les co­mo el so­cia­lis­ta In­da­le­cio Prie­to y, es­pe­cial­men­te, Án­gel Pes­ta­ña, lí­der anar­co­sin­di­ca­lis­ta que en 1932 fue ex­pul­sa­do de la CNT y fun­dó el Par­ti­do Sindicalista, in­te­gra­do en el Fren­te Po­pu­lar en 1936.

El tra­ba­jo del mo­vi­mien­to na­cio­nal-sindicalista ha­bía si­do in­ten­so y ha­cia 1936 es­ta­ba per­fec­ta­men­te en­cua­dra­do en torno a dos or­ga­ni­za­cio­nes vi­si­bles: FE-JONS en lo po­lí­ti­co y CONS en el te­rreno obrero y sin­di­cal. In­clu­so se ha­bían asen­ta­do en lo sim­bó­li­co, a tra­vés de la uti­li­za­ción de la sim­bo­lo­gía del mo­vi­mien­to obrero: la ca­mi­sa azul –en re­fe­ren­cia al tí­pi­co mono de tra­ba­jo azul– o la ban­de­ra ro­ji­ne­gra de FE-JONS (idén­ti­ca a los co­lo­res y la ban­de­ra del anar­co­sin­di­ca­lis­mo de la CNT).

DES­PUÉS DE LA GUE­RRA

Con la muer­te de los prin­ci­pa­les lí­de­res de FE y de las JONS, Ra­mi­ro Le­des­ma y Oné­si­mo Re­don­do en los pri­me­ros días y me­ses de la gue­rra ci­vil, y del fu­si­la­mien­to de Pri­mo de Rivera, FE-JONS per­dió a sus prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes del na­cio­nal-sin­di­ca­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio, obrero y so­cial.

La CONS y la FE-JONS (uni­fi­ca­do a la fuer­za en abril de 1937 con los tra­di­cio­na­lis­tas) que­da­ron en­cua­dra­dos en la nue­va uni­fi­ca­ción fran­quis­ta, pa­san­do a de­no­mi­nar­se su­ce­si­va­men­te Cen­tra­les Na­cio­nal-Sin­di­ca­lis­tas (CNS) y Or­ga­ni­za­ción Sin­di­cal (fu­tu­ro Sin­di­ca­to Ver­ti­cal).

El ini­cio de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta pro­pi­ció una “dul­ci­fi­ca­ción” o mo­de­ra­ción de la doctrina re­vo­lu­cio­na­ria y obre­ra del falangismo. Cier­ta­men­te, per­vi­vían ten­den­cias que con­ti­nua­ron con la lí­nea sindicalista y obre­ra des­de la opo­si­ción al fran­quis­mo ins­ti­tu­cio­nal ofi­cial, co­mo la lle­va­da a ca­bo pri­me­ro por Ma­nuel He­di­lla La­rrey (II Je­fe Na­cio­nal de FE-JONS, opues­to a la Uni­fi­ca­ción for­za­da de Fran­co en abril de 1937 y, de­bi­do a

EL TRA­BA­JO DEL MO­VI­MIEN­TO NACIONALSINDICALISTA HA­BÍA SI­DO IN­TEN­SO Y HA­CIA 1936 SE MOVÍA EN TORNO A VA­RIAS OR­GA­NI­ZA­CIO­NES

ello, en­car­ce­la­do por el ré­gi­men fran­quis­ta), y lue­go por Nar­ci­so Pe­ra­les.

Pe­ra­les era na­tu­ral de la Lí­nea de la Con­cep­ción. En­tre 1930 y 1938, com­ple­tó sus es­tu­dios de Me­di­ci­na, alar­ga­dos por el es­ta­lli­do de la gue­rra, y desem­pe­ñó dis­tin­tos car­gos co­mo Je­fe de Clí­ni­ca del Hos­pi­tal Mi­li­tar de Gua­da­la­ja­ra en 1940, pues­tos am­bu­lan­tes de mé­di­co y sa­ni­ta­rio en­tre 1940 y 1945, mé­di­co del Fren­te de Ju­ven­tu­des de Ma­drid en­tre

1945 y 1946 y, des­de en­ton­ces, al­tos car­gos mé­di­cos has­ta abrir su pro­pio con­sul­to­rio en Ma­drid, don­de lle­gó a ser Pre­si­den­te de Ho­nor de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na.

Pe­ra­les ini­ció su ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co en el Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Es­pa­ñol y en los Le­gio- na­rios de Es­pa­ña del doc­tor Al­bi­ña­na, una or­ga­ni­za­ción pa­ra­mi­li­tar de ex­tre­ma de­re­cha ac­ti­va du­ran­te la épo­ca re­pu­bli­ca­na, don­de se de­di­có a dis­tri­buir pro­cla­mas an­ti-re­pu­bli­ca­nas y con­tra­rias a la FUE.

En­tre 1933 y 1934 entró en con­tac­to con los fa­lan­gis­tas y se in­te­gró en el SEU en Se­vi­lla, Cádiz y Je­rez, lo que le con­du­jo a va­rios me­ses de cár­cel y le va­lió ser con­de­co­ra­do con la Pal­ma de Pla­ta, una al­ta dis­tin­ción fa­lan­gis­ta, por par­te de Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Rivera en 1935.

En 1936 se hi­zo car­go de la Je­fa­tu­ra Pro­vin­cial de Va­lla­do­lid, y con el es­ta­lli­do de la gue­rra ci­vil pa­só a Gra­na­da, don­de to­mó par­te en el asal­to al Go­bierno Ci­vil y com­ba­tió en el fren­te de Gra­na­da. Hi­zo la gue­rra en Cór­do­ba, Sa­la­man­ca, don­de for­mó par­te de la or­ga­ni­za­ción de los sin­di­ca­tos, Se­vi­lla, Ali­can­te, Gra­na­da nue­va­men­te, Lo­gro­ño, don­de par­ti­ci­pó en las or­ga­ni­za­cio­nes pro­vin­cia­les, y fi­nal­men­te en el fren­te de Te­ruel, don­de com­ba­tió vo­lun­ta­rio en 1938 y 1939.

EL INI­CIO DE LA DIC­TA­DU­RA FRAN­QUIS­TA PRO­PI­CIÓ LA MO­DE­RA­CIÓN DE LA DOCTRINA RE­VO­LU­CIO­NA­RIA EN EL SENO DEL FALANGISMO

Aca­ba­da la gue­rra, en 1942 fue nom­bra­do Je­fe Pro­vin­cial y Go­ber­na­dor Ci­vil en León, don­de di­mi­tió a re­sul­tas de los In­ci­den­tes de Be­go­ña de 1942 y el fu­si­la­mien­to del fa­lan­gis­ta Juan Jo­sé Domínguez Mu­ñoz. Sus pro­tes­tas le va­lie­ron sen­dos con­fi­na­mien­tos en Li­na­res y en la Lí­nea de la Con­cep­ción.

Tras su li­be­ra­ción or­ga­ni­zó di­ver­sos ac­tos reivin­di­ca­ti­vos de la so­be­ra­nía es­pa­ño­la en la zo­na de Gi­bral­tar en 1944 y fue nue­va­men­te con­fi­na­do en Li­na­res en 1945 por dis­con­for­mi­dad con la lí­nea po­lí­ti­ca del Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de FET-JONS.

Tras su con­fi­na­mien­to, par­ti­ci­pó en 1945 en la crea­ción de una Alian­za Sindicalista con ex ce­ne­tis­tas y fa­lan­gis­tas di­si­den­tes, y, tras unos años de inac­ti­vi­dad, vol­vió en 1959 co­mo uno de los pa­dres de los lla­ma­dos “Círcu­los Doc­tri­na­les Jo­sé An­to­nio”, un gru­po

DES­PUÉS DE LA DES­APA­RI­CIÓN DEL FRAN­QUIS­MO Y EL INI­CIO DE LA TRAN­SI­CIÓN, SE INI­CIÓ UN LE­VE IN­TEN­TO DE RESUCITAR LA VIE­JA CONS

de fa­lan­gis­tas que que­rían man­te­ner vi­va la doctrina de Jo­sé An­to­nio y del pen­sa­mien­to na­cio­nal-sindicalista.

En 1960, jun­to a Ce­fe­rino Maes­tú, fa­lan­gis­ta au­tén­ti­co y co-fun­da­dor más ade­lan­te de CC.OO., y Pa­tri­cio Gon­zá­lez de Ca­na­les, mi­li­tan­te en los Círcu­los Doc­tri­na­les Jo­sé An­to­nio y en el Fren­te Na­cio­nal de Alian­za Li­bre-FNAL, re­su­ci­tó la cé­le­bre ter­tu­lia jo­sean­to­nia­na de La Ba­lle­na Ale­gre de Ma­drid, y tres años des­pués, en 1963, creó jun­to al men­cio­na­do Ce­fe­rino Maes­tú el Fren­te Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res (FNT), con una po­de­ro­sa y muy ac­ti­va ra­ma es­tu­dian­til, el Fren­te de Es­tu­dian­tes Sin­di­ca- lis­tas (FES), di­ri­gi­do por Sig­fre­do Hi­llers, fu­tu­ro fun­da­dor de la Fa­lan­ge Es­pa­ño­la In­de­pen­dien­te-FEI, pos­te­rior­men­te in­te­gra­da en FE de las JONS, de ca­rác­ter muy or­to­do­xo, ac­ti­vis­ta y mi­li­tan­te.

UNA VI­DA DE AC­TI­VIS­MO

En 1966, Pe­ra­les sa­lió del FNT y fun­dó una nue­va or­ga­ni­za­ción, la más ac­ti­vis­ta y con­tes­ta­ta­ria de to­das ellas, el Fren­te Sindicalista Re­vo­lu­cio­na­rio-FSR, don­de mi­li­tó ac­ti­va­men­te unos diez años, en­tre 1966 y 1976, cuan­do fue ex­pul­sa­do de la or­ga­ni­za­ción “por su ac­ti­tud de dis­cor­dan­cia evi­den­te y pú­bli­ca”, se­gún su se­cre­ta­rio Fer­nan­do Flo­res Fer­nán­dez, quien en Dia­rio 16 afir­mó que “…a Pe­ra­les se le in­di­có que si en su in­te­rior se con­si­de­ra­ba fa­lan­gis­ta de­be­ría aban­do­nar el FSR”, a lo que és­te ac­ce­dió por ma­ni­fes­tar que “pre­fe­ría mo­rir co­mo fa­lan­gis­ta”, sien­do pos­te­rior­men­te Je­fe Na­cio­nal de Fa­lan­ge Es­pa­ño­la de las JONS (Au­tén­ti­ca) en­tre 1976-1979 y por úl­ti­mo fun­da­dor en los años 80 y has­ta su fa­lle­ci­mien­to del Mo­vi­mien­to Fa­lan­gis­ta de Es­pa­ña (MFE), hoy to­da­vía exis­ten­te.

Des­pués de la des­apa­ri­ción del fran­quis­mo y el ini­cio de la tran­si­ción, se ini­ció un le­ve in­ten­to de resucitar la vie­ja CONS, re­fun­da­da en 1977, y que pa­só a de­no­mi­nar­se Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res Sin­di­ca­lis­tas (CTS) que, sin em­bar­go, no lle­ga­ron nun­ca a ob­te­ner ni la me­nos som­bra de apo­yo que en su día tu­vie­ra el na­cio­nal-sin­di­ca­lis­mo.

Pro­ba­ble­men­te, la mo­de­ra­ción del dis­cur­so obrero del na­cio­nal-sin­di­ca­lis­mo a par­tir de 1939, la iden­ti­fi­ca­ción de és­te en la gue­rra ci­vil con las cla­ses pro­pie­ta­rias y bur­gue­sas, y el re­cha­zo de los tra­ba­ja­do­res, en­cua­dra­dos en CNT-UGT, pro­pi­cia­ron que se per­vi­vie­ra una ima­gen del na­cio­nal-sin­di­ca­lis­mo y del falangismo co­mo una co­rrien­te úni­ca­men­te bur­gue­sa, reac­cio­na­ria y an­ti-obre­ra que, co­mo vi­mos, con­tras­ta con la teo­ría y la prác­ti­ca ini­cial de sus pri­me­ros di­ri­gen­tes.

A la de­re­cha, una ma­ni­fes­ta­ción fa­lan­gis­ta fren­te a la ba­sí­li­ca del Pi­lar de Za­ra­go­za en 1936. Aba­jo, Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Rivera, hi­jo de Mi­guel y fun­da­dor de Fa­lan­ge Es­pa­ño­la. En el án­gu­lo in­fe­rior de­re­cho, el ideó­lo­go del mo­vi­mien­to na­cio­nal-sindicalista, Ra­mi­ro Le­des­ma , fu­si­la­do en 1936. En la otra pá­gi­na, aba­jo, la otra gran fi­gu­ra de es­te mo­vi­mien­to, Oné­si­mo Re­don­do.

Pan­fle­tos y ór­ga­nos de ex­pre­sión de la F.S.R., gru­po ori­gi­nal­men­te fa­lan­gis­ta fun­da­do por Pe­ra­les que evo­lu­cio­nó ha­cia el sin­di­ca­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio.

Arri­ba a la iz­quier­da, ima­gen de Ma­nuel He­di­lla en su des­pa­cho. El su­ce­sor de Jo­sé An­to­nio se opu­so a la uni­fi­ca­ción for­za­da por Fran­co en 1937. A su de­re­cha, una reu­nión de FE-JONS, con Jo­sé An­to­nio pre­si­dien­do la me­sa y los nombres de los caídos en la ban­de­ra de­trás. A la iz­quier­da, re­cor­te de la pren­sa obre­ra don­de se se­ña­la a Ma­nuel Ma­teo, ex di­ri­gen­te co­mu­nis­ta de PCE y tam­bién ac­ti­vis­ta de la CONS, y, jun­to a es­tas lí­neas, Ni­ca­sio Ál­va­rez de So­to­ma­yor, sindicalista pro­ve­nien­te de la CNT y crea­dor de la CONS, el sin­di­ca­to de Fa­lan­ge. Aba­jo a la iz­quier­da, el doc­tor Nar­ci­so Pe­ra­les, fa­lan­gis­ta au­tén­ti­co y crea­dor de nu­me­ro­sos gru­pos fa­lan­gis­tas di­si­den­tes con­tra la dic­ta­du­ra. En el án­gu­lo in­fe­rior de­re­cho, la Ba­sí­li­ca de Nues­tra Se­ño­ra de Be­go­ña.

El le­ga­do in­te­lec­tual de Án­gel Pes­ta­ña fue de­ci­si­vo pa­ra la fun­da­ción del Par­ti­do Sindicalista.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.