MA­LOS ROLLOS

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

Lo que Joa­quín peor lle­va­ba eran las vi­si­tas pe­rió­di­cas de Rinaldi, al que lla­ma­ba “el je­ta”. Sen­tía re­pul­sión por él y te­nía que ha­cer ver­da­de­ros es­fuer­zos pa­ra si­mu­lar ser ami­go su­yo. Joa­quín pen­sa­ba que Rinaldi no era una bue­na per­so­na por­que se ha­bía ven­di­do a los ru­sos, pe­ro tam­bién por las lo­cu­ras que lle­va­ba a ca­bo cuan­do es­ta­ban jun­tos. Un día iban jun­tos en el co­che cuan­do Gior­gio sa­có de un bol­si­llo una gra­na­da de mano. Ma­do­lell em­pe­zó a gri­tar­le y a de­cir­le si es­ta­ba mal de la ca­be­za. La dis­cu­sión aca­bó con los dos hom­bres en un des­cam­pa­do ex­plo­sio­nán­do­la. En otra oca­sión, el mal ro­llo del ita­liano mo­les­tó to­da­vía más al sub­ofi­cial del Ejér­ci­to del Ai­re. Es­ta­ban en un ho­tel, cuan­do Rinaldi le pi­dió que acu­die­ra a su cuar­to. Al lle­gar se en­con­tró con que el ita­liano ha­bía con­tra­ta­do a dos pros­ti­tu­tas que ya es­ta­ban des­nu­das. Joa­quín reac­cio­nó con ra­pi­dez, se dio la vuel­ta y an­tes de dar un por­ta­zo le espetó: “Que te apro­ve­che”. Si hu­bie­ra po­di­do le ha­bría man­da­do a la mier­da. No po­día: la ope­ra­ción de los ser­vi­cios se­cre­tos es­ta­ba ad­qui­rien­do un ta­ma­ño con­si­de­ra­ble y los mim­bres es­ta­ban sien­do uni­dos con mu­cha pa­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.