Me­nor­ca ta­la­yó­ti­ca

DOS MO­NU­MEN­TOS POR KM2

Historia y Vida Especial (Prisma) - - SUMARIO - E. Mi­llet, pe­rio­dis­ta.

Más de quin­ce ti­pos de cons­truc­cio­nes re­fle­jan una so­cie­dad je- rar­qui­za­da y pa­triar­cal.

El pa­sa­do ta­la­yó­ti­co de Me­nor­ca as­pi­ra a ser Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Hay has­ta quin­ce ti­pos de cons­truc­cio­nes, al­gu­nas ex­clu­si­vas de la is­la.

De en­tre los mi­lla­res de tu­ris­tas que ca­da año ate­rri­zan en el ae­ro­puer­to de Me­nor­ca, se­gu­ra­men­te muy po­cos sa­ben que ba­jo la pis­ta de ate­rri­za­je exis­tía has­ta no ha­ce mu­cho una vi­vien­da ta­la­yó­ti­ca. For­ma­ba parte del po­bla­do prehis­tó­ri­co de Bi­ni­pa­rratx Pe­tit, ubi­ca­do en unos te­rre­nos pro­pie­dad de Ae­na. La ca­sa con­vi­vió du­ran­te años con el dis­cre­to ae­ro­puer­to con que con­ta­ba la is­la an­tes del boom tu­rís­ti­co, has­ta que tu­vo que ser ex­ca­va­da y des­pla­za­da de ur­gen­cia cuando se am­plió la pis­ta de ate­rri­za­je. Hoy, la ca­sa (o círcu­lo, así lla­ma­do es­te ti­po de ha­bi­tácu­lo por la for­ma de su plan­ta) de Bi­ni­pa­rratx Pe­tit se al­za jun­to al apar­ca­mien­to del re­cin­to, des­de don­de son per­fec­ta­men­te vi­si­bles las gran­des lo­sas que la ro­dean. Es un ejem­plo de la cer­ca­nía que se da en Me­nor­ca en­tre sus ves­ti­gios y su pre­sen­te. La más sep­ten­trio- nal de las Ba­lea­res po­see un pa­tri­mo­nio ar­queo­ló­gi­co im­por­tan­tí­si­mo, en es­pe­cial, del pe­río­do ta­la­yó­ti­co, ini­cia­do ha­ce cua­tro mi­le­nios. En sus ca­si 700 km2 se di­se­mi­nan 1.574 ya­ci­mien­tos de es­ta época, de los cua­les 1.401 es­tán ca­ta­lo­ga­dos. Hay dos mo­nu­men­tos por ki­ló­me­tro cua­dra­do.

A res­guar­do de la tra­mon­ta­na

Co­mo ta­la­yó­ti­ca se co­no­ce a la so­cie­dad que, du­ran­te la Edad del Bron­ce Fi­nal

(1200-800 a. C.) y la Pri­me­ra Edad del Hie­rro (800-400 a. C.), ha­bi­tó en las is­las más tar­de lla­ma­das Gim­ne­sias por los grie­gos (Ma­llor­ca y Me­nor­ca). Gra­cias a la ar­queo­lo­gía, co­no­ce­mos có­mo eran sus asen­ta­mien­tos: po­bla­dos amu­ra­lla­dos en los que des­ta­ca­ban los talayots, to­rres de pie­dra que ser­vían co­mo ata­la­yas y mar­ca­do­res de te­rri­to­rio.

Las rui­nas ta­la­yó­ti­cas in­di­can que aque­lla so­cie­dad era muy je­rar­qui­za­da, pa­triar­cal y or­ga­ni­za­da en po­bla­dos. En ellos, ade­más de los talayots ( de los que po­día ha­ber más de uno), se con­cen­tra­ban las ca­sas (dis­tri­bui­das de for­ma abi­ga­rra­da), san­tua­rios y zo­nas de re­co­gi­da de agua y de al­ma­ce­na­je. Se cal­cu­la que en Me­nor­ca hu­bo unos se­ten­ta y cin­co po­bla­dos de dis­tin­to ta­ma­ño. La ma­yo­ría se le­van­ta­ron en la mi­tad sur de la is­la, una zo­na al res­guar­do del fuer­te vien­to de tra­mon­ta­na, do­ta­da con más fuen­tes de agua dul­ce y con un te­rreno “más blan­do” que la mi­tad nor­te, lo que fa­ci­li­ta­ba la ex­trac­ción de pie­dras. Los po­bla­dos cons­ti­tuían en­ti­da­des de po­der in­de­pen­dien­te, y en ca­da uno man­da­ba un je­fe. Pe­se a que se prac­ti­ca­ba la exo­ga­mia, las re­la­cio­nes en­tre ve­ci­nos no eran siem­pre cor­dia­les. La eco­no­mía se ba­sa­ba en la ga­na­de­ría y la agri­cul­tu­ra, la pes­ca era mi­no­ri­ta­ria y la ca­za, una ac­ti­vi­dad lú­di­ca. Pe­se a que ca­da fa­mi­lia era res­pon­sa­ble de su sub­sis­ten­cia, exis­tía un sen­ti­do de co­mu­ni­dad. To­do el po­bla­do co­la­bo­ra­ba en ta­reas co­mo la cons­truc­ción de edi­fi­cios pa­ra uso co­lec­ti­vo, en­tre ellos, los talayots, que al­gu­nas teo­rías con­si­de­ran un re­fe­ren­te de es­ta cohe­sión so­cial.

Los gran­des mo­nu­men­tos de Me­nor­ca se edi­fi­ca­ron con la téc­ni­ca ci­cló­pea: pie­dras irre­gu­la­res y de gran­des di­men­sio­nes co­lo­ca­das en se­co, sin ar­ga­ma­sa (un sis­te­ma que hoy se sigue em­plean­do en la is­la). Así se eri­gie­ron los al me­nos 300 talayots que pun­tean el te­rri­to­rio. Es­ta ci­fra tan

LOS TALAYOTS, TO­RRES DE GRAN­DES PIE­DRAS, PO­DRÍAN RE­FLE­JAR LA FUER­ZA DE UN PO­BLA­DO FREN­TE A OTRO

inusi­ta­da en un te­rreno tan re­du­ci­do lle­va a al­gu­nos ar­queó­lo­gos a in­ter­pre­tar las fa­mo­sas to­rres no tan­to co­mo cons­truc­cio­nes de vi­gía, sino co­mo una mues­tra de fuer­za de un po­bla­do fren­te a otro. A pe­sar de la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ran las da­ta­cio­nes, la hi­pó­te­sis más acep­ta­da afir­ma que la edi­fi­ca­ción de los talayots sur­gió en la is­la ha­cia el año 1000 a. C. (de for­ma si­mul­tá­nea con Ma­llor­ca) y al­can­zó su apo­geo en­tre 900 y 700 a. C.

Las cons­truc­cio­nes ci­cló­peas me­nor­qui­nas son más mo­nu­men­ta­les y más ri­cas ti­po­ló­gi­ca­men­te que otras edi­fi­ca­cio­nes prehis­tó­ri­cas del Me­di­te­rrá­neo, ade­más de te­ner so­lu­cio­nes cons­truc­ti­vas di­fe­ren­tes. Los talayots me­nor­qui­nes, por ejem­plo, sue­len ser ma­ci­zos –aun­que los hay con pe­que­ñas cá­ma­ras o pa­sa­di­zos–, de for­ma que el es­pa­cio útil se si­tua­ría en la ci­ma de la es­truc­tu­ra. Se­gu­ra­men­te se tra­ta­ría de edi­fi­cios con un fuer­te

com­po­nen­te ri­tual. Los ma­llor­qui­nes, en cam­bio, cuen­tan prác­ti­ca­men­te siem­pre con una cá­ma­ra cir­cu­lar y una co­lum­na cen­tral. Otra de sus di­fe­ren­cias es su al­ta va­ria­bi­li­dad fren­te a la es­tan­da­ri­za­ción que do­mi­na en Ma­llor­ca.

Va­rie­dad y ex­clu­si­vi­dad

Los ex­per­tos han iden­ti­fi­ca­do quin­ce ti­pos de cons­truc­cio­nes: talayots, círcu­los, se­pul­cros me­ga­lí­ti­cos, hi­po­geos de plan­ta alar­ga­da y cir­cu­lar, sa­las con cu­bier­ta de lo­sas... y, es­pe­cial­men­te, na­ve­tas y tau­las, am­bas ex­clu­si­vas de Me­nor­ca. Es­ta úl­ti­ma, qui­zá el mo­nu­men­to que más in­tri­ga a los ar­queó­lo­gos, es una cons­truc­ción en for­ma de T, com­pues­ta por una gran lo­sa rec­tan­gu­lar que so­por­ta un ca­pi­tel. Exis­ten 32 en to­da la is­la. Su fun­ción exac­ta aún se des­co­no­ce, aun­que se sa­be que era el eje de un es­pa­cio en for­ma de he­rra­du­ra con­si­de­ra­do un san­tua­rio, ya que en él se de­po­si­ta­ban ofren­das cár­ni­cas y ce­rá­mi­cas di­ri­gi­das a los dio­ses. Fren­te a al­gu­nas teo­rías ( co­mo la del ale­mán Wal­de­mar Fenn), que con­je­tu­ra­ban so­bre su fun­ción co­mo ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co, el re­co­no­ci­do ar­queó­lo­go Juan Ma­lu­quer de Mo­tes (1915-88) con­si­de­ró in­dis­cu­ti­ble “el ca­rác­ter re­li­gio­so” de es­tos re­cin­tos. Tam­bién las na­ve­tas, de plan­ta ab­sidal o cir­cu­lar, son úni­cas de Me­nor­ca. Te­nían una fun­ción fu­ne­ra­ria y se han con­ta­bi­li­za­do 22, siendo la de Es Tu­dons la más icó­ni­ca de to­das. Es­ta ex­clu­si­vi­dad, así co­mo la ex­cep­cio­nal den­si­dad y va­rie­dad de es­truc­tu­ras, su­ma­da a su buen es­ta­do de con­ser­va­ción, re­sul­tó de­ter­mi­nan­te pa­ra que el Con­sell In­su­lar de Me­nor­ca pre­sen­ta­ra al go­bierno es­pa­ñol la can­di­da­tu­ra de Me­nor­ca Ta­la­yó­ti­ca a Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unesco. En mar­zo de 2015, la Co­mi­sión Nacional de Pa­tri­mo­nio es­pa­ño­la de­ter­mi­nó que los 32 ya­ci­mien­tos que la

in­te­gran pue­dan ofi­cial­men­te as­pi­rar a es­te re­co­no­ci­mien­to. Ha­brá que es­pe­rar a 2017 pa­ra co­no­cer la re­so­lu­ción de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal.

Un te­so­ro ex­cep­cio­nal

La can­di­da­tu­ra re­co­no­ce un pa­tri­mo­nio con el que los me­nor­qui­nes han con­vi­vi­do du­ran­te si­glos. Ex­pli­ca el ar­queó­lo­go Fe­rran La­gar­da que, a prin­ci­pios de los ochen­ta, los pas­to­res aún uti­li­za­ban las cue­vas ta­la­yó­ti­cas pa­ra guar­dar ga­na­do, o se co­ci­na­ba con bu­tano en el hipogeo de Son Bou... Es­te ex­per­to re­cuer­da tam­bién có­mo a me­nu­do re­sul­ta­ba “im­po­si­ble en­con­trar, me­dio es­con­di­dos por la ve­ge­ta­ción o per­di­dos en au­tén­ti­cos la­be­rin­tos de ca­mi­nos”, los res­tos ta­la­yó­ti­cos que bus­ca­ba con ayu­da del Ma­pa ar­queo­ló­gi­co (1989), de Jo­sep Mas­ca­ró Pa­sa­rius. El In­ven­ta­rio de mo­nu­men­tos prehis­tó­ri­cos y pro­to­his­tó­ri­cos (1967) de Mas­ca­ró ha­bía re­sul­ta­do cla­ve pa­ra que to­dos los ya­ci­mien­tos del vo­lu­men pa­sa­ran a ser con­si­de­ra­dos Bien de In­te­rés Cul­tu­ral en 1985. Trein­ta años des­pués, la can­di­da­tu­ra a Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad re­fuer­za la im­por­tan­cia de es­te te­so­ro, cons­trui­do por el hom­bre y pu­li­do por el vien­to des­de ha­ce mi­le­nios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.