Ar­queo­lo­gía en Es­pa­ña

TRA­YEC­TO­RIA TOR­TUO­SA

Historia y Vida Especial (Prisma) - - SUMARIO - P. Gar­cía Lua­ces, pe­rio­dis­ta.

El lar­go ca­mino ha­cia la ple­na pro­fe­sio­na­li­za­ción de una dis­ci­pli­na no siem­pre bien di­vul­ga­da.

Los tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos en nues­tro país en bus­ca de an­ti­guas cul­tu­ras y el es­tu­dio de los ha­llaz­gos de­ri­va­dos de las ex­ca­va­cio­nes han se­gui­do una tor­tuo­sa tra­yec­to­ria has­ta lle­gar a su pro­fe­sio­na­li­za­ción ple­na.

Fue en el Re­na­ci­mien­to, con el re­sur­gi­do es­plen­dor de la cul­tu­ra clásica, cuando los pue­blos eu­ro­peos em­pe­za­ron a des­ti­nar cier­to in­te­rés a sus ves­ti­gios, prin­ci­pal­men­te a los gre­co­rro­ma­nos. Las cla­ses aco­mo­da­das ri­va­li­za­ban en gran­de­za ha­cien­do aco­pio de obras de ar­te y antigüedades. Sur­gie­ron im­por­tan­tes co­lec­cio­nes, co­mo la del du­que de Vi­llaher­mo­sa, Mar­tín de Gu­rrea y Ara­gón, que lle­gó a po­seer una bue­na can­ti­dad de es­ta­tuas y mo­ne­das a me­dia­dos del si­glo XVI, aun­que so­lo te­ne­mos no­ti­cia de ellas a tra­vés de des­crip­cio­nes e in­ven­ta­rios. Sí con­ser­va­mos, en cam­bio, la co­lec­ción de es­ta­tuas y es­cul­tu­ras reuni­da en la se­vi­lla­na Ca­sa de Pi­la­tos, ejem­plo de pa­la­cio an­da­luz de in­fluen­cia ita­lia­na y mu­dé­jar pro­pie­dad de los du­ques de Alcalá.

Al círcu­lo de los du­ques per­te­ne­cía el poe­ta y an­ti­cua­rio Ro­dri­go Ca­ro, au­tor de la cé­le­bre Oda a las rui­nas de Itálica y de al­gu­nas obras de ca­rác­ter ar­queo­ló­gi­co, co­mo Antigüedades de Se­vi­lla, en cu­yas pá­gi­nas ex­hi­bía un gran co­no­ci­mien­to de los mo­nu­men­tos de su ciu­dad. Con­tem­po­rá­neo de Ca­ro fue el tam­bién an­ti­cua­rio Am­bro­sio Mo­ra­les, cro­nis­ta oficial del rei­na­do de Fe­li­pe II, que pro­pon­dría al mo­nar­ca la ela­bo­ra­ción de unas Re­la­cio­nes to­po­grá­fi­cas de los pue­blos de Es­pa­ña. Es­te tra­ba­jo pre­ten­día lo­ca­li­zar, me­dian­te cues­tio­na­rios, las antigüedades de nues­tros mu­ni­ci­pios, ade­más de in­ves­ti­gar su his­to­ria, su ri­que­za y sus lí­mi­tes ori­gi­na­les.

A pe­sar de es­tas es­po­rá­di­cas pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vas ini­cia­ti­vas, el ver­da­de­ro im­pul­so de la ar­queo­lo­gía en Es­pa­ña lle­gó en el si­glo XVIII de la mano de la nue­va di­nas­tía, la de los Bor­bo­nes. Es­ta se be­ne­fi­ció del vien­to a fa­vor del mo­vi­mien­to ilus­tra­do y de su sin­to­nía con Fran­cia, que les ce­dió ideas co­mo la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la cul­tu­ra o su pro­tec­ción en cla­ve pa­trió­ti­ca. A imi­ta­ción de su abue­lo Luis XIV, Fe­li­pe V creó en 1711 la Real Bi­blio­te­ca, que con­tó con un Ga­bi­ne­te de Me­da­llas y Antigüedades y un car­go oficial de An­ti­cua­rio. Has­ta la fun­da­ción en 1738 de la Real Aca­de­mia de la His­to­ria, la Real Bi­blio­te­ca fue el ór­gano ges­tor de to­dos los tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos.

Gran aman­te del co­lec­cio­nis­mo, el mo­nar­ca es­pa­ñol ad­qui­rió, en 1724, la fa­mo­sa co­lec­ción de es­cul­tu­ras de la rei­na Cris­ti­na de Sue­cia, una de las más im­por­tan­tes de ar­te clá­si­co. Con to­do, su gran

EL VER­DA­DE­RO IM­PUL­SO DE LA AR­QUEO­LO­GÍA EN ES­PA­ÑA LLE­GA­RÍA DE LA MANO DE LOS BOR­BO­NES

le­ga­do en el plano cul­tu­ral fue la edu­ca­ción de sus hi­jos, que con­fió al je­sui­ta fran­cés Ale­jan­dro Ja­vier Pa­nel, re­nom­bra­do an­ti­cua­rio y nu­mis­má­ti­co. Pa­nel des­per­ta­ría en los jó­ve­nes in­fan­tes –los fu­tu­ros Fer­nan­do VI y Car­los III– un vi­vo in­te­rés por la An­ti­güe­dad y el Neo­cla­si­cis­mo.

Co­mo era de es­pe­rar, los es­tu­dios so­bre antigüedades im­pul­sa­dos por Fe­li­pe V tu­vie­ron con­ti­nui­dad en sus hi­jos, al­can­zan­do un ma­yor es­plen­dor du­ran­te el rei­na­do de Car­los III. Ya co­mo rey de Ná-

po­les, Car­los ha­bía da­do un res­pal­do esen­cial a la ar­queo­lo­gía al aus­pi­ciar las ex­ca­va­cio­nes de las ciu­da­des arra­sa­das por el Ve­su­bio: Es­ta­bia, Her­cu­lano y Pom­pe­ya. Los ha­llaz­gos en ellas re­vo­lu­cio­na­ron el co­no­ci­mien­to so­bre el mun­do clá­si­co y pro­mo­vie­ron una au­tén­ti­ca fie­bre por la An­ti­güe­dad en Eu­ro­pa. Pa­ra al­gu­nos es­tu­dio­sos, el des­cu­bri­mien­to de Pom­pe­ya fue el hi­to “más tras­cen­den­tal de la his­to­ria de la ar­queo­lo­gía”, pues­to que au­na­ba una his­to­ria dra­má­ti­ca con unas con­di­cio­nes de con­ser­va­ción idó­neas. Per­mi­tie­ron des­cu­brir mul­ti­tud de ob­je­tos en la po­si­ción en que es­ta­ban aquel 24 de agos­to de 79, cuando el Ve­su­bio en­tró en erup­ción.

El pa­pel de Car­los fue de­ci­si­vo, tan­to en el ha­llaz­go –casual, du­ran­te la cons­truc­ción de uno de sus pa­la­cios de ve­rano– co­mo en su ex­ca­va­ción, que su­fra­gó y alen­tó. Mos­tró un in­te­rés per­so­nal por las obras, que vi­si­ta­ba con fre­cuen­cia. In­clu­so cuando tu­vo que de­jar Ita­lia pa­ra ocu­par el trono es­pa­ñol, es­cri­bía se­ma­nal­men­te a su mi­nis­tro, Bernardo Ta­nuc­ci, pa­ra co­no­cer el es­ta­do de los descubrimientos. Por es­ta la­bor, que con­ti­nuó en Es­pa­ña con ini­cia­ti­vas co­mo las ex­ca­va­cio­nes en Itálica o el im­pul­so a los es­tu­dios ara­bis­tas (pa­ra lo que hi­zo traer a Es­pa­ña al pres­bí­te­ro ma­ro­ni­ta li­ba­nés Mi­chel Ghar­cieh Al-Gha­zi­ri), Car­los III es con­si­de­ra­do el “rey ar­queó­lo­go” por ex­ce­len­cia de la his­to­ria de Es­pa­ña.

Arran­ca la Real Aca­de­mia

La Real Aca­de­mia de la His­to­ria or­ga­ni­zó al ini­cio de su an­da­du­ra las pri­me­ras mi­sio­nes cien­tí­fi­cas, con­ce­bi­das co­mo “via­jes li­te­ra­rios”, con la mi­sión de lo­ca­li­zar e in­ven­ta­riar ins­crip­cio­nes y antigüedades por to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la. Co­no­ci­dos via­je­ros fue­ron En­ri­que Fló­rez,

pa­dre agus­tino au­tor de la mo­nu­men­tal Es­pa­ña sa­gra­da, o Luis Jo­sé Ve­láz­quez, mar­qués de Val­de­flo­res y emi­nen­te an­ti­cua­rio, que lle­gó a re­unir más de cua­tro mil ins­crip­cio­nes la­ti­nas.

El via­je de Val­de­flo­res, que tu­vo lu­gar en­tre 1752 y 1755, es­tu­vo pre­ce­di­do de unas ins­truc­cio­nes re­dac­ta­das por el mar­qués de la En­se­na­da. Es­te de­ta­lle mues­tra no so­lo el de­ci­si­vo res­pal­do de la mo­nar­quía, sino tam­bién el pro­ce­so de ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción que es­ta­ba ex­pe­ri­men­tan­do la ar­queo­lo­gía. En 1750, por ini­cia­ti­va de Fer­nan­do VI, la Real Aca­de­mia de la His­to­ria creó un Ga­bi­ne­te de Antigüedades, con un an­ti­cua­rio a su car­go, des­ti­na­do a la re­co­pi­la­ción de epí­gra­fes, mo­ne­das y otros ob­je­tos. El pro­pio mo­nar­ca lo in­cen­ti­vó con im­por­tan­tes do­na­cio­nes.

La po­lí­ti­ca cul­tu­ral de los Bor­bo­nes y su in­te­rés por la his­to­ria an­ti­gua tu­vo su eco tam­bién en Amé­ri­ca, don­de en 1783 se fun­dó la Real Aca­de­mia de San Car­los de las No­bles Ar­tes de Nue­va Es­pa­ña. Con se­de en Mé­xi­co, fue la pri­me­ra aca­de­mia del con­ti­nen­te ame­ri­cano y tam­bién el pri­mer mu­seo en exhibir sus co­lec­cio­nes al pú­bli­co. Co­mo re­fle­jo del in­te­rés sur­gi­do en Eu­ro­pa, las éli­tes ame­ri­ca­nas ini­cia­ron es­tu­dios de ar­queo­lo­gía prehispánica, des­ple­gan­do un tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción de rui­nas indígenas en el que tam­bién par­ti­ci­pa­ron ex­pe­di­cio­nes es­pa­ño­las, co­mo la de Jor­ge Juan y An­to­nio de Ulloa en­tre 1735 y 1745. Fru­to de es­tos tra­ba­jos fue el ha­llaz­go en 1773 de Pa­len­que, cu­yos es­tu­dios y ex­ca­va­cio­nes si­guie­ron el ejem­plo de los rea­li­za­dos en Pom­pe­ya y el res­to de ciu­da­des se­pul­ta­das por el Ve­su­bio.

En 1803, una Real Cé­du­la pro­mul­ga­da ba­jo el rei­na­do de Car­los IV en­co­men­da­ba a la Real Aca­de­mia de la His­to­ria el cui­da­do de las antigüedades ha­lla­das en Es­pa­ña. Re­dac­ta­ba tam­bién una se­rie de ins­truc­cio­nes so­bre el mo­do de re­co­ger y con­ser­var pie­zas y mo­nu­men­tos, una legislación pio­ne­ra en Eu­ro­pa que la in­va­sión na­po­leó­ni­ca, con su ex­po­lio sis­te­má­ti­co de obras de ar­te y antigüedades, fre­nó abrup­ta­men­te. Los pri­me­ros años

CO­MO RE­FLE­JO DEL IN­TE­RÉS EN EU­RO­PA, LAS ÉLI­TES AME­RI­CA­NAS INI­CIA­RON ES­TU­DIOS DE AR­QUEO­LO­GÍA

del si­glo XIX es­tu­vie­ron ca­rac­te­ri­za­dos por la gue­rra y la au­sen­cia de in­for­ma­ción re­fe­ren­te a nue­vos ha­llaz­gos.

A par­tir de 1828, en los úl­ti­mos años del rei­na­do de Fer­nan­do VII, se em­pe­za­rá a ob­ser­var un in­cre­men­to de los in­gre­sos (por ha­llaz­go o ad­qui­si­ción) y de las do­na­cio­nes al Ga­bi­ne­te de Antigüedades, re­sul­ta­do de la re­cu­pe­ra­ción pau­la­ti­na de las ins­ti­tu­cio­nes. Con to­do, la si­tua­ción económica es­pa­ño­la se­guía siendo de­li­ca­da. Ade­más, al fa­lle­cer el mo­nar­ca, su

su­ce­sión de­ri­vó en la pri­me­ra gue­rra car­lis­ta, pa­ra cu­yo sos­te­ni­mien­to se pro­ce­dió a la des­amor­ti­za­ción de los bie­nes de la Igle­sia, pro­pues­ta por el mi­nis­tro Juan Ál­va­rez Men­di­zá­bal y apro­ba­da en fe­bre­ro de 1836. La me­di­da fue un desas­tre pa­ra el pa­tri­mo­nio re­li­gio­so, pues­to que mu­chos li­bros, có­di­ces, re­li­quias y obras de ar­te fue­ron des­trui­dos, ex­po­lia­dos o subas­ta­dos. El Ga­bi­ne­te de Antigüedades, que vio cre­cer ex­po­nen­cial­men­te las do­na­cio­nes, pu­do sal­va­guar­dar parte de ese pa­tri­mo­nio. En 1838, por ejem­plo, re­ci­bió de la Car­tu­ja de Val­de­cris­to, en Se­gor­be, la ar­que­ta de mar­fil de Mar­tín I el Hu­mano pa­ra su con­ser­va­ción.

Pa­ra mi­ni­mi­zar las im­por­tan­tes pér­di­das del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co y bi­blio­grá­fi­co de los con­ven­tos, el go­bierno de Ra­món Ma­ría Nar­váez ins­tau­ró, en 1844, las Co­mi­sio­nes Pro­vin­cia­les de Mo­nu­men­tos His­tó­ri­cos, coor­di­na­das por la Aca­de­mia,

LA DES­AMOR­TI­ZA­CIÓN DE MEN­DI­ZÁ­BAL SU­PU­SO PA­RA EL PA­TRI­MO­NIO RE­LI­GIO­SO LA PÉR­DI­DA DE NU­ME­RO­SAS PIE­ZAS

cu­yos re­gla­men­tos aus­pi­cia­ban la fun­da­ción de mu­seos pro­vin­cia­les co­mo los de Mé­ri­da, Se­vi­lla o Ta­rra­go­na. Es­tos en­tes, que fue­ron sur­gien­do por to­da la geo­gra­fía, re­cu­pe­ra­ron la la­bor de las an­ti­guas So­cie­da­des Eco­nó­mi­cas de Ami­gos del País. Crea­das por el mi­nis­tro Jo­sé de Gál­vez du­ran­te el rei­na­do de Car­los III, es­tas so­cie­da­des reunían a im­por­tan­tes fi­gu­ras de la no­ble­za, la Igle­sia y el mun­do de los ne­go­cios, y te­nían co­mo fi­na­li­dad fo­men­tar el desa­rro­llo del país. Al­gu­nas, co­mo la Real So­cie­dad Vas­con­ga­da, tu­vie­ron una im­por­tan­te pro­yec­ción cul­tu­ral, en con­so­nan­cia con su ideal ilus­tra­do.

Na­da de prehis­to­ria

Dos hi­tos cla­ve en es­te si­glo fue­ron la crea­ción de la Es­cue­la Su­pe­rior de Di­plo­má­ti­ca, en 1856, y del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Nacional, en 1867. Es­te se be­ne­fi­ció de las co­lec­cio­nes del Ga­bi­ne­te de Me­da­llas y Antigüedades de la Bi­blio­te­ca Real, que por en­ton­ces ya era la ac­tual Bi­blio­te­ca

Nacional. La apa­ri­ción de la Es­cue­la es­tu­vo mo­ti­va­da por la exi­gen­cia de una ma­yor es­pe­cia­li­za­ción de los pro­fe­sio­na­les en­car­ga­dos de di­ri­gir las ins­ti­tu­cio­nes que al­ma­ce­na­ban y con­ser­va­ban los ves­ti­gios de nues­tro pa­sa­do. Crea­da a ima­gen de L’Éco­le de Char­tes fran­ce­sa, se es­tu­dia­ban allí las ma­te­rias de ar­queo­lo­gía, epi­gra­fía y nu­mis­má­ti­ca. Los es­tu­dian­tes for­ma­ban el Cuer­po Fa­cul­ta­ti­vo de Ar­chi­ve­ros y Bi­blio­te­ca­rios, que tras la fun­da­ción del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Nacional se lla­mó Cuer­po de Ar­chi­ve­ros, Bi­blio­te­ca­rios y An­ti­cua­rios. La Es­cue­la Su­pe­rior de Di­plo­má­ti­ca man­tu­vo los es­tu­dios de ar­queo­lo­gía has­ta 1900, fe­cha en que pa­sa­ron a im­par­tir­se en la fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Le­tras de la ma­dri­le­ña Uni­ver­si­dad Cen­tral.

Pa­ra la Es­cue­la, la ar­queo­lo­gía no era sino la cien­cia que es­tu­dia­ba las obras de ar­te y de in­dus­tria de la An­ti­güe­dad clásica, lo que ex­cluía la prehis­to­ria de su ám­bi­to do­cen­te. Es­te as­pec­to, ca­rac­te­rís­ti­co de los paí­ses de la Eu­ro­pa me­ri­dio­nal, ten­día a glo­ri­fi­car el pa­sa­do clá­si­co co­mo parte esen­cial del ca­rác­ter nacional, li­mi­tán­do­se a es­tu­diar la pro­to­his­to­ria –Nu­man­cia, Sa­gun­to, el pa­sa­do cel­ta...– a tra­vés, pre­ci­sa­men­te, de los tex­tos clá­si­cos. Los pri­me­ros prehis­to­ria­do­res del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX se­rán geó­lo­gos, bió­lo­gos o in­ge­nie­ros, da­da la pro­li­fe­ra­ción de obras pú­bli­cas du­ran­te el pe­río­do de la Res­tau­ra­ción. Fue el ca­so del in­ge­nie­ro de mi­nas Ca­siano de Prado, des­cu­bri­dor del si­tio de San Isi­dro en Ma­drid, y del geó­lo­go y pa­leon­tó­lo­go Juan Vi­la­no­va y Pie­ra, el más im­por­tan­te prehis­to­ria­dor es­pa­ñol del XIX, que ha­lló los ya­ci­mien­tos de Par­pa­lló y Co­va Ne­gra y que de­fen­dió fir­me­men­te la au­ten­ti­ci­dad de las pin­tu­ras ru­pes­tres de Al­ta­mi­ra, hi­to de­ci­si­vo de la prehis­to­ria es­pa­ño­la que tu­vo lu­gar en 1876.

El es­tu­dio prehis­tó­ri­co en Es­pa­ña co­mien­za con el des­cu­bri­mien­to, en 1862, de un ha­cha de sí­lex per­te­ne­cien­te al Pa­leo­lí­ti­co en los Al­tos de San Isi­dro (Ma­drid). Ca­siano de Prado, que es­ta­ba ela­bo­ran­do un ma­pa geo­ló­gi­co de Es­pa­ña, ce­dió el mé­ri­to del des­cu­bri­mien­to a sus co­le­gas fran­ce­ses Édouard de Ver­neuil y Édouard Lar­tet, qui­zá pa­ra aho­rrar­se el en­go­rro­so de­ba­te so­bre el ori­gen del hom­bre en una época en la que crea­cio­nis­tas y evo­lu­cio­nis­tas pug­na­ban abier­ta­men­te. Con to­do, De Prado es­tá con­si­de­ra­do el pa­dre de la prehis­to­ria es­pa­ño­la, y fue el pri­me­ro en ex­ca­var con áni­mo y mé­to­dos cien­tí­fi­cos en mi­nas y ca­ver­nas.

Cam­po pa­ra ex­tran­je­ros

LOS PRI­ME­ROS QUE SE IN­TERE­SAN AQUÍ POR LA PREHIS­TO­RIA NO SE­RÁN ACA­DÉ­MI­COS, SINO GEÓ­LO­GOS O IN­GE­NIE­ROS

Des­de la des­amor­ti­za­ción de Men­di­zá­bal, la pre­sen­cia de an­ti­cua­rios y tra­tan­tes de ar­te ve­ni­dos de to­da Eu­ro­pa em­pe­zó a

ha­cer­se ha­bi­tual en Es­pa­ña, da­das las la­gu­nas le­ga­les en torno a la con­ser­va­ción de pa­tri­mo­nio. Co­no­ci­dos son epi­so­dios co­mo el del Dis­co de Teo­do­sio, que exi­gió el pa­go de 27.500 reales por parte de una me­nes­te­ro­sa Real Aca­de­mia de la His­to­ria pa­ra evi­tar su sa­li­da al Bri­tish Mu­seum, ya acor­da­da por los jor­na­le­ros que lo ha­bían en­con­tra­do en­te­rra­do en Al­men­dra- le­jo (Ba­da­joz). Con el tiem­po, los ex­tran­je­ros em­pe­za­ron a cu­brir va­cíos en el sis­te­ma aca­dé­mi­co es­pa­ñol, y a par­tir de los años se­sen­ta lle­ga­ron in­ves­ti­ga­do­res con una ex­ce­len­te for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria, co­mo el doc­tor Emil Hüb­ner, re­co­no­ci­do epi­gra­fis­ta que ela­bo­ró una ex­ce­len­te obra de sín­te­sis so­bre los pro­gre­sos es­pa­ño­les, La ar­queo­lo­gía en Es­pa­ña (1888).

Mu­chos de los ex­tran­je­ros que tra­ba­ja­ron en Es­pa­ña a par­tir del úl­ti­mo cuar­to del si­glo XIX lo hi­cie­ron fi­nan­cia­dos por sus pro­pios paí­ses. Pe­se a exis­tir fe­cun­das co­la­bo­ra­cio­nes en­tre ex­per­tos au­tóc­to­nos y fo­rá­neos, hu­bo tam­bién po­si­cio­nes en­fren­ta­das, co­mo las del fran­cés Émi­le Car­tail­hac y el es­pa­ñol Juan Vi­la­no­va y Pie­ra so­bre la au­ten­ti­ci­dad de las pin­tu- ras de Al­ta­mi­ra, ad­mi­ti­da por el pri­me­ro so­lo años des­pués. La ar­queo­lo­gía es­pa­ño­la de es­ta época es­tá muy in­fluen­cia­da por los in­ves­ti­ga­do­res fran­ce­ses y ale­ma­nes, que lle­va­ron a ca­bo tra­ba­jos de gran re­per­cu­sión, co­mo las ex­ca­va­cio­nes en el ya­ci­mien­to cel­tí­be­ro de Nu­man­cia, a car­go de Adolf Schul­ten, o el re­co­no­ci­mien­to de la Da­ma de El­che, pie­za fun- da­men­tal del ar­te ibe­ro, por Pie­rre Pa­ris. Tam­po­co hay que ol­vi­dar a los her­ma­nos bel­gas Si­ret, que hi­cie­ron apor­ta­cio­nes cla­ve al des­cu­brir, en las mi­nas de Sierra Al­ma­gre­ra (Al­me­ría), la cul­tu­ra ar­gá­ri­ca, una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca de la Edad de Bron­ce pro­pia del Le­van­te.

Un nue­vo im­pul­so

Con el cie­rre en 1900 de la Es­cue­la Su­pe­rior de Di­plo­má­ti­ca, alum­nos y pro­fe­so­res pa­sa­ron a la Uni­ver­si­dad Cen­tral. Juan Ca­ta­li­na Gar­cía se con­vir­tió en el pri­mer ca­te­drá­ti­co de Ar­queo­lo­gía, Epi­gra­fía y Nu­mis­má­ti­ca de Es­pa­ña, pues­to que os­ten­tó has­ta 1911. Fue su su­ce­sor, Jo­sé Ra­món Mé­li­da, quien re­no­vó es­tos es­tu­dios, in­tro­du­cien­do en ellos la ar­queo­lo­gía de cam­po, que con­si­de­ra­ba im­pres­cin­di­ble en la for­ma­ción del ar­queó­lo­go pro­fe­sio­nal. Jun­to a él, fue­ron pro­ta­go­nis­tas de es­ta nue­va con­cep­ción de la ma­te­ria los pro­fe­so­res An­to­nio Gar­cía Bellido –que su­ce­de-

HU­BO PO­SI­CIO­NES EN­FREN­TA­DAS EN­TRE EX­PER­TOS EX­TRAN­JE­ROS Y LO­CA­LES, CO­MO EN AL­TA­MI­RA

ría a Mé­li­da en 1931– y el ale­mán Hu­go Ober­maier, ca­te­drá­ti­co de His­to­ria Pri­mi­ti­va del Hom­bre des­de 1922.

Sin em­bar­go, el ver­da­de­ro im­pul­so a la ar­queo­lo­gía en el pri­mer cuar­to del si­glo pro­ce­dió de la pro­mul­ga­ción en 1911 de la ley de Ex­ca­va­cio­nes Ar­queo­ló­gi­cas y de su Re­gla­men­to en 1912. Su­pu­so el es­ta­ble­ci­mien­to de la Jun­ta Su­pe­rior de Ex­ca­va­cio­nes y Antigüedades (JSEA), ins­ti­tu­ción que ter­mi­nó con el pa­pel pre­pon­de­ran­te de la Real Aca­de­mia de la His­to­ria en la gestión de los asun­tos re­fe­ren­tes a las antigüedades del pa­tri­mo­nio es­pa­ñol. La nue­va ley erra­di­có la con­fu­sión de la eta­pa an­te­rior y es­bo­zó un ho­ri­zon­te más or­ga­ni­za­do. Ade­más, la fun­da­ción de la Jun­ta pa­ra la Am­plia­ción e In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas en 1907 dio pie a dos de los prin­ci­pa­les cen­tros de es­tu­dio de es­te pe­río­do: la Co­mi­sión de In­ves­ti­ga­cio­nes Pa­leon­to­ló­gi­cas y Prehis­tó­ri­cas, crea­da pa­ra con­tra­rres­tar la con­quis­ta “por pe­ne­tra­ción pa­cí­fi­ca” de la Es­pa­ña prehis­tó­ri­ca por parte de la cien­cia fran­ce­sa –en pa­la­bras de su je­fe de tra­ba­jos, Eduar­do Her­nán­dez-Pa­che­co–, y el Cen­tro de Es­tu­dios His­tó­ri­cos.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes de es­tos años ex­pe­ri­men­ta­ron un avan­ce ca­pi­tal gra­cias a la men­cio­na­da pre­sen­cia ex­tran­je­ra, si bien los nue­vos mé­to­dos de ob­ten­ción de da­tos, así co­mo los pla­nos y las es­tra­ti­gra­fías que ya em­plea­ban los ar­queó­lo­gos an­glo­sa­jo­nes, bri­lla­ban to­da­vía por su au­sen­cia. Du­ran­te el fran­quis­mo, los me­dios téc­ni­cos fue­ron evo­lu­cio­nan­do, so­bre to­do a tra­vés del Ins­ti­tu­to Ar­queo­ló­gi­co Ale­mán, que abrió su se­de ma­dri­le­ña en 1943. No obs­tan­te, la re­no­va­ción en el plano teó­ri­co es es­ca­sa. Los nue­vos pro­fe­sio­na­les sur­gi­dos tras la gue­rra son de­ma­sia­do jó­ve­nes pa­ra dar un rá­pi­do re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te ma­yo­res co­mo pa­ra ha­ber si­do for­ma­dos en la eta­pa an­te­rior, por lo que

LA RE­PER­CU­SIÓN DE LA AR­QUEO­LO­GÍA SE HA AM­PLIA­DO CON LA LA­BOR DE LOS ME­DIOS Y LA DE LOS MU­SEOS

se ob­ser­va cier­to in­mo­vi­lis­mo ideo­ló­gi­co. En el plano téc­ni­co, la in­clu­sión de la prehis­to­ria en los pla­nes de es­tu­dio ge­ne­ra­les a fi­na­les de los años se­sen­ta abre las puer­tas de la uni­ver­si­dad a do­cen­tes más jó­ve­nes, lo que fa­vo­re­ce la in­tro­duc­ción de téc­ni­cas co­mo el ra­dio­car­bono o los aná­li­sis fau­nís­ti­cos y bo­tá­ni­cos que ya se ha­bían adop­ta­do en Eu­ro­pa.

El au­men­to de me­dios téc­ni­cos dio lu­gar a lo que el doc­tor en Ar­queo­lo­gía Juan Ma­nuel Vi­cent lla­mó “re­for­mis­mo prag­má­ti­co”, ten­den­cia a con­fiar to­do co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co a una acu­mu­la­ción ex­haus­ti­va, me­ticu­losa e im­par­cial de da­tos. Es­to con­vir­tió la ar­queo­lo­gía aca­dé­mi­ca en una na­rra­ción com­pues­ta por lis­tas in­ter­mi­na­bles de ob­je­tos mi­nu­cio­sa­men­te de­ta­lla­dos, des­crip­cio­nes ti­po­ló­gi­cas, cro­no­lo­gías pre­ci­sas y otros por­me­no­res es­pe­cia­li­za­dos que pro­vo­ca­ron un ale­ja­mien­to del gran pú­bli­co de es­ta dis­ci­pli­na.

La Es­pa­ña de las au­to­no­mías su­pu­so una nue­va or­ga­ni­za­ción de los es­tu­dios y las in­ves­ti­ga­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas, tras una lar­ga eta­pa do­mi­na­da por el cen­tra­lis­mo. Aun­que al­gu­nas co­mu­ni­da­des hi­cie­ron de sus prin­ci­pa­les ya­ci­mien­tos sím­bo­los de su iden­ti­dad –Me­di­na Azaha­ra en An­da­lu­cía, Em­pú­ries en Ca­ta­lu­ña o Nu­man­cia en Cas­ti­lla y León–, la po­pu­la­ri­dad de que go­za­ba la ar­queo­lo­gía en el si­glo XIX fue po­co a po­co mi­ti­gán­do­se, po­si­ble­men­te por su cre­cien­te ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción y su

so­fis­ti­ca­ción téc­ni­ca, que in­cre­men­ta­ba el nú­me­ro de ha­llaz­gos en tal gra­do que pa­re­cía dis­mi­nuir su re­le­van­cia.

Co­nec­tar con la gen­te

En los años no­ven­ta sur­gió un de­ba­te so­bre la ar­queo­lo­gía y su fun­ción so­cial en el que se de­man­da­ba una ma­yor in­ter­ac­ción con el pú­bli­co en una cien­cia que pa­re­cía de­ma­sia­do eli­tis­ta. Lo cier­to es que sus pro­gre­sos no han con­ta­do siem­pre con una di­fu­sión su­fi­cien­te a tra­vés de la di­vul­ga­ción, y mu­chas ve­ces la no­ti­cia de una fal­si­fi­ca­ción ha da­do más no­to­rie­dad a la dis­ci­pli­na que los au­tén­ti­cos ha­llaz­gos. Aun así, la re­per­cu­sión de la ar­queo­lo­gía se ha am­plia­do ex­po­nen­cial­men­te en lo que lle­va­mos de si­glo. A la ma­yor co­ber­tu­ra en me­dios ge­ne­ra­lis­tas y es­pe­cia­li­za­dos se ha su­ma­do la la­bor de los mu­seos, y, se­gún un es­tu­dio ela­bo­ra­do en 2009 por la Red Iber­tur y la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, nues­tro país es el sex­to des­tino ar­queo­tu­rís­ti­co del mun­do, por de­trás de Ita­lia, Egip­to, Gre­cia, Mé­xi­co y Pe­rú. La úl­ti­ma En­cues­ta de Há­bi­tos y Prác­ti­cas Cul­tu­ra­les en Es­pa­ña in­di­ca que el 16,6% de los entrevistados ha vi­si­ta­do al­gún ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co. Que­da mu­cho por me­jo­rar, tan­to en es­te te­rreno de al­can­ce so­cial co­mo en el de los re­cur­sos des­ti­na­dos a las in­ves­ti­ga­cio­nes. Pe­ro la ar­queo­lo­gía es­pa­ño­la es­tá en uno de los me­jo­res mo­men­tos de su his­to­ria.

PROS­PEC­CIÓN de Tho­mas, Vidal, Ce­les­tino y otros en Aris­go­tas (To­le­do), 1937. F. Ga­lle­go Fer­nán­dez. MECD.

PA­TIO prin­ci­pal de la Ca­sa de Pi­la­tos, Se­vi­lla, an­ti­gua re­si­den­cia de los du­ques de Alcalá.

CAR­LOS III en un re­tra­to de An­ton Mengs, s. XVIII. A la dcha., En­ri­que Fló­rez, por An­drés de la Calleja, s. XVIII.

ACA­DÉ­MI­COS de la His­to­ria. V. Mo­reno. Ins­ti­tu­to del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de Es­pa­ña, MECD.

OB­JE­TOS en el Mu­seo Nu­man­tino, c 1916. A la izq­da., de­ta­lle del Dis­co de Teo­do­sio. MECD.

RUI­NAS DE ME­DI­NA AZAHA­RA, ciu­dad que mandó cons­truir Ab­de­rra­mán III en el si­glo X.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.