Nu­man­cia

DE­SA­FÍO A ROMA

Historia y Vida Especial (Prisma) - - SUMARIO - A. Eche­ve­rría, pe­rio­dis­ta.

La ar­queo­lo­gía fue más allá del mi­to pa­ra co­no­cer a los nu­man­ti­nos.

En el si­glo II a. C. Roma era la po­ten­cia in­dis­cu­ti­ble del Me­di­te­rrá­neo. Re­cién de­rro­ta­da Car­ta­go, al nor­te de Áfri­ca, los ro­ma­nos se aden­tra­ban ca­da vez más en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca y gra­va­ban sus im­pues­tos a las tri­bus cel­tí­be­ras de la me­se­ta. No ha­bía ri­val ca­paz de ha­cer­les som­bra. ¿O sí? Una pe­que­ña ciu­dad cel­tí­be­ra de unos mil qui­nien­tos ha­bi­tan­tes man­tu­vo en vi­lo al Se­na­do du­ran­te vein­te años de es­ca­ra­mu­zas. Des­de en­ton­ces uti­li­za­mos la ex­pre­sión de­fen­sa nu­man­ti­na pa­ra re­fe­rir­nos a cual­quier si­tua­ción en la que el dé­bil se opo­ne al fuer­te has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias.

Su­ma de cir­cuns­tan­cias

Pa­ra que Nu­man­cia se con­vir­tie­ra en el pa­ra­dig­ma de la re­sis­ten­cia he­roi­ca hi­cie- ron fal­ta al­gu­nas ca­sua­li­da­des. La pri­me­ra, que sus ve­ci­nos de Se­ge­da de­ci­die­ran for­ti­fi­car­se. Los ro­ma­nos lo to­ma­ron co­mo una pro­vo­ca­ción y los se­ge­da­nos, que te­nían su mu­ra­lla a me­dias, co­rrie­ron a re­fu­giar­se tras los mu­ros de Nu­man­cia. La se­gun­da, que el ejér­ci­to ro­mano –abru­ma­do­ra­men­te su­pe­rior al cel­tí­be­ro– con­ta­ra con diez ele­fan­tes. Bas­ta­ron unas cuan­tas pedradas pa­ra que uno de los ani­ma­les

Tras una lar­ga re­sis­ten­cia se sui­ci­da­ron pa­ra no ren­dir­se. Hoy se in­ves­ti­ga no ya có­mo mu­rie­ron, sino có­mo vi­vie­ron los nu­man­ti­nos.

en­lo­que­cie­ra y sem­bra­ra la con­fu­sión, oca­sión que los nu­man­ti­nos apro­ve­cha­ron pa­ra con­tra­ata­car. Roma per­dió mi­les de sol­da­dos. El 23 de agos­to, fe­cha de la ba­ta­lla, pa­só a con­si­de­rar­se un día acia­go. Des­de en­ton­ces, Nu­man­cia fue un pun­to ne­gro en el ma­pa ex­pan­sio­nis­ta de la Re­pú­bli­ca. Cin­co cón­su­les fra­ca­sa­ron en sus in­ten­tos de con­quis­ta, los tres si­guien­tes ni si­quie­ra se atre­vie­ron a aco­me­ter el asal­to. Por fin, el Se­na­do de­ci­dió en­viar a una le­yen­da vi­vien­te: Pu­blio Es­ci­pión el Afri­cano, el cé­le­bre des­truc­tor de Car­ta­go.

El ata­que

Más as­tu­to que sus pre­de­ce­so­res, Es­ci­pión arra­só pri­me­ro a los alia­dos de Nu­man­cia pa­ra que la ciu­dad se que­da­ra sin su­mi­nis­tro de pro­vi­sio­nes. Lue­go de­vol­vió la dis­ci­pli­na a las tro­pas: ex­pul­só a pros­ti­tu­tas y adi­vi­nos, re­qui­só vein­te mil pin­zas de de­pi­lar y otros ob­je­tos de lu­jo y obli­gó a to­dos, des­de sol­da­dos a ge­ne­ra­les, a dor­mir en el sue­lo. Una vez tu­vo a sus hom­bres en for­ma, les hi­zo cons­truir en me­nos de tres me­ses una im­po­nen­te obra de in­ge­nie­ría bé­li­ca, con­ce­bi­da pa­ra que na­die pu­die­ra es­ca­par de Nu­man­cia. Ro­dea­ron la ciu­dad con una mu­ra­lla y un fo­so de nue­ve ki­ló­me­tros de pe­rí­me­tro. Unas tres­cien­tas to­rres de vi­gi­lan­cia, equi­pa­das con ca­ta­pul­tas, con­tro­la­ban a los

LOS NU­MAN­TI­NOS BUR­LA­RON EL CER­CO DE ES­CI­PIÓN SO­LO UNA VEZ. PI­DIE­RON AYU­DA, PE­RO NA­DIE SE LA PRES­TÓ

si­tia­dos. Al­re­de­dor de la mu­ra­lla se ins­ta­la­ron sie­te cam­pa­men­tos y dos for­ti­fi­ca­cio­nes. En el río, una ca­de­na con púas cor­ta­ba el pa­so a bar­cas y na­da­do­res. Los nu­man­ti­nos bur­la­ron el cer­co so­lo una vez. Un je­fe lla­ma­do Re­tó­ge­nes par­tió, con diez de sus gue­rre­ros, a pe­dir ayu­da a otras ciu­da­des de su tri­bu. Fue en vano. Na­die se atre­vió a plantar ca­ra a Es­ci­pión, sal­vo 400 jó­ve­nes de Lu­tia. Pe­ro los vie­jos de es­ta ciu­dad, te­me­ro­sos de los ro­ma­nos, de­nun­cia­ron a los re­bel­des y per­mi­tie­ron que les cor­ta­ran las ma­nos co­mo cas­ti­go. No ha­bía sal­va­ción pa­ra Nu­man­cia. La ciu­dad se rin­dió en el ve­rano de 133 a. C., tras on­ce me­ses de ais­la­mien­to. El ham­bre ha­bía diez­ma­do a la po­bla­ción, que, se­gún la le­yen­da, se ali­men­tó de car­ne hu­ma­na. Mu­chos nu­man­ti­nos pre­fi­rie­ron po­ner fin a sus vi­das y a las de sus fa­mi­lias an­tes que caer en ma­nos de sus enemi­gos. El res­to pa­só a la es­cla­vi­tud. Cuen­tan las cró­ni­cas que los ro­ma­nos in­cen­dia­ron las ca­sas y sem­bra­ron de sal

los cam­pos pa­ra vol­ver­los yer­mos. Pe­ro la ar­queo­lo­gía su­gie­re que, en reali­dad, Nu­man­cia no tar­dó mu­cho en ser re­cons­trui­da y que si­guió ha­bi­ta­da por lo me­nos has­ta la época vi­si­go­da (en­tre los si­glos V y VIII). La cul­tu­ra cel­tí­be­ra se fun­dió len­ta­men­te con la ro­ma­na, co­mo de­mues­tra la ce­rá­mi­ca que se con­ser­va, de­co­ra­da con fi­gu­ras geo­mé­tri­cas y es­ce­nas co­ti­dia­nas. Aquí es don­de em­pie­za la otra fas­ci­nan­te his­to­ria de Nu­man­cia: la de sus res­tos ar­queo­ló­gi­cos.

En bus­ca de la ciu­dad

Has­ta el si­glo XVIII los eru­di­tos no se pu­sie­ron de acuer­do so­bre la ubi­ca­ción de Nu­man­cia. Unos la si­tua­ban, acer­ta­da­men­te, cer­ca de So­ria; otros die­ron cré­di­to du­ran­te si­glos a un ru­mor me­die­val que la lo­ca­li­za­ba en Za­mo­ra.

Las ex­ca­va­cio­nes en el ac­tual ya­ci­mien­to no co­men­za­ron has­ta el XIX, coin­ci­dien­do con el au­ge de la ar­queo­lo­gía ro­mán­ti­ca en to­da Eu­ro­pa. A es­tos pri­me­ros ar­queó­lo­gos, la pa­sión por la le­yen­da les im­pul- saba tan­to o más que el amor a la cien­cia: bus­ca­ban, so­bre to­do, ar­mas e ins­crip­cio­nes, ob­je­tos que con­fir­ma­ran la he­roi­ci­dad de los an­ti­guos nu­man­ti­nos. El mi­to de Nu­man­cia era tan in­to­ca­ble que con­di­cio­nó la mi­ra­da de es­tos cien­tí­fi­cos, lle­ván­do­les, a ve­ces, a con­clu­sio­nes pre­ci­pi­ta­das o erró­neas. Las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX fue­ron los años do­ra­dos de la ar­queo­lo­gía nu­man­ti­na. La ma­yor parte de los res­tos que con­ser­va­mos se des­en­te­rra­ron en aque­lla época. Se ex­ca­vó in­ten­sa­men­te,

con en­tu­sias­mo y mé­to­do, pe­ro ni si­quie­ra aque­llos tra­ba­jos es­tu­vie­ron a sal­vo de in­ter­pre­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas.

Ex­ca­va­cio­nes del si­glo xx

En 1905 en­tró en es­ce­na el hispanista ale­mán Adolf Schul­ten. Su apor­ta­ción fue tan fun­da­men­tal co­mo con­tro­ver­ti­da. Al ca­bo de un año de tra­ba­jar en el Ce­rro de la Mue­la, em­pla­za­mien­to exac­to de Nu­man­cia, se le pi­dió que aban­do­na­ra el lu­gar. La opi­nión pú­bli­ca no veía bien que un ex­tran­je­ro hur­ga­se en Nu­man­cia, a la que con­si­de­ra­ban un sím­bo­lo nacional sa­gra­do. Sí se le au­to­ri­zó a bus­car res­tos ro­ma­nos, ya que a aque­llos se les re­cor­da­ba co­mo enemi­gos. Schul­ten pu­do así iden­ti­fi­car los sie­te cam­pa­men­tos de Es­ci­pión. En­tre­tan­to, una co­mi­sión de cien­tí­fi­cos es­pa­ño­les des­en­te­rró las ocho hec­tá­reas de la ciu­dad que hoy es­tán abier­tas al pú­bli­co. Tres ciu­da­des su­per­pues­tas (una cel­tí­be­ra y dos ro­ma­nas) mos­tra­ron al mun­do sus ci­mien­tos, mo­li­nos..., pe­ro no su ce­men­te­rio.

¿Dón­de en­te­rra­ban los nu­man­ti­nos a sus muer­tos? Se sa­be que los celtíberos te­nían por cos­tum­bre de­jar que los bui­tres devoraran a los gue­rre­ros caí­dos en com­ba­te. Pe­ro lo ha­bi­tual era in­ci­ne­rar y en­te­rrar a los que fa­lle­cían de muer­te na­tu­ral. Pe­se a las cua­ren­ta pros­pec­cio­nes que se hi­cie­ron, no ha­bía ras­tro de las tum­bas. El go­bierno de Pri­mo de Ri­ve­ra re­ti­ró las sub­ven­cio­nes y la parte de la ciu­dad que aún que­da­ba su­mer­gi­da no lle­gó a ex­ca­var­se. Tras la Gue­rra Ci­vil, los li­bros de his­to­ria exal­ta­ron co­mo nun­ca la epo­pe­ya nu­man­ti­na, pe­ro sus rui­nas ca­ye­ron en el ol­vi­do. Du­ran­te la pos­gue­rra, las ove­jas pas­ta­ban a sus an­chas por el ya­ci­mien­to. Has­ta la dé­ca­da de los se­sen­ta nin­gún ar­queó­lo­go volvió a tra­ba­jar allí.

Se des­ve­la el mis­te­rio

En 1993 Al­fre­do Ji­meno, des­de en­ton­ces al fren­te de las ex­ca­va­cio­nes, y su equi­po des­cu­brie­ron la ne­cró­po­lis cel­tí­be­ra en la la­de­ra sur del ce­rro. Es­te gru­po de ar­queó­lo­gos se ha in­tere­sa­do más en la vi­da so­cial, económica y fa­mi­liar de Nu­man­cia que en su he­roís­mo le­gen­da­rio. La vein­te­na de tum­bas en­con­tra­das ha pro­por­cio­na­do va­lio­sa in­for­ma­ción so­bre los mo­ra­do­res de la an­ti­gua ciu­dad. La com­po­si­ción de sus hue­sos cal­ci­na­dos ha per­mi­ti­do de­du­cir su die­ta, ba­sa­da, so­bre to­do, en ce­rea­les, ba­yas y fru­tos se­cos. Sus ajua­res fu­ne­ra­rios in­clu­yen es­pa­das, pu­ña­les... do­bla­dos pa­ra ha­cer­los in­ser­vi­bles: se ahu­yen­ta­ba así a los sa­quea­do­res. Hoy el ya­ci­mien­to ha de­ja­do de ser un re­duc­to de in­ves­ti­ga­do­res. Se han re­cons­trui­do va­rios edi­fi­cios (una ca­sa, un tem- plo y unas ter­mas ro­ma­nas y una vi­vien­da cel­tí­be­ra) y un frag­men­to de la mu­ra­lla de es­ta tri­bu, em­plean­do los mis­mos ma­te­ria­les que los ori­gi­na­les (pie­dra, ado­be y pa­ja, prin­ci­pal­men­te). Una vez al año, los ve­ci­nos de las lo­ca­li­da­des cer­ca­nas re­pre­sen­tan un epi­so­dio de la gue­rra con Roma. Nu­man­cia aún nos re­ser­va sor­pre­sas. El equi­po que la ex­plo­ra es­tá tra­ba­jan­do en una re­cons­truc­ción en tres di­men­sio­nes de al­gu­nas de sus es­truc­tu­ras, y, en los pró­xi­mos años, es­pe­ra am­pliar las ex­ca­va­cio­nes a nue­vas zo­nas pa­ra pro­fun­di­zar en la dis­po­si­ción ur­ba­nís­ti­ca de las ca­sas.

LOS CELTÍBEROS TE­NÍAN POR COS­TUM­BRE DE­JAR QUE LOS BUI­TRES DEVORARAN A LOS GUE­RRE­ROS CAÍ­DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.