Cas­tros de Ga­li­cia

DIS­CRE­PAN­CIAS ACA­DÉ­MI­CAS

Historia y Vida Especial (Prisma) - - SUMARIO - P. Gar­cía Lua­ces, pe­rio­dis­ta.

El de­ba­te en­tre raíces cel­tas y ro­ma­nas.

Afi­na­les del si­glo XIX, el re­gio­na­lis­mo ga­lle­go, en bus­ca de una iden­ti­dad nacional sin­gu­lar, vio en los pue­blos cas­tre­ños de la Edad del Hie­rro for­mas cul­tu­ra­les, po­lí­ti­cas y re­li­gio­sas que se co­rres­pon­dían con las de los cel­tas. Ese in­ci­pien­te na­cio­na­lis­mo di­bu­ja­ba un pa­sa­do druí­di­co, gue­rre­ro y he­roi­co que ha­bría lo­gra­do per­vi­vir en los am­bien­tes ru­ra­les, re­sis­tien­do a la ro­ma­ni­za­ción y de­jan­do una hue­lla pe­ren­ne en las tra­di­cio­nes y el fol­clo­re ga­lle­gos. Con más o me­nos ma­ti­ces, su vi­sión per­du­ró du­ran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. Úni­ca­men­te em­pe­zó a cues­tio­nar­se a par­tir de la tran­si­ción, cuando sur­gió una co­rrien­te re­vi­sio­nis­ta que ne­ga­ba el pa­sa­do cel­ta y mag­ni­fi­ca­ba la de­ter­mi­nan­te ( y muy pos­te­rior) in­fluen­cia ro­ma­na.

La ne­ga­ción del pa­sa­do cel­ta al­te­ra­ba por com­ple­to la na­tu­ra­le­za otor­ga­da has­ta en­ton­ces a las co­mu­ni­da­des cas­tre­ñas. Es­tas se con­ver­tían en co­mu­ni­da­des igua­li­ta­rias, pa­cí­fi­cas y ar­cai­cas. Co­mu­ni­da­des que vi­vían, si no to­tal­men­te ais­la­das, al me­nos al mar­gen de la evo­lu­ción de las co­rrien­tes his­tó­ri­cas de la pe­nín­su­la, ex­pe­ri­men­tan­do un desa­rro­llo pro­pio, más len­to, lo­ca­lis­ta y en­dó­geno.

Hoy, la cues­tión cél­ti­ca ya no se en­cuen­tra en el cen­tro del de­ba­te, aun­que aún es­tá pre­sen­te en ma­yor o me­nor me­di­da. Sin em­bar­go, la dis­cu­sión so­bre la idio­sin­cra­sia de los pue­blos cas­tre­ños sigue más vi­va que nun­ca, es­pe­cial­men­te en lo que ata­ñe a sus há­bi­tos so­cio­eco­nó­mi­cos. As­pec­tos co­mo su dis­po­si­ción pa­ra la gue­rra, su or­ga­ni­za­ción so­cial y su gra­do de desa­rro­llo co­mer­cial y eco­nó­mi­co aún es­tán so­bre la me­sa, pe­se al no­ta­ble avan­ce de los es­tu­dios de cam­po des­de los años ochen­ta. No en vano, el nú­me­ro de cas­tros cla­si­fi­ca­dos so­lo en Ga­li­cia su­pera ya los tres mil, y las in­ves­ti­ga­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas, al­gu­nas en cur­so, han pro­pi­cia­do un gran co­no­ci­mien­to de la Edad del Hie­rro en el no­roes­te pe­nin­su­lar.

A día de hoy sa­be­mos que los pue­blos cas­tre­ños no vi­vie­ron ais­la­dos y que las co­mu­ni­da­des cos­te­ras, prin­ci­pal­men­te de las Rías Bai­xas, man­tu­vie­ron in­ter­cam­bios co­mer­cia­les con los fenicios. Las ex­ca­va­cio­nes en cas­tros co­mo A Lan­za­da (Pon­te­ve­dra) y Nei­xón (La Co­ru­ña) re­ve­lan abun­dan­te pre­sen­cia de ce­rá­mi­cas, va­ji­llas y án­fo­ras de ori­gen pú­ni­co. El Mu­seo del Mar de Vi­go, por ejem­plo, ate­so­ra un al­tar pú­ni­co si­mi­lar a otros co­no­ci­dos del Me­di­te­rrá­neo. El ha­llaz­go

¿Có­mo eran los pue­blos cas­tre­ños? Pe­se a que el es­tu­dio de sus ves­ti­gios es no­ta­ble, los ex­per­tos dis­cre­pan en no po­cos as­pec­tos cla­ve.

de lu­ga­res de culto fe­ni­cio en las cos­tas ga­lle­gas su­gie­re que es­tos eran pun­tos de in­ter­cam­bio fre­cuen­te, ya que los fenicios cons­truían es­tos tem­plos pa­ra co­mer­ciar en torno a ellos y rea­li­zar ofren­das an­tes de echar­se de nue­vo a la mar. Las re­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes han lle­va­do a los ar­queó­lo­gos a desechar ideas ho­mo­ge­nei­za­do­ras en cuan­to a la es­truc­tu­ra de los cas­tros, so­bre to­do a par­tir del si­glo IV a. C., cuando se ini­cia la se­gun­da Edad del Hie­rro. En la mi­tad orien­tal de Ga­li­cia abun­dan los cas­tros con una es­truc­tu­ra rec­tan­gu­lar o cua­dra­da dis­pues­ta a lo lar­go de una gran ca­lle cen­tral. Es el ca­so de San­to­mé (Oren­se). No obs­tan­te, en es­ta zo­na tam­bién se cuen­tan po­bla­dos, co­mo el de Vi­le­la (La Co­ru­ña), en los que la pre­sen­cia de una ca­lle prin­ci­pal no re­sul­ta tan cla­ra. En cam­bio, la fisonomía de los cas­tros de la mi­tad más cer­ca­na a las Rías Bai­xas sue­le ser más re­don­dea­da. Bas­ta vi­si­tar Mon­te do Fa­cho y Cas­tro­lan­dín (am­bos en Pon­te­ve­dra) pa­ra apre­ciar­lo. Tam­po­co exis­te uni­for­mi­dad en torno a su fun­ción. La tí­pi­ca ima­gen de un cas­tro en­ten­di­do co­mo un asen­ta­mien­to hu­mano for­ti­fi­ca­do ha si­do am­plia­men­te su­pe­ra­da. En es­te sen­ti­do, el cas­tro de Laias (Oren­se), en vez de con­tar con vi­vien­das en su re­cin­to cen­tral, cons­ta de al­ma­ce­nes, se­gu­ra­men­te de uso co­lec­ti­vo (pa­ra guar­dar el ex­ce­den­te de grano). Otro ca­so es­pe­cial es el de San­to Tomé de No­guei­ra (Pon­te­ve­dra). Es­te ya­ci­mien­to se le­van­ta en un te­rreno llano, sin ele­men­tos mo­nu­men­ta­les que de­li­mi­ten su es­pa­cio ni ba­luar­tes de­fen­si­vos, lo que su­gie­re que de­bió de ser un asen­ta­mien­to tem­po­ral o tal vez una pe­que­ña gran­ja. Por su parte, Mon­te do Fa­cho al­ber­ga un san­tua­rio –pa­ra al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res se­ría pre­rro­mano–, lo que in­di­ca que de­bió de te­ner un uso re­li­gio­so o ri­tual.

¿Ha­bía de­sigual­da­des?

Uno de los as­pec­tos más con­tro­ver­ti­dos de los cas­tros ra­di­ca en su gra­do de je­rar­qui­za­ción so­cial. Cé­sar Par­ce­ro, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to del Pa­tri­mo­nio del CSIC (Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas), con­si­de­ra que la or­ga­ni­za­ción so­cial evo­lu­cio­nó con el tiem­po. Se­gún Par­ce­ro, hu­bo una Pri­me­ra Edad del Hie­rro (de en­tre los ss. IX y VIII al IV a. C.), con so­cie­da­des ma­yo­ri­ta­ria­men­te igua­li­ta­rias, y una Se­gun­da Edad del Hie­rro (has­ta fi­na­les del si­glo II a. C.), mar­ca­da por el sur­gi­mien­to de la je­rar­qui­za­ción y el con­flic­to.

Fren­te a Par­ce­ro, otro miem­bro del CSIC, Al­fre­do Gon­zá­lez-Rui­bal, con­si­de­ra que la evo­lu­ción so­cial se pro­du­jo en coor­de­na­das es­pa­cia­les. Es­te ar­queó­lo­go dibuja tres gran­des mo­de­los co­rres­pon­dien­tes a otras tan­tas zo­nas geo­grá­fi­cas: las so­cie­da­des de ca­sas, ob­ser­va­das en el su­r­oes­te de Ga­li­cia y nor­te de Por­tu­gal; las so­cie­da­des he­roi­cas, pro­pias del nor­te de Lu­go y de La Co­ru­ña; y las so­cie­da­des ru­ra­les pro­fun­das, lo­ca­li­za­das en las zo­nas del in­te­rior y del sud­es­te.

En las so­cie­da­des de ca­sas se ha­bría ci­men­ta­do la de­sigual­dad so­cial, pues­to que ca­da fa­mi­lia, a tra­vés de su ri­que­za, po­der e in­fluen­cia, ha­bría tra­ta­do de ele­var­se so­bre las de­más, aca­pa­ran­do un ma­yor es­pa­cio en el po­bla­do. Las so­cie­da­des he­roi­cas, por el con­tra­rio, ha­brían pres­ta­do po­ca aten­ción al ta­ma­ño de la ca­sa y a las pro­pie­da­des de los ma­te­ria­les, pe­ro en ellas ha­brían abun­da­do las jo­yas y los sím­bo­los de po­der ob­te­ni­dos co­mo bo­ti­nes de gue­rra. Por úl­ti­mo, las so­cie­da­des ru­ra­les pro­fun­das ca­si no ha­brían mos­tra­do di­fe­ren­cias so­cia­les, ni en la dis­po­si­ción o el ta­ma­ño de sus ho­ga­res

LOS PUE­BLOS CAS­TRE­ÑOS NO VI­VIE­RON AIS­LA­DOS. LOS DE LA COS­TA COMERCIARON CON LOS FENICIOS

ni en la acu­mu­la­ción de ador­nos o ri­que­zas. De ahí que apa­ren­te­men­te hu­bie­sen si­do las más igua­li­ta­rias.

No obs­tan­te, hay quien nie­ga la je­rar­qui­za­ción de los pue­blos cas­tre­ños. Te­sis re­cien­tes co­mo la de Brais Cu­rrás, doc­tor en His­to­ria que es­tu­dia la zo­na del Ba­jo Mi­ño, ase­gu­ran que la vi­da so­cial cas­tre­ña es el triun­fo “de un es­que­ma or­ga­ni­za­ti­vo que hi­zo po­si­ble la cons­truc­ción de un sis­te­ma so­cial no je­rar­qui­za­do y des­cen­tra­li­za­do”. Pa­ra Cu­rrás, ca­da co­mu­ni­dad es­tu­vo for­ma­da por un con­jun­to de uni­da­des do­més­ti­cas equi­va­len­tes en­tre sí, que ac­ce­dían en igual­dad a los me­dios de pro­duc­ción. “Es­ta­mos an­te una so­cie­dad en la que no exis­ten evi­den­cias de for­mas de de­sigual­dad fun­da­men­ta­das en la ex­plo­ta­ción ni en un ac­ce­so de­sigual a la ri­que­za”, afir­ma. Se­gún su te­sis, las cas­tre­ñas se­rían so­cie­da­des rea­cias al cam­bio y con eco­no­mías de sub­sis­ten­cia, y en ellas so­lo ha­brían es­ta­lla­do con­flic­tos de for­ma “es­tric­ta­men­te ac­ci­den­tal”, no de­bi­do a la ló­gi­ca de una so­cie­dad aris­to­crá­ti­ca o gue­rre­ra.

¿Más o me­nos vio­len­tos?

La vi­sión de Brais Cu­rrás se opo­ne fron­tal­men­te a la de Xurxo Ayán, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co, que plan­tea una Edad del Hie­rro je­rár­qui­ca, vio­len­ta y en cons­tan­te evo­lu­ción. Pa­ra Ayán y otros in­ves­ti­ga­do­res afi­nes, los pue­blos cas­tre­ños se ca­rac­te­ri­za­ron por su di­na­mis­mo, prin­ci­pal­men­te a par­tir del si­glo IV a. C., cuando la cre­cien­te com­ple­ji­dad so­cial se ha­bría ma­ni­fes­ta­do a ni­vel ar­qui­tec­tó­ni­co en la je­rar­qui­za­ción de los es­pa­cios. Se­ña­lan que en al­gu­nos po­bla­dos co­mo Cas­tro­lan­dín y Mon­te do Cas­tro, cer­ca­nos a Pon­te­ve­dra, se ob­ser­van ca­ba­ñas en una si­tua­ción pre­do­mi­nan­te, no tan­to por su ma­yor ta­ma­ño co­mo por su em­pla­za­mien­to en una zo­na ele­va­da. Xurxo Ayán vin­cu­la la mo­nu­men­ta­li­dad de al­gu­nos cas­tros con el ca­rác­ter gue­rre­ro de los cas­tren­ses: “A

par­tir del si­glo IV a. C. tie­ne lu­gar un pro­ce­so que con­du­ce a la apa­ri­ción de éli­tes gue­rre­ras que con­tro­lan el po­der”. El es­tu­dio de ma­te­ria­les des­en­te­rra­dos (ce­rá­mi­cas de ori­gen pú­ni­co, cuen­tas de pas­ta ví­trea ocu­la­das, arí­ba­los y ala­bas­tro­nes, res­tos de or­fe­bre­ría...) in­di­ca­ría asi­mis­mo, se­gún Ayán, que hu­bo je­rar­quías y di­fe­ren­cias so­cia­les. Es­te in­ves­ti­ga­dor tam­bién po­ne en en­tre­di­cho la idea de una eco­no­mía de sub­sis­ten­cia. Ava­la­ría su te­sis el des­cu­bri­mien­to de ya­ci­mien­tos don­de ape­nas hay vi­vien­das, y los es­pa­cios for­ti­fi­ca­dos pa­re­cen al­ber­gar es­truc­tu­ras des­ti­na­das al al­ma­ce­na­je de ex­ce­den­tes agrí­co­las, ca­so del cas­tro de Laias.

Dos pun­tos de in­fle­xión

Las di­ver­gen­cias tam­bién aflo­ran a la ho­ra de mar­car una fe­cha cla­ve en la his­to­ria de los cas­tros. Pa­ra Cu­rrás, el si­glo IV a. C. no fue tan de­ter­mi­nan­te co­mo el II a. C., a su cri­te­rio, el del ini­cio de la in­fluen­cia ro­ma­na. Una in­fluen­cia pre­via in­clu­so a la con­quis­ta de Au­gus­to, que se ha­bría ma­te­ria­li­za­do en la apa­ri­ción de gran­des cas­tros, co­mo el de San Ci­brao de Lás. Ayán con­tra­di­ce su te­sis, ar­gu­men­tan­do que mu­chas de las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas con­si­de­ra­das ro­ma­nas ha­bían lle­ga­do a Ga­li­cia si­glos an­tes. Ejem­pli­fi­ca es­te ade­lan­to con el cas­tro de A Lan­za­da. Se­gún él, su fac­to­ría de ela­bo­ra­ción de pro­duc­tos de sa­la­do se­ría pre­via a la lle­ga­da de los ro­ma­nos. “Aquí ve­mos to­da una es­tra­te­gia de ex­plo­ta­ción in­dus­trial del mar, con pes­ca de ba­ju­ra in­clui­da y has­ta cap­tu­ra de ba­lle­nas. Tam­bién se do­cu­men­ta una ar­qui­tec­tu­ra mo­nu­men­tal sin pre­ce­den­tes, con in­no­va­do­ras so­lu­cio­nes cons­truc­ti­vas (con­tra­fuer­tes, cha­fla­nes, mam­pos­te­ría de gran ca­li­dad, mor­te­ro de cal, ar­ga­ma­sas de­pu­ra­das...), por lo me­nos dos­cien­tos años an­tes de la con­quis­ta ro­ma­na”, ase­gu­ra Ayán. Pe­ro es­ta da­ta­ción se­ría erró­nea a ojos de Cu­rrás, que si­túa el cas­tro de A Lan­za­da en­tre los si­glos II y I a. C.

Mien­tras la con­tro­ver­sia pa­re­ce no te­ner fin, las in­ves­ti­ga­cio­nes de cam­po no ce­san.

LO QUE AL­GU­NOS EX­PER­TOS CON­SI­DE­RAN IN­FLUEN­CIAS RO­MA­NAS, OTROS LO CA­LI­FI­CAN DE AVAN­CES AN­TE­RIO­RES

En la ac­tua­li­dad, los tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos en cas­tros co­mo A Lan­za­da y Mon­te do Cas­tro en Pon­te­ve­dra, Baroña y El­vi­ña en La Co­ru­ña, San Ci­brao de Lás en Oren­se o Castromaior en Lu­go si­guen pro­por­cio­nan­do luz al es­tu­dio de una época so­bre la que que­da mu­cho por es­cri­bir. Los re­no­va­dos in­tere­ses por as­pec­tos co­mo la re­li­gión, la ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos agrí­co­las y fo­res­ta­les, la mi­ne­ría y la pes­ca o la siem­pre po­lé­mi­ca es­truc­tu­ra so­cial y económica se­gui­rán apor­tan­do nue­vas pers­pec­ti­vas al co­no­ci­mien­to de los pue­blos cas­tre­ños. Pro­ta­go­nis­tas de la pri­me­ra gran trans­for­ma­ción del pai­sa­je del no­roes­te pe­nin­su­lar, es­tos aún se eri­gen en ce­lo­sos guar­dia­nes de sus se­cre­tos.

CAS­TRO DE BAROÑA, en la cos­ta de La Co­ru­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.