Da­ma de El­che

MO­NE­DA DE CAM­BIO

Historia y Vida Especial (Prisma) - - SUMARIO - C. Jo­ric, pe­rio­dis­ta.

Ad­qui­ri­da ini­cial­men­te por el Mu­seo del Lou­vre, sim­bo­li­zó la

pér­di­da del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co es­pa­ñol.

Des­cu­bier­ta por ca­sua­li­dad ha­ce más de cien años, la Da­ma de El­che fue el sím­bo­lo de la pér­di­da del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co es­pa­ñol y mo­ne­da de cam­bio en­tre Fran­co y el ma­ris­cal Pé­tain du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Día 4 de agos­to de 1897. La Al­cu­dia de El­che, Ali­can­te. Un gru­po de jor­na­le­ros es­tá rea­li­zan­do tra­ba­jos agrí­co­las en un te­rreno pro­pie­dad del doc­tor Ma­nuel Cam­pe­llo Antón. A me­dia ma­ña­na, mien­tras se to­man un des­can­so, el hi­jo de uno de ellos, Ma­nuel Cam­pe­llo Es­clá­pez, gol­pea el aza­dón con­tra una pie­dra. Al ir a sa­car­la se da cuen­ta de que no es un sim­ple pe­drus­co, sino una fi­gu­ra con for­ma de bus­to de mu­jer. De es­ta ma­ne­ra for­tui­ta, “Ma­no­li­co”, co­mo era co­no­ci­do en el pue­blo, aca­ba­ba de des­cu­brir una de las pie­zas cla­ve de la cul­tu­ra ibé­ri­ca y uno de los ico­nos más em­ble­má­ti­cos de la ar­queo­lo­gía es­pa­ño­la.

La que más ade­lan­te se­ría co­no­ci­da co­mo Da­ma de El­che fue en­con­tra­da en una zo­na po­bla­da des­de la prehis­to­ria y co­no­ci­da en época ro­ma­na co­mo Iu­lia Illi­ci Au­gus­ta. Ba­jo el do­mi­nio mu­sul­mán, la ciu­dad de La Al­cu­dia, que sig­ni­fi­ca “mon­tícu­lo” en ára­be, se tras­la­dó unos tres ki­ló­me­tros al no­roes­te, a la parte llana, en la ac­tual El­che. En los ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos de la zo­na se han ha­lla­do res­tos de di­ver­sas épo­cas, des­de ha­chas per­te­ne­cien­tes a la Edad del Bron­ce has­ta pie­zas ibe­ras, ro­ma­nas, vi­si­go­das y de época ca­li­fal. La Da­ma se en­con­tró en un es­tra­to de época ro­ma­na, ane­xa a la an­ti­gua mu­ra­lla de la ciu­dad y ocul­ta en un es­con­dri­jo he­cho con lo­sas de pie­dra. Po­si­ble­men­te de­bió de ser es­con­di­da pa­ra li­brar­la de al­gún pe­li­gro, qui­zá re­la­cio­na­do con la do­mi­na­ción púnica. La es­cul­tu­ra es un bus­to fe­me­nino de 65 kg de pe­so y 56 cm de al­tu­ra ta­lla­do en pie­dra ca­li­za. Es­tá ri­ca­men­te or­na­men­ta­do, sal­vo en la parte pos­te­rior, don­de po­see una

tos­ca ca­vi­dad se­mi­es­fé­ri­ca. Las hi­pó­te­sis so­bre la fun­ción de es­ta han si­do va­rias: re­li­ca­rio, ca­ja de re­so­nan­cia, so­por­te pa­ra po­der­la col­gar... En 2011, el CSIC reali­zó un aná­li­sis en el que de­mos­tró que la fun­ción de es­te hue­co dor­sal era el de ser­vir co­mo ur­na ci­ne­ra­ria. Tam­bién pa­re­ce ha­ber po­cas du­das so­bre su da­ta­ción.

¿Quién es esa chi­ca?

A pe­sar de que, aten­dien­do a cri­te­rios téc­ni­cos y es­ti­lís­ti­cos, pa­re­cía evi­den­te que la pie­za per­te­ne­cía a fi­na­les del si­glo V y prin­ci­pios del IV a. C., el con­tex­to ar­queo­ló­gi­co en el que se ha­lló (una ciu­dad ro­ma­na), su sin­gu­la­ri­dad den­tro del ar­te ibé­ri­co, la ex­tra­or­di­na­ria ca­li­dad de su labra y su buen es­ta­do de con­ser­va­ción lle­vó a al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res a da­tar­la en fe­cha pos­te­rior, en época ro­ma­na, e in­clu­so a es­pe­cu­lar con que era una fal­si­fi­ca­ción mo­der­na. Un aná­li­sis de su po­li­cro­mía pre­sen­ta­do en 2005 de­mos­tró la au­ten­ti- ci­dad de la es­cul­tu­ra, al re­ve­lar la an­ti­güe­dad de los pig­men­tos que en ori­gen cu­brían to­da la fi­gu­ra (y que aún con­ser­va­ba en gran parte cuando fue des­en­te­rra­da). Sin em­bar­go, no to­das las in­cóg­ni­tas han si­do re­suel­tas. Si­guen exis­tien­do du­das acer­ca de su es­truc­tu­ra. ¿Fue siem­pre un bus­to, co­mo la ve­mos aho­ra, o era una es- ta­tua de cuer­po en­te­ro, co­mo la Da­ma de Baza? Tam­po­co se sa­be na­da so­bre a quién re­pre­sen­ta­ba. ¿Era el ros­tro idea­li­za­do a la ma­ne­ra grie­ga de una di­vi­ni­dad? ¿O era el re­tra­to, idea­li­za­do o no, de la mu­jer a quien ha­brían per­te­ne­ci­do las ce­ni­zas: una sa­cer­do­ti­sa, una da­ma de la aris­to­cra­cia o una no­via ri­ca­men­te ata­via­da?

Una vez des­en­te­rra­da la es­cul­tu­ra, los jor­na­le­ros le co­mu­ni­ca­ron el ha­llaz­go al doc­tor Cam­pe­llo, que mandó tras­la­dar­la has­ta su ca­sa de El­che. Al prin­ci­pio la co­lo­có en el sa­lón, don­de fue ad­mi­ra­da por re­pre­sen­tan­tes mu­ni­ci­pa­les y de la al­ta so­cie­dad ili­ci­ta­na. Pe­ro an­te los re­que­ri­mien­tos del ve­cin­da­rio, de­seo­sos de con­tem­plar a la que ya ha­bían bau­ti­za­do co­mo “Rei­na mo­ra”, aca­bó por ex­po­ner­la en el

SU CA­LI­DAD Y ES­TA­DO DE CON­SER­VA­CIÓN LLE­VÓ A AL­GU­NOS A CREER QUE ERA UNA FAL­SI­FI­CA­CIÓN

bal­cón pa­ra que to­dos pu­die­ran ver­la. El mé­di­co in­for­mó del des­cu­bri­mien­to al tío de su mu­jer, el ar­queó­lo­go, cro­nis­ta y ar­chi­ve­ro mu­ni­ci­pal Pe­dro Iba­rra Ruiz. Es­te fo­to­gra­fió la es­cul­tu­ra, re­dac­tó un pri­mer do­cu­men­to (don­de iden­ti­fi­ca el bus­to co­mo “el dios Apo­lo co­ro­na­do por su ca­rro de sol”) y di­fun­dió la no­ti­cia a la pren­sa. Tam­bién hi­zo par­tí­ci­pe del des­cu­bri­mien­to a su co­le­ga el ar­queó­lo­go, hispanista

y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bur­deos Pie­rre Pa­ris, a quien ha­bía in­vi­ta­do a la ciu­dad con mo­ti­vo de las fies­tas del Mis­te­rio (14 y 15 de agos­to).

De­ma­sia­do ten­ta­dor

Se­gún de­jó es­cri­to el pro­pio Pa­ris, en cuan­to vio la es­cul­tu­ra en ca­sa del mé­di­co se per­ca­tó de su va­lor y qui­so ad­qui­rir­la. Sin más de­mo­ra, en­vió una so­li­ci­tud de com­pra al Lou­vre acom­pa­ña­da por una fo­to­gra­fía de la pie­za. Al po­co tiem­po re­ci­bió un telegrama con la si­guien­te fra­se: “Ofrez­ca de enero a abril”. Es de­cir, de 1.000 a 4.000 fran­cos. En un pri­mer mo­men­to, el doc­tor Cam­pe­llo se mos­tró re­ti­cen­te a ven­der­la. Ha­bía te­ni­do una ma­la ex­pe­rien­cia con la ven­ta al Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Nacional de un con­jun­to de antigüedades de La Al­cu­dia, por la que aún le de­bían dinero, y no es­ta­ba dis­pues­to a que le ocu­rrie­ra lo mis­mo con otra ins­ti­tu­ción. De la mis­ma opi­nión era Pe­dro Iba­rra, que des­de el prin­ci­pio se

EL LOU­VRE EN­VIÓ A PA­RIS UN TELEGRAMA: “OFREZ­CA DE ENERO A ABRIL”, ES DE­CIR, DE 1.000 A 4.000 FRAN­COS

opu­so a la ven­ta adu­cien­do que la es­cul­tu­ra de­bía que­dar­se en Es­pa­ña. Pe­ro cuando el ar­queó­lo­go fran­cés ofre­ció 4.000 fran­cos, una su­ma con­si­de­ra­ble pa­ra la época, ade­más de la ga­ran­tía de uno de los mu­seos más im­por­tan­tes del mun­do, Cam­pe­llo cam­bió de opi­nión: el 18 de agos­to de 1897, tan so­lo dos se­ma­nas des­pués de su des­cu­bri­mien­to, la Da­ma de El­che pa­só a ser pro­pie­dad del Lou­vre.

¿Por qué no in­ten­tó el go­bierno es­pa­ñol com­prar la es­cul­tu­ra? La res­pues­ta no es­tá cla­ra. Se­gún unas ver­sio­nes, co­mo la del pro­pio Pie­rre Pa­ris, el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co no se hi­zo con la pie­za por­que no qui­so. Al pa­re­cer, aun­que su di­rec­tor fue su­pues­ta­men­te in­for­ma­do por car­ta del des­cu­bri­mien­to (la car­ta nun­ca se ha en­con­tra­do), no mos­tró de­ma­sia­do in­te­rés en ad­qui­rir­la. Otros es­tu­dio­sos po­nen en du­da esa ver­sión y ha­blan de que, más que por la fal­ta de in­te­rés de las ins­ti­tu­cio­nes es­pa­ño­las, la es­cul­tu­ra se ven­dió a Fran­cia a

cau­sa de la ra­pi­dez de re­fle­jos de Pa­ris, la su­cu­len­ta ofer­ta que reali­zó y las ma­las re­la­cio­nes exis­ten­tes en­tre el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co y la fa­mi­lia Cam­pe­llo. Co­mo era de es­pe­rar, la ven­ta de la es­cul­tu­ra pro­vo­có en los círcu­los aca­dé­mi­cos una gran in­dig­na­ción. La pér­di­da de la Da­ma de El­che pu­so de ma­ni­fies­to la ne­ce­si­dad de ela­bo­rar una ley de pa­tri­mo­nio que pu­sie­ra freno a la sa­li­da de obras de ar­te de te­rri­to­rio es­pa­ñol. A pe­sar de las pro­tes­tas, di­cha ley se de­mo­ró has­ta 1911.

Una jo­ya en el Lou­vre

Co­mo fue­ra, el 30 de agos­to de 1897, el bus­to era em­bar­ca­do en Ali­can­te rumbo a Mar­se­lla. Cua­tro me­ses des­pués, a fi­na­les de di­ciem­bre, la es­cul­tu­ra, bau­ti­za­da ya ofi­cial­men­te co­mo Da­ma de El­che, fue ex­pues­ta por pri­me­ra vez en el Lou­vre. Lo in­cier­to de su ori­gen hi­zo que fue­ra ca­ta­lo­ga­da co­mo una pie­za “grie­ga orien­ta­li­zan­te”, por lo que fue co­lo­ca­da en el de­par­ta­men­to de Antigüedades Orien­ta­les. La re­per­cu­sión que tu­vo en­tre el es­ta­men- to in­te­lec­tual fue no­ta­ble. Des­de la in­va­sión na­po­leó­ni­ca, el in­te­rés por la atra­sa­da pe­ro pin­to­res­ca Es­pa­ña se ha­bía dis­pa­ra­do en­tre los via­je­ros ro­mán­ti­cos y es­tu­dio­sos fran­ce­ses. El “mis­te­rio­so” ar­te ibé­ri­co, del que ape­nas se sa­bía na­da (se pen­sa­ba que era fe­ni­cio o grie­go con in­fluen­cia orien­tal), cau­ti­vó a los ar­queó­lo­gos y co­lec­cio- nis­tas. Des­de 1879, cuando el con­ser­va­dor de Antigüedades Orien­ta­les del Lou­vre des­cu­brió en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Pa­rís, unas es­cul­tu­ras ibé­ri­cas per­te­ne­cien­tes al ya­ci­mien­to del Ce­rro de los San­tos (Al­ba­ce­te), las ex­ca­va­cio­nes ar-

LA DA­MA DE EL­CHE FUE UNA DE LAS MU­CHAS PIE­ZAS QUE SA­LIE­RON RUMBO A LOS MU­SEOS FRAN­CE­SES

queo­ló­gi­cas fran­ce­sas se su­ce­die­ron en An­da­lu­cía y Le­van­te. “Es aho­ra o nun­ca el mo­men­to de con­quis­tar Es­pa­ña”, es­cri­bió el con­ser­va­dor. La Da­ma de El­che fue una de las mu­chas pie­zas que des­de 1892, año en el que el Lou­vre ad­qui­rió sus pri­me­ras obras ibé­ri­cas, sa­lie­ron de te­rri­to­rio es­pa­ñol rumbo a los mu­seos fran­ce­ses.

A lo lar­go de los más de cua­ren­ta años que la es­ta­tua per­ma­ne­ció fue­ra de Es­pa­ña su va­lor sen­ti­men­tal no de­jó de cre­cer den­tro del país. Co­mo di­cen las cró­ni­cas de la época, “no ha­bía es­pa­ñol que al lle­gar a Pa­rís de­ja­se de vi­si­tar el fa­mo­so bus­to la­men­tan­do ver a esa es­pa­ño­la fue­ra de su pa­tria”. A par­tir de los años vein­te, las re­cla­ma­cio­nes pa­ra que la Da­ma re­gre­sa­ra a su lu­gar de ori­gen se hi­cie­ron ca­da vez más in­ten­sas. En 1928, coin­ci­dien­do con la inau­gu­ra­ción de la Ca­sa de Ve­láz­quez en Ma­drid (ins­ti­tu­ción fran­ce­sa de­di­ca­da al his­pa­nis­mo), la pren­sa se hi­zo eco de es­ta rei­vin­di­ca­ción. No se co­no­ce si en ese mo­men­to hu­bo una pe­ti­ción for­mal, pe­ro sí pa­re­ce evi­den­te que, a par­tir de ese año, el in­te­rés por re­cu­pe­rar la es­cul­tu­ra de­jó de ser una re­cla­ma­ción cir- cuns­cri­ta ca­si ex­clu­si­va­men­te a los en­tor­nos aca­dé­mi­cos pa­ra con­ver­tir­se en al­go pa­re­ci­do a una cues­tión de Es­ta­do.

De­vol­ver la Da­ma

En 1935 se die­ron los pri­me­ros pa­sos pa­ra que la Da­ma de El­che re­gre­sa­ra a Es­pa­ña. De nue­vo coin­ci­dió con otra inau­gu­ra­ción de la Ca­sa de Ve­láz­quez, es­ta vez con mo­ti­vo de unas obras de am­plia­ción. La pre­sen­cia del mi­nis­tro de Edu­ca­ción fran­cés fue el mo­men­to ele­gi­do por el go­bierno es­pa­ñol pa­ra ini­ciar un pri­mer acer­ca­mien­to. Co­mo mues­tran dos car­tas con­ser­va­das en los ar­chi­vos del Mu­seo del Prado, du­ran­te el mes de ma­yo se pro­du­je­ron las pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes acer­ca de un po­si­ble in­ter­cam­bio en­tre los dos paí­ses. Es­pa­ña que­ría la Da­ma, y a cam­bio ofre- ce­ría una obra fran­ce­sa de la co­lec­ción del Prado, una pin­tu­ra de Wat­teau, Clau­dio de Lo­re­na o Pous­sin. Tam­bién se ba­ra­jó otra po­si­bi­li­dad: que la es­cul­tu­ra vol­vie­ra a Es­pa­ña pe­ro se ex­pu­sie­ra en la Ca­sa de Ve­láz­quez, con lo que se­gui­ría es­tan­do en sue­lo fran­cés. Aun­que se des­co­no­ce có­mo se desa­rro­lla­ron las con­ver­sa­cio­nes, es fá­cil su­po­ner que es­tas se in­te­rrum­pie­ron tras el es­ta­lli­do, unos me­ses des­pués, de la Gue­rra Ci­vil. De he­cho, no se­rá has­ta des­pués de la con­tien­da cuando se vuel­va a te­ner no­ti­cias de es­te te­ma.

El 18 de ju­nio de 1940, cua­tro días des­pués de que las tro­pas ale­ma­nas en­tra­ran en Pa­rís, el al­cal­de de Ali­can­te en­vió un telegrama al Mi­nis­te­rio de Go­ber­na­ción su­gi­rien­do que ha­bría que apro­ve­char las “trascendentales cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas”

pa­ra re­cu­pe­rar la Da­ma de El­che. Ar­chi­vis­tas y res­pon­sa­bles ar­tís­ti­cos se su­ma­ron a es­ta pe­ti­ción y re­cla­ma­ron más de­vo­lu­cio­nes: las de­más pie­zas ibé­ri­cas que se guar­da­ban en el Lou­vre y el res­to de los do­cu­men­tos del Ar­chi­vo de Si­man­cas que fue­ron ro­ba­dos du­ran­te la in­va­sión na­po­leó­ni­ca y de los que so­lo una parte fue res­ti­tui­da. La reac­ción del go­bierno no se hi­zo es­pe­rar. El 3 de ju­lio, el co­mi­sa­rio del Ser­vi­cio de De­fen­sa del Pa­tri­mo­nio fue de­sig­na­do “pa­ra rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción en los de­pó­si­tos de ob­je­tos ar­tís­ti­cos ro­ba­dos por los mar­xis­tas y exis­ten­tes en Fran­cia”.

Apro­ve­char el mo­men­to

El 12 de oc­tu­bre lle­ga­ba a Pa­rís una de­le­ga­ción es­pa­ño­la pa­ra re­unir­se con el di­rec­tor del Lou­vre. En­tre ellos es­ta­ba el pin­tor Jo­sé Ma­ría Sert, pie­za cla­ve en es­ta ne­go­cia­ción. Gra­cias a su co­no­ci­mien­to del país (vi­vía en Fran­cia des­de ha­cía más de cua­ren­ta años), sus contactos con el en­torno po­lí­ti­co y ar­tís­ti­co fran­cés y su fuer­te com- pro­mi­so con la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co es­pa­ñol tras los es­tra­gos de la Gue­rra Ci­vil (cuando fue­ron des­trui­das sus pin­tu­ras mu­ra­les de la ca­te­dral de Vic), el ar­tis­ta ca­ta­lán fa­ci­li­tó las con­ver­sa­cio­nes ac­tuan­do co­mo in­ter­me­dia­rio.

La de­le­ga­ción pu­so so­bre la me­sa una pe­ti­ción. So­li­ci­ta­ba la de­vo­lu­ción por parte del Es­ta­do fran­cés de una se­rie de obras de ar­te ad­qui­ri­das de for­ma re­gu­lar, pe­ro de gran va­lor his­tó­ri­co y sen­ti­men­tal pa­ra Es­pa­ña. El lo­te in­cluía las si­guien­tes: el cua­dro de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción (1678) de Mu­ri­llo, que fue ex­po­lia­do por el ma­ris­cal Soult du­ran­te la in­va­sión na­po­leó­ni­ca, aun­que ad­qui­ri­do le­gal­men­te por el Lou­vre; las co­ro­nas vo­ti­vas vi­si­go­das per­te­ne­cien­tes al te­so­ro de Gua­rra­zar, ven­di­das en 1859 al Mu­seo de Cluny por un oficial fran­cés re­ti­ra­do en Es­pa­ña; una se­lec­ción de es­cul­tu­ras ibé­ri­cas pre­rro­ma­nas ha­lla­das en las ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas que Fran­cia reali­zó en sue­lo es­pa­ñol has­ta 1911 (Osu­na, el Sa­lo­bral); y, por su­pues­to, la an­sia­da Da­ma de El­che, que en esos mo­men­tos se en­con­tra­ba pro­te­gi­da en el cas­ti­llo de Mon­tau­ban (Tou­lou­se),

EN 1940, TRAS LA EN­TRA­DA DE LOS ALE­MA­NES EN PA­RÍS, ES­PA­ÑA SO­LI­CI­TÓ LA DE­VO­LU­CIÓN DE LA DA­MA

en la zo­na no ocu­pa­da. Apar­te, es­pe­ra­ban, “por la amis­tad que une a los dos paí­ses”, que tam­bién fue­ran res­ti­tui­dos los ar­chi­vos de Si­man­cas que se lle­vó Na­po­león co­mo bo­tín de gue­rra. En con­tra­par­ti­da, el go­bierno es­pa­ñol es­ta­ba dis­pues­to a dar uno de los dos re­tra­tos de Ma­ria­na de Aus­tria que pin­tó Ve­láz­quez (el con­si­de­ra­do de in­fe­rior ca­li­dad), una pin­tu­ra de El Gre­co (al fi­nal, la ele­gi­da fue uno de los dos re­tra­tos de An­to­nio de Co­va­rru­bias que se

con­ser­va­ban en To­le­do) y la tien­da de cam­pa­ña de Fran­cis­co I, lla­ma­da “de pa­ño de oro”, que fue ob­te­ni­da en la ba­ta­lla de Pa­vía (1525) y se guar­da en la Real Ar­me­ría de Ma­drid. En el re­par­to fi­nal, es­ta se­ría sus­ti­tui­da por un ta­piz ba­sa­do en el car­tón de Go­ya La ri­ña en la ven­ta nue­va con­ser­va­do en el Mu­seo del Prado.

Los usos po­lí­ti­cos

Sor­pren­den­te­men­te, Fran­cia acep­tó. En ju­nio de 1941 se fir­mó el acuer­do en­tre los dos paí­ses. ¿Có­mo fue po­si­ble que ac­ce­die­ra a un in­ter­cam­bio tan de­sigual? La ex­pli­ca­ción hay que bus­car­la en la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca fa­vo­ra­ble a Es­pa­ña que se da­ba en ese mo­men­to en­tre los dos paí­ses. A fi­na­les de 1940, cuando se rea­li­za la pe­ti­ción, el ma­ris­cal Pé­tain te­me que Fran­co aca­be en­tran­do en gue­rra del la­do ale­mán. Por esa época, el ré­gi­men fran­quis­ta no ocul­ta­ba sus sim­pa­tías por las fuer­zas del Eje

PÉ­TAIN FUE ACU­SA­DO POR LOS ES­TA­MEN­TOS CUL­TU­RA­LES FRAN­CE­SES DE “PO­NER EL AR­TE AL SER­VI­CIO DE LA PO­LÍ­TI­CA”

(el 12 de ju­nio cam­bió su es­ta­do de neutralidad por el de no be­li­ge­ran­cia) ni los be­ne­fi­cios te­rri­to­ria­les (de Ma­rrue­cos a Gi­bral­tar) que, en ca­so de en­trar en gue­rra, es­pe­ra­ba ob­te­ner a cam­bio. El go­bierno de Vichy, cons­cien­te de la ame­na­za que su­pon­dría pa­ra sus co­lo­nias del nor­te de Áfri­ca un cam­bio de pos­tu­ra de Es­pa­ña, se vio im­pe­li­do a es­tre­char la­zos di­plo­má­ti­cos con Fran­co. Y qué me­jor ges­to de amis­tad que ac­ce­der al in­ter­cam­bio pro­pues­to por las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las.

La ce­le­ri­dad con la que es­te ges­to se lle­vó a ca­bo (la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción lle­gó a Es­pa­ña in­clu­so an­tes de que se fir­ma­ra el acuer­do) po­ne de ma­ni­fies­to la ur­gen­cia del Eje­cu­ti­vo fran­cés por sa­tis­fa­cer las pe­ti­cio­nes del ré­gi­men de Fran­co. A pe­sar de que el go­bierno de Vichy in­ten­tó en­sal­zar, de ca­ra a la opi­nión pú­bli­ca, la ca­li­dad de las obras re­ci­bi­das en el in­ter­cam­bio, pa­re­ce evi­den­te que es­ta­ban más preo­cu­pa­dos por el va­lor po­lí­ti­co del acuer­do que por su con­te­ni­do ar­tís­ti­co. De he­cho, años más tar­de, co­mo re­co­gió el pe­rió­di­co Le Mon­de, Pé­tain fue acu­sa­do por los pro­pios es­ta­men­tos cul­tu­ra­les fran­ce­ses de “po­ner el ar­te al ser­vi­cio de la po­lí­ti­ca”. La Da­ma de El­che lle­gó a Es­pa­ña el 8 de fe­bre­ro de 1941. Unos me­ses des­pués, el 27 de ju­nio, se ins­ta­ló en el Mu­seo del Prado con gran pom­pa y se­gui­mien­to por parte de la pren­sa. Su re­gre­so fue ce­le­bra­do co­mo un gran triun­fo por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. Por un la­do, su­po­nía una vic­to­ria con­tra un enemi­go se­cu­lar (la in­va­sión na­po­leó­ni­ca es­ta­ba to­da­vía muy pre­sen­te en la me­mo­ria co­lec­ti­va es­pa­ño­la), y por otro, un ejem­plo de la fir­me vo­lun­tad del nue­vo go­bierno de re­cu­pe­rar el or­gu­llo y la gran­de­za de Es­pa­ña. La pro­pa­gan­da del ré­gi­men uti­li­zó las obras re­pa­tria­das pa­ra en­sal­zar los va­lo­res de la ra­za es­pa­ño­la y evo­car el pa­sa­do glo­rio­so de la na­ción. De es­ta ma­ne­ra, los orí­ge­nes ibé­ri­cos de la Da­ma, el ca­to­li­cis­mo con­tra­rre­for­mis­ta del cua­dro de Mu­ri­llo, los ar­chi­vos de Si­man­cas per­te­ne­cien­tes a la época de la Es­pa­ña im­pe­rial o la con­ver­sión al cris­tia­nis­mo y la uni­dad te­rri­to­rial que evo­ca­ban las co­ro­nas vi­si­go­das fue­ron in­ter­pre­ta­dos en cla­ve pa­trió­ti­ca por la pro­pa­gan­da na­cio­nal­ca­to­li­cis­ta, co­mo si ca­da una de esas pie­zas hu­bie­ran si­do parte esen­cial en la for­ma­ción de la iden­ti­dad nacional.

La Da­ma de El­che per­ma­ne­ció en el Mu­seo del Prado has­ta 1971, cuando fue tras­la- da­da a su ac­tual ubi­ca­ción, el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Nacional. Aban­do­nó dos ve­ces Ma­drid pa­ra ser lle­va­da a su lu­gar de ori­gen. La pri­me­ra, en 1965, con mo­ti­vo del sép­ti­mo cen­te­na­rio del Mis­te­rio de El­che; la se­gun­da, en 2006, cuando per­ma­ne­ció ex­pues­ta du­ran­te seis me­ses en el re­cién inau­gu­ra­do Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co y de His­to­ria de El­che. El re­gre­so de­fi­ni­ti­vo de la Da­ma a El­che es una vie­ja as­pi­ra­ción de la ciu­dad le­van­ti­na. En agos­to de 2015, con mo­ti­vo del 118 aniver­sa­rio de su des­cu­bri­mien­to, el go­bierno lo­cal volvió a re­cla­mar­la, e in­clu­so pro­pu­so una fór­mu­la pa­ra ello: con­ver­tir el mu­seo ili­ci­tano en una sub­se­de del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Nacional es­pe­cia­li­za­da en ar­te ibé­ri­co. La pe­ti­ción fue re­cha­za­da.

MO­NU­MEN­TO en La Al­cu­dia (Ali­can­te) que con­me­mo­ra el lu­gar don­de fue des­cu­bier­ta la Da­ma de El­che.

FA­CHA­DA SUR DEL PA­RI­SINO Mu­seo del Lou­vre an­te el Pont Ro­yal, que cru­za el río Se­na.

FRAN­CO y Pé­tain en Mont­pe­llier, fe­bre­ro de 1941. A la dcha., sa­la del MAN en que se ex­pu­so la Da­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.