Se­gó­bri­ga

LAPIS SPECULARIS

Historia y Vida Especial (Prisma) - - SUMARIO - R. Ce­brián, ar­queó­lo­ga.

Un ti­po de ye­so con­vir­tió una al­dea cel­tí­be­ra en mu­ni­ci­pio ro­mano.

La ubi­ca­ción de Se­gó­bri­ga no es casual. Es­ta pe­que­ña al­dea cel­tí­be­ra trans­for­ma­da en ciu­dad ro­ma­na se si­túa so­bre un ce­rro (el de Ca­be­za del Grie­go, en el tér­mino mu­ni­ci­pal de Sae­li­ces, Cuen­ca) a 857 me­tros so­bre el ni­vel del mar. El Gi­güe­la, afluen­te del Gua­dia­na, la atra­vie­sa por el sur. Su ele­va­ción y pro­xi­mi­dad a es­te río, que ser­vía de fo­so na­tu­ral, la con­vir­tie­ron en un pun­to es­tra­té­gi­co cla­ve de la Me­se­ta Orien­tal. Ade­más, el lu­gar cons­ti­tuía un cru­ce en las vías pro­ce­den­tes del va­lle del Gua­dal­qui­vir (Mé­ri­da y To­le­do) en di­rec­ción a la cos­ta (Va­len­cia y Car­ta­ge­na). La pri­me­ra re­fe­ren­cia do­cu­men­ta­da al lu­gar co­rres­pon­de al geó­gra­fo grie­go Es­tra­bón (ss. I a. C.- I d. C.), que in­di­ca: “Son, ade­más, ciu­da­des de los celtíberos Se­gó­bri­ga y Bil­bi­lis, al­re­de­dor de las cua­les lu­cha­ron Me­te­lo y Ser­to­rio”. La des­truc­ción de la cer­ca­na Kon­ter­bia Kar­bi­ca du­ran­te el con­flic­to al que alu­de el sa­bio he­leno con­vir­tió Se­gó­bri­ga en cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo ro­mano de to­da la re­gión, una zo­na mi­ne­ra ri­ca en el ye­so lapis specularis.

A me­dia­dos del si­glo I a. C., coin­ci­dien­do con la pri­me­ra emi­sión mo­ne­ta­ria de la ceca de Se­gó­bri­ga, se ini­ció su desa­rro­llo ur­bano con la cons­truc­ción de una se­rie de vi­vien­das en la la­de­ra nor­te del ce­rro, ex­ca­va­das en 2009. En esa época tam­bién de­bió de eri­gir­se gran parte del tra­za­do

La ri­que­za ge­ne­ra­da por la ex­plo­ta­ción y co­mer­cia­li­za­ción de es­te ye­so, útil pa­ra acris­ta­lar ven­ta­nas, per­mi­tió la trans­for­ma­ción de la pe­que­ña al­dea cel­tí­be­ra de Se­gó­bri­ga en mu­ni­ci­pio ro­mano.

de la mu­ra­lla y las de­no­mi­na­das ter­mas del tea­tro. El res­to de las es­truc­tu­ras le­van­ta­das que­da­rían se­pul­ta­das ba­jo gran­des ver­ti­dos de tie­rra, a cau­sa de la re­for­ma ur­ba­nís­ti­ca em­pren­di­da en época au­gus­tea, que transformó el asen­ta­mien­to cel­tí­be­ro en ciu­dad ro­ma­na.

Por de­ci­sión de Au­gus­to

Au­gus­to ele­vó Se­gó­bri­ga a mu­ni­ci­pio en su via­je a His­pa­nia el año 15 a. C. Tal vez vi­si­tó la ciu­dad acom­pa­ña­do de su se­cre­ta­rio per­so­nal, al que los se­go­bri­gen­ses ho­me­na­jea­ron con un pe­des­tal de es­ta­tua em­pla­za­do en el fo­ro (en el que se lee “M. Por­cius M. f. Pup”), ha­lla­do en 2002. Se em­pe­zó a eri­gir en­ton­ces el fo­ro –una gran pla­za en­lo­sa­da, ro­dea­da de pór­ti­cos y de los edi­fi­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos más sig­ni­fi­ca­ti­vos, co­mo la cu­ria y la ba­sí­li­ca– y una se­gun­da pla­za al nor­te, que ocu­pó el es­pa­cio li­bre que dis­ta­ba has­ta la mu­ra­lla. En las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo I de nues­tra era se con­clu­ye­ron las obras del tea­tro, el an­fi­tea­tro, el au­la ba­si­li­cal y las ter­mas mo­nu­men­ta­les. Y, en la se­gun­da mi­tad de la si­guien­te cen­tu­ria, las del cir­co, en las que qui­zá par­ti­ci­pó un pro­cu­ra­dor mi­ne­ro de ori­gen grie­go iden­ti­fi­ca­do co­mo C. Iu­lius Sil­va­nus Me­la­nio. Su ca­sa en Se­gó­bri­ga (allí vi­vió en­tre 198 y 211), jun­to a las ter­mas mo­nu­men­ta­les, ha si­do am­plia­men­te ex­ca­va­da.

Du­ran­te los si­glos IV y V, los edi­fi­cios le­van­ta­dos du­ran­te los pri­me­ros años del Im­pe­rio se usa­ron co­mo can­te­ra de ma­te­ria­les de cons­truc­ción y co­mo ba­se de otros nue­vos. Ade­más, a con­se­cuen­cia del pro­ce­so de cris­tia­ni­za­ción, se eri­gió una ba­sí­li­ca mar­ti­rial al nor­te de la ciu­dad, hoy co­no­ci­da co­mo ba­sí­li­ca vi­si­go­da. Se­gó­bri­ga con­ser­va­ría su im­por­tan­cia a lo lar­go de las dos cen­tu­rias pos­te­rio­res, tal co­mo ates­ti­gua su ca­rác­ter de se­de epis­co­pal. En cam­bio, la fue per­dien­do de for­ma pau­la­ti­na tras la con­quis­ta del is­lam de la ma­yor parte de la pe­nín­su­la. Sa­be­mos que en 1228, ba­jo el to­pó­ni­mo de Ca­be­za de Grie­go, aún es­ta­ba ha­bi­ta­da. Así lo in­di­ca un do­cu­men­to de ese año que re­co­ge la do­na­ción de parte del ce­rro a la or­den de San­tia­go. A par­tir del XVI, ya aban­do­na­da por com­ple­to, tan so­lo nos lle­ga­rían re­fe­ren­cias es­cri­tas del si­tio que men­cio­nan la exis­ten­cia de una er­mi­ta cons­trui­da so­bre las ter­mas mo­nu­men­ta­les, en con­cre­to, so­bre su sa­la de agua ca­lien­te.

DOS SI­GLOS DES­PUÉS DE IDEN­TI­FI­CAR SU EM­PLA­ZA­MIEN­TO, SE EM­PREN­DIE­RON LAS EX­CA­VA­CIO­NES

Coor­de­na­das y es­cul­tu­ras

Se­gó­bri­ga es hoy uno de los ya­ci­mien­tos pe­nin­su­la­res con más lar­ga tra­di­ción his­to­rio­grá­fi­ca. Los eru­di­tos dis­cu­tie­ron acer­ca de su em­pla­za­mien­to has­ta que, en 1547, el mé­di­co al­ca­rre­ño Luis de Lu­ce­na iden­ti­fi­có co­rrec­ta­men­te sus ves­ti­gios. Dos si­glos des­pués, la Real Aca­de­mia de la His­to­ria em­pren­dió las pri­me­ras ex­ca­va­cio­nes, po­nien­do el fo­co de aten­ción en la ba­sí­li­ca vi­si­go­da. El tea­tro y el an­fi­tea­tro

pa­sa­ron des­aper­ci­bi­dos has­ta la se­gun­da mi­tad del XX, cuando se em­pren­dió su ex­ca­va­ción y res­tau­ra­ción. En los años se­sen­ta, los tra­ba­jos de re­cu­pe­ra­ción del pri­me­ro pu­sie­ron al des­cu­bier­to un con­jun­to de es­cul­tu­ras de su pro­gra­ma de­co­ra­ti­vo. En­tre ellas, una es­ta­tua de la dio­sa Roma, ro­ta en va­rios frag­men­tos. Su­ce­si­vas in­ter­ven­cio­nes tam­bién res­ca­ta­rían un re­tra­to de Au­gus­to y otro de Agri­pi­na la Ma­yor, su nie­ta, es­po­sa de Ju­lio Cé­sar Ger­má­ni­co y ma­dre de Ca­lí­gu­la.

Hay que es­pe­rar a las ex­ca­va­cio­nes rea­li­za­das en el fo­ro en­tre 2000 y 2005 pa­ra que vuel­van a pro­du­cir­se ha­llaz­gos es­cul­tó­ri­cos ex­cep­cio­na­les. En es­ta oca­sión, pie­zas ta­lla­das en már­mol pro­ce­den­te de las can­te­ras de Ca­rra­ra (Ita­lia) y los mon­tes Pen­té­li­co y Tha­sos (Gre­cia). La pri­me­ra en sa­lir a la luz fue la es­cul­tu­ra de un miem­bro de la ca­sa im­pe­rial, ves­ti­do con tú­ni­ca ce­ñi­da por una am­plia to­ga. Su aná­li­sis re­ve­ló que la ca­be­za, rea­li­za­da

CON LAS SU­CE­SI­VAS EX­CA­VA­CIO­NES SE HAN PO­DI­DO RE­CU­PE­RAR DIS­TIN­TAS ES­CUL­TU­RAS DE LOS JU­LIO-CLAUDIOS

de for­ma se­pa­ra­da al res­to de la es­ta­tua, se ha­bía aco­pla­do a un hue­co cón­ca­vo ta­lla­do en el cue­llo, y que los an­te­bra­zos, tam­bién tra­ba­ja­dos apar­te, se unie­ron al cuer­po con pos­te­rio­ri­dad.

El 23 de sep­tiem­bre, día del cum­plea­ños del em­pe­ra­dor Au­gus­to, de 2001 tra­jo con­si­go un re­ga­lo. En la ex­pla­na­da cen­tral de la pla­za del fo­ro apa­re­ció una gran ins­crip­ción que tes­ti­mo­nia­ba el pa­go del pa­vi­men­to por un tal Span­ta­mi­cus. So­bre la pa­la­bra fo­rum de es­te epí­gra­fe ya­cía ten­di­da una es­ta­tua to­ga­da, con­ser­va­da de cue­llo a ro­di­llas, que de­bió de re­pre­sen­tar a un em­pe­ra­dor de la di­nas­tía ju­lio-clau­dia, tal vez el pro­pio Clau­dio. De ta­ma­ño ma­yor al na­tu­ral, se ha­bía de­rrum­ba­do de un mo­nu­men­to tra­se­ro del que so­lo que­da­ba el po­dio en for­ma de asien­to. Pa­ra cuando aquel des­plo­me su­ce­dió (en­tre fi­na­les del si­glo III y del IV), a la ins­crip­ción ya le ha­bían si­do ro­ba­das las le­tras de bron­ce que ini­cial­men­te lle­va­ba in­ser­ta­das.

El si­guien­te ha­llaz­go ma­yúscu­lo se pro­du­jo tres años des­pués, cuando el ya­ci­mien­to ya ha­bía si­do de­cla­ra­do Par­que Ar­queo­ló­gi­co de Se­gó­bri­ga. Den­tro de la ba­sí­li­ca del fo­ro se re­cu­pe­ra­ron sie­te es­ta­tuas de me­dia­dos del si­glo I (tres mas­cu­li­nas, tres fe­me­ni­nas y un frag­men­to que pu­do con­for­mar una sép­ti­ma). Es­ta­ban la­bra­das en már­mol blan­co y dis­pues­tas al­re­de­dor de un mo­nu­men­to de la na­ve cen­tral del edi­fi­cio, si­tua­do jun­to a la ae­des sur, o tem­ple­te. Las es­cul­tu­ras ha­bían si­do des­pla­za­das y amon­to­na­das en esa zo­na du­ran­te el ex­po­lio del pa­vi­men­to de la ba­sí­li­ca en el si­glo IV. Se cree que en ori­gen se ha­lla­ban en el tem­ple­te (so­bre un po­dio ado­sa­do a las pa­re­des), que ha­bría una o dos es­ta­tuas más y que re­pre­sen­ta­ban a miem­bros de la ca­sa im­pe­rial ju­lio-clau­dia.

El res­ca­te con­ti­núa

Unas ex­ca­va­cio­nes de 2006 a 2009 evi­den­cia­ron que, du­ran­te las obras de cons­truc­ción del cir­co, se des­tru­ye­ron más de un cen­te­nar de se­pul­tu­ras de la ne­cró­po­lis de in­ci­ne­ra­ción. En­tre los res­tos ha­lla­dos, so­bre­sa­len los de una es­te­la fu­ne­ra­ria per­te­ne­cien­te a una es­cla­va lla­ma­da Iu­cun­da. La parte su­pe­rior de es­te mo­nu­men­to, de prin­ci­pios del si­glo II, pre­sen­ta una ela­bo­ra­da re­pre­sen­ta­ción es­cul­tó­ri­ca en re­lie­ve de la di­fun­ta. La in­fe­rior con- tie­ne una ins­crip­ción en la que se opo­ne el pa­sa­do in­fe­liz de Iu­cun­da, a cau­sa de una en­fer­me­dad irre­ver­si­ble, a su des­tino apa­ci­ble gra­cias a la muer­te.

Tras más de se­sen­ta años de ex­ca­va­cio­nes con­ti­nua­das, Se­gó­bri­ga es hoy un re­fe­ren­te en el es­tu­dio de la ur­ba­nís­ti­ca ro­ma­na en el oc­ci­den­te del Im­pe­rio ro­mano. La ac­ti­vi­dad ar­queo­ló­gi­ca con­ti­núa ca­da ve­rano con cam­pa­ñas de ex­ca­va­ción que, en la ac­tua­li­dad, se en­mar­can den­tro de un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción cen­tra­do en la ex­hu­ma­ción de los res­tos de la puer­ta occidental del si­tio. Ade­más, gra­cias a la pues­ta en va­lor de ves­ti­gios re­cu­pe­ra­dos en­tre el tea­tro y el fo­ro, se es­pe­ra am­pliar el re­co­rri­do de la vi­si­ta al par­que.

AL­GU­NAS DE LAS SIE­TE ES­TA­TUAS ha­lla­das en el in­te­rior de la ba­sí­li­ca del fo­ro en 2004.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.