Mé­ri­da

PE­QUE­ÑA ROMA

Historia y Vida Especial (Prisma) - - SUMARIO - C. Sáez, pe­rio­dis­ta.

La an­ti­gua Eme­ri­ta Au­gus­ta no se li­mi­ta a su tea­tro. Fue ba­jo Car­los IV cuando em­pe­zó a sa­lir a la luz.

Es po­si­ble que es­tas pa­la­bras de Ah­mad al-Ra­zi, cro­nis­ta de la cor­te ome­ya du­ran­te el ca­li­fa­to, re­so­na­ran en las ca­be­zas de los ar­queó­lo­gos que vie­ron por pri­me­ra vez el tea­tro de Mé­ri­da: “To­dos los re­yes que vi­vie­ron aquí em­pren­die­ron be­llas cons­truc­cio­nes y ca­da uno de ellos em­pleó y uti­li­zó los más be­llos már­mo­les e hi­zo ve­nir agua des­de muy le­jos, con mu­cha ha­bi­li­dad y es­fuer­zo. Fue así edi- fi­ca­da de ma­ne­ra ex­ce­len­te. Se han en­con­tra­do ves­ti­gios que du­ra­ron eter­na­men­te, pues nin­gu­na per­so­na po­dría des­truir­los ni por la fuer­za ni por sub­ter­fu­gios, su fá­bri­ca era de pie­dra muy du­ra. Mé­ri­da es muy repu­tada en to­das par­tes. Na­die po­dría des­cri­bir com­ple­ta­men­te las ma­ra­vi­llas de Mé­ri­da”.

Du­ran­te si­glos se ha­bían su­ce­di­do los in­ten­tos de ex­ca­var el si­tio, pe­ro to­dos ha­bían re­sul­ta­do in­fruc­tuo­sos. En sep- tiem­bre de 1910, por fin, co­men­za­ron los tra­ba­jos en un so­lar don­de me­ses más tar­de se ha­lla­ría una ver­da­de­ra jo­ya: el tea­tro ro­mano. Los in­ves­ti­ga­do­res no da­ban cré­di­to a sus ojos. El edi­fi­cio que aca­ba­ban de des­en­te­rrar su­pe­ra­ba con cre­ces el lu­jo que se po­día es­pe­rar de una ca­pi­tal de pro­vin­cias. Sus már­mo­les, es­ta­tuas, cor­ni­sas, ca­pi­te­les… eran es­plén­di­dos. Aquel tea­tro era digno de la mis­mí­si­ma ca­pi­tal del Im­pe­rio ro­mano.

Fue el pun­to de arran­que de una ac­ti­vi­dad ar­queo­ló­gi­ca que im­pul­só el desa­rro­llo de Mé­ri­da. A la pros­pec­ción del tea­tro le si­guie­ron las del an­fi­tea­tro, el cir­co, los co­lum­ba­rios y las ter­mas. Po­co a po­co se fue hil­va­nan­do la his­to­ria de una ciu­dad que en cien años pa­só de nue­ve mil ha­bi­tan­tes a más de cin­cuen­ta mil. Por ella pa­sa­ron mu­chos de los gran­des per­so­na­jes de la His­pa­nia ro­ma­na, la Edad Me­dia y la con­quis­ta de Amé­ri­ca. Su ri­co le­ga­do ar­tís­ti­co y ar­qui­tec­tó­ni­co hi­zo que fue­ra de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1993.

Eme­ri­ta Au­gus­ta

Ha­cia el año 25 a. C., el em­pe­ra­dor Octavio Au­gus­to or­de­nó fun­dar un asen­ta­mien- to en el cen­tro de Ex­tre­ma­du­ra, a ori­llas del río Gua­dia­na, co­mo re­com­pen­sa pa­ra los sol­da­dos que ha­bían lu­cha­do en las gue­rras cán­ta­bras. Fue así co­mo na­ció Eme­ri­ta Au­gus­ta, que pron­to se con­vir­tió en una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes del Im­pe­rio. La elec­ción de es­te en­cla­ve no fue casual: el Cé­sar ne­ce­si­ta­ba un ba­luar­te en aque­llas tie­rras le­ja­nas del con­fín occidental, el fi­nus te­rra­rum, que die­ra ejem­plo de la obra ci­vi­li­za­do­ra de Roma. Su si­tua­ción es­tra­té­gi­ca era in­me­jo­ra­ble. El va­lle don­de es­ta­ba per­mi­tía va­dear fá­cil­men­te el río; ade­más, era un pun­to de en­cuen­tro en­tre las dos vías prin­ci­pa­les de la pe­nín­su­la, la de la Pla­ta, que en­la­za­ba nor­te y sur, y la que unía la urbs de Olis­si­po (Lis­boa) con Com­plu­tum (Alcalá de Henares), de oes­te a es­te. Es­to la con­ver­tía en un nu­do de co­mu­ni­ca­cio­nes ex­cep­cio­nal. Por otra parte, le so­bra­ban re­cur­sos pa­ra abas­te­cer­se: el agua era abun­dan­te, ha­bía can­te­ras y tie­rras ap­tas pa­ra el cul­ti­vo y la ga­na­de­ría.

Des­de el pri­mer mo­men­to fue una po­bla­ción de pres­ti­gio. Se cons­tru­yó a ima­gen y se­me­jan­za de las gran­des ur­bes del Im­pe­rio y pron­to fue nom­bra­da ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Lu­si­ta­nia. El área ar­queo­ló­gi­ca de La Mo­re­ría, ubi­ca­da jun­to al Gua­dia­na y pró­xi­ma al puen­te ro­mano, apor­ta mu­cha in­for­ma­ción so­bre la vi­da cotidiana en Eme­ri­ta Au­gus­ta y su evo­lu­ción. Se sa­be que te­nía ca­lles es­pa­cio­sas

con bue­nos pór­ti­cos y que con­ta­ba con una red muy com­ple­ta de cloa­cas, que se man­tu­vo en uso has­ta bien en­tra­do el si­glo XX. Las ca­sas dis­po­nían de to­da cla­se de co­mo­di­da­des y es­ta­ban ri­ca­men­te de­co­ra­das. En una de ellas, la del Mi­treo, si­tua­da fue­ra de las mu­ra­llas, los ar­queó­lo­gos ha­lla­ron el lla­ma­do Mosaico cos­mo­ló­gi­co. Se tra­ta de una des­crip­ción del mun­do –de gran co­lo­ri­do y rea­lis­mo– tal co­mo se co­no­cía en­ton­ces, con los fe­nó­me­nos de la na­tu­ra­le­za per­so­ni­fi­ca­dos al es­ti­lo de las ale­go­rías he­le­nís­ti­cas.

Los edi­fi­cios pú­bli­cos te­nían un ta­ma­ño con­si­de­ra­ble. El fo­ro es­ta­ba des­ti­na­do es­tric­ta­men­te a los eme­ri­ten­ses. Un tem­plo de­di­ca­do al em­pe­ra­dor, de­no­mi­na­do po­pu­lar­men­te “de Dia­na”, pre­si­día la pla­za y era tes­ti­go de nu­me­ro­sas ce­re­mo­nias a lo lar­go del año. Jun­to a él se al­za­ba un pór­ti­co prác­ti­ca­men­te igual al del fo­ro de Au­gus­to en Roma, lo que de­mos­tra­ba el gran in­te­rés del Im­pe­rio por Eme­ri­ta. La zo­na se com­ple­ta­ba con ter­mas y otros edi­fi­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos, co­mo la cu­ria y la ba­sí­li­ca.

In­te­rés por las rui­nas

Los pri­me­ros tan­teos del ya­ci­mien­to tu­vie­ron lu­gar a fi­na­les del si­glo XVIII a raíz

MA­NUEL GO­DOY SO­ÑA­BA CON RECONVERTIR LA AN­TI­GUA CA­PI­TAL DE LU­SI­TA­NIA EN UNA NUE­VA POM­PE­YA

del in­te­rés de la ca­sa real y, so­bre to­do, de Ma­nuel Go­doy, mi­nis­tro de Car­los IV. Go­doy so­ña­ba con reconvertir la an­ti­gua ca­pi­tal de Lu­si­ta­nia en una nue­va Pom­pe­ya, re­des­cu­bier­ta po­co an­tes. Pe­ro hu­bo que es­pe­rar dos si­glos más pa­ra que co­men­za­ran los tra­ba­jos sis­te­má­ti­cos. Los ha­llaz­gos del equi­po que por fin des­en­te­rró los pri­me­ros edi­fi­cios, di­ri­gi­do por el ar­queó­lo­go ma­dri­le­ño Jo­sé Ra­món Mé­li­da, des­per­ta­ron el in­te­rés de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y atra­je­ron a Mé­ri­da a nu­me­ro­sos his­to­ria­do­res. Las pie­zas re­cu­pe­ra­das se ins­ta­la­ron en la igle­sia de San­ta Cla­ra, que fue la se­de del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co has­ta 1985; des­pués se tras­la­da­ron al nue­vo re­cin­to del Mu­seo Nacional de Ar­te Ro­mano, que se inau­gu­ró un año más tar­de y es obra del ar­qui­tec­to tu­de­lano Ra­fael Mo­neo.

La ar­queo­lo­gía pa­só a for­mar parte del pai­sa­je ur­bano de Mé­ri­da. Con el pa­so de los años se con­vir­tió en su prin­ci­pal atrac­ti­vo tu­rís­ti­co. Pa­ra­le­la­men­te, las ex­ca­va­cio­nes con­ti­nua­ron en el si­glo XX. En oca­sio­nes las fa­vo­re­ció la pro­pia ex­pan­sión ur­ba­nís­ti­ca de la ciu­dad: a me­di­da que es­ta cre­cía, las obras iban re­ve­lan­do nue­vos res­tos y es­truc­tu­ras en el sub­sue­lo.

Tras la Gue­rra Ci­vil se desa­rro­lla­ron va­rias cam­pa­ñas que per­mi­tie­ron com­ple­tar in­ves­ti­ga­cio­nes an­te­rio­res. Du­ran­te los años se­sen­ta y se­ten­ta el Pa­tro­na­to de la ciu­dad mo­nu­men­tal ex­pro­pió al­gu­nos te­rre­nos, co­mo el del tem­plo de Dia­na. Tam­bién re­cu­pe­ró di­ver­sas pie­zas que es­ta­ban en ma­nos pri­va­das y que pa­sa­ron a in­te­grar la co­lec­ción per­ma­nen­te del Mu­seo Nacional de Ar­te Ro­mano. En 1996, se creó el Con­sor­cio de la Ciu­dad Mo­nu­men­tal de Mé­ri­da, en­ti­dad pú­bli­ca que des­de en­ton­ces ges­tio­na el pa­tri­mo­nio.

Las pros­pec­cio­nes pro­si­guie­ron en 2006 con tres cam­pa­ñas en bus­ca de nue­va in­for­ma­ción so­bre el tea­tro y el an­fi­tea­tro, que en su día fue­ron des­cu­bier­tos y va­lo­ra­dos con téc­ni­cas pro­pias de la época. Ade­más, se res­tau­ra­ron muy pron­to, en­tre los años trein­ta y cin­cuen­ta. Se pre­ten­día com­pro­bar al­gu­nos de aque­llos da­tos, es­tu­diar el nú­me­ro de re­for­mas que ha­bían su­fri­do am­bos edi­fi­cios y ave­ri­guar cuál fue su fisonomía real. Pe­ro los tra­ba­jos se pa­ra­li­za­ron en 2009 sin que los ex­per­tos pu­die­ran arro­jar da­tos con­clu­yen­tes.

Jun­to a las ex­ca­va­cio­nes, tam­bién se de­tu­vo un pro­yec­to pionero en Es­pa­ña, el Sis­te­ma de In­for­ma­ción Geo­grá­fi­ca (SIG), em­pren­di­do por el Con­sor­cio y el Ins­ti­tu­to de Ar­queo­lo­gía de Mé­ri­da. Su me­ta era fa­ci­li­tar a in­ves­ti­ga­do­res y ciu­da­da­nos la con­sul­ta de da­tos ar­queo­ló­gi­cos a tra­vés de Internet. El SIG de­bía per­mi­tir cru­zar in­gen­tes can­ti­da­des de da­tos pro­ce­den­tes de los más de dos mil dos­cien­tos pun­tos ex­ca­va­dos, y pla­nea­ba in­cluir al­gu­nos pla­nos te­má­ti­cos. A día de hoy, se des­co­no­ce si el pro­yec­to ten­drá con­ti­nui­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.