Itálica

CU­NA DE CÉSARES

Historia y Vida Especial (Prisma) - - SUMARIO - M. Do­mín­guez, pe­rio­dis­ta.

La pri­me­ra co­lo­nia ro­ma­na en Es­pa­ña fue se­pul­ta­da por San­ti­pon­ce.

Los an­ti­guos ro­ma­nos sem­bra­ron la pe­nín­su­la ibé­ri­ca de ciu­da­des. De to­das ellas, la pri­me­ra que fun­da­ron fue Itálica. Nun­ca lle­gó a ser tan im­por­tan­te co­mo la ve­ci­na His­pa­lis (Se­vi­lla) o la le­ja­na Tá­rra­co (Ta­rra­go­na), pe­ro tu­vo un pri­vi­le­gio in­com­pa­ra­ble. En Itálica na­ció el pri­mer em­pe­ra­dor de ori­gen pro­vin­cial, Tra­jano, que ex­pan­dió las fron­te­ras de Roma a su má­xi­ma di­men­sión. Su su­ce­sor, Adriano, tam­bién pro­ce­día de una fa­mi­lia arrai­ga­da en es­ta co­lo­nia. Y es pro­ba­ble que Teo­do­sio el Gran­de fue­ra alum­bra­do allí. Es­te pa­pel de cu­na de césares hi­zo de Itálica un lu­gar es­pe­cial. Tra­jano y so­bre to­do Adriano la em­be­lle­cie­ron con di­ver­sos mo­nu­men­tos. Ellos fue­ron los má­xi­mos ex­po­nen­tes de la pros­pe­ri­dad del lu­gar. Les se­guían ri­cos se­na­do­res, mi­li­ta­res y te­rra­te­nien­tes, que edi­fi­ca­ron fas­tuo­sas man­sio­nes con obras de ar­te y otros lu­jos. De ahí que los ves­ti­gios ha­lla­dos po­sean un in­men­so va­lor. En­tre sus rui­nas ha sur­gi­do, por ejem­plo, la ma­yor can­ti­dad de es­ta­tuas de dio­ses ro­ma­nos en­con­tra­das en la pe­nín­su­la. De ellas des­ta­ca la de Dia­na, vir­gen de la ca­za y pro­tec­to­ra de la na­tu­ra­le­za, sa­ca­da a la luz en el tea­tro. Itálica tam­bién des­ve­ló una se­rie de vi­vien­das con mo­sai­cos es­plén­di­dos y uno de los an­fi­tea­tros más co­lo­sa­les y me­jor con­ser­va­dos de la era im­pe­rial. To­do es­to en el que es el ya­ci­mien­to más an­ti­guo de la His­pa­nia ro­ma­na.

Pa­ra le­gio­na­rios re­ti­ra­dos

Su his­to­ria se re­mon­ta a la se­gun­da gue­rra púnica, a fi­na­les del si­glo III a. C. Tras ven­cer a los car­ta­gi­ne­ses en la ba­ta­lla de Ili­pa, Es­ci­pión el Afri­cano otor­gó a sus le­gio­na­rios ve­te­ra­nos tie­rras en el ce­rro de San An­to­nio, ca­si a ori­llas del Gua­dal­qui­vir.

TRA­JANO NA­CIÓ EN ITÁLICA, Y SU SU­CE­SOR, ADRIANO, PRO­CE­DÍA DE UNA FA­MI­LIA ARRAI­GA­DA EN LA CO­LO­NIA

Es­ta pe­que­ña co­mu­ni­dad de sol­da­dos re­ti­ra­dos, el pri­mer asen­ta­mien­to per­ma­nen­te de Roma en la pe­nín­su­la, se fue fun­dien­do con la po­bla­ción ibe­ra lo­cal, tur­de­ta­na, a la que aca­bó por im­po­ner su es­ti­lo de vi­da. Se tra­ta­ba de una avan­za­di­lla de la Re­pú­bli­ca en un área de ries­go, pues la zo­na no es­ta­ba pa­ci­fi­ca­da por com-

ple­to. Li­mi­ta­ba con una re­gión be­li­co­sa, Be­tu­ria, pa­ra la que Itálica sir­vió al prin­ci­pio de muro de con­ten­ción. Pa­sa­do el tiem­po y con­so­li­da­do el do­mi­nio la­tino de His­pa­nia, la ciu­dad em­pe­zó a cre­cer. Fue a fi­na­les de la era re­pu­bli­ca­na, en el si­glo I a. C., gra­cias a que Itálica es­ta­ba em­pla­za­da jun­to a las ru­tas mi­ne­ras de la sierra nor­te de Se­vi­lla y Huel­va. Es­ta pu­jan­za se acen­tuó du­ran­te el rei­na­do de Au­gus­to. El nú­cleo ur­bano ad­qui­rió el es­ta­tus de mu­ni­ci­pio, lo que tra­jo apa­re­ja­das la pre­rro­ga­ti­va de acu­ñar mo­ne­da y me­jo­ras es­truc­tu­ra­les. Se op­ti­mi­zó la pa­vi­men­ta­ción de las ca­lles, la éli­te cons­tru­yó pa­ra sí ca­sas más sun­tuo­sas y se le­van­tó un es­pa­cio­so tea­tro.

Es­te au­ge co­bró un vi­gor aún ma­yor cuando, a me­dia­dos del si­glo I d. C., Vespasiano con­ce­dió a los hispanos el de­re­cho de ciu­da­da­nía. Sin es­ta me­di­da, Itálica, prós­pe­ra y por com­ple­to ro­ma­ni­za­da, no po­dría ha­ber sen­ta­do en el trono del Tí­ber a dos des­cen­dien­tes de aque­llas fa­mi­lias que la ha­bían fun­da­do. Tra­jano y Adriano cu­brie­ron de ho­no­res a su pa­tria chi­ca. El pri­me­ro or­de­nó abrir unas ter­mas a la úl­ti­ma. Sin em­bar­go, el ver­da­de­ro apo­geo lle­gó con el se­gun­do.

Cen­tro re­si­den­cial y de po­der

Na­ci­do en Roma de una ran­cia es­tir­pe ita­li­cen­se, Adriano tri­pli­có el ta­ma­ño que abar­ca­ba la lo­ca­li­dad de sus ma­yo­res. Lo hi­zo al cons­truir al nor­te del nú­cleo ori­gi­nal –des­de en­ton­ces lla­ma­do ve­tus urbs, “ciu­dad vie­ja”– uno que, crea­do de ce­ro, ron­da­ba las cua­ren­ta hec­tá­reas. El em­pe­ra­dor no re­pa­ró en gas­tos pa­ra es­ta no­va urbs. El con­jun­to, or­de­na­do en tor-

no a dos ave­ni­das prin­ci­pa­les, for­ma­ba una cua­drí­cu­la de ca­lles an­chas y man­za­nas rec­tan­gu­la­res de va­rias di­men­sio­nes. Las vías, en­lo­sa­das y con bor­di­llo, pre­sen­ta­ban ace­ras por­ti­ca­das pa­ra pro­te­ger a los pa­sean­tes de las in­cle­men­cias me­teo­ro­ló­gi­cas. Ca­da man­za­na es­ta­ba ocu­pa­da por una o dos ca­sas, se­gún el blo­que. Eran au­tén­ti­cas man­sio­nes a la ro­ma­na, do­mus uni­fa­mi­lia­res con dos pa­tios in­ter­nos, di­ver­sas ha­bi­ta­cio­nes a su al­re­de­dor y un po­zo pa­ra ex­traer agua fres­ca. Co­mo per­te­ne­cían a per­so­nas aco­mo­da­das, es­ta­ban de­co­ra­das con már­mo­les, es­ta­tuas y mo­sai­cos.

El pro­yec­to de Adriano tam­bién in­cluía gran­des edi­fi­cios pú­bli­cos. Los más im­por­tan­tes eran un san­tua­rio de­di­ca­do a su pa­dre adop­ti­vo Tra­jano, si­tua­do en el fo­ro del lujoso ba­rrio nue­vo, uno de los an­fi­tea­tros con ma­yor ca­pa­ci­dad del Im­pe­rio y un com­ple­jo ter­mal a la al­tu­ra del res­to. Un acue­duc­to que desem­bo­ca­ba en una red de cis­ter­nas su­mi­nis­tra­ba agua a es­te úl­ti­mo, así co­mo a las fuen­tes que ador­na­ban ca­lles y pla­zas. Ade­más se do­tó a la ciu­dad de un efi­cien­te sis­te­ma de cloa­cas. Es­te des­plie­gue ur­ba­nís­ti­co no era gra­tui­to. Siendo la cu­na de los nue­vos se­ño­res de Roma, Itálica con­cen­tra­ba en­tre su po­bla­ción a al­gu­nos de los per­so­na­jes más in­flu­yen­tes del mo­men­to. Mu­chos se­na­do­res de esa época, el si­glo II, se ins­cri­bían en el “clan de los hispanos”, co­mo ca­li­fi­ca­ban a la di­nas­tía An­to­ni­na sus de­trac­to­res. De ahí que, ade­más de me­jo­rar el ho­gar de sus an­ces­tros, Adriano lo ele­va­ra a co­lo­nia, una si­tua­ción ju­rí­di­ca se­me­jan­te a la de Roma.

Cui­da­do­sos y apro­ve­cha­dos

Es­ta re­le­van­cia, sin em­bar­go, du­ró un sus­pi­ro. A fi­na­les del si­glo II fue ne­ce­sa­rio amu­ra­llar Itálica, ame­na­za­da por pue­blos bár­ba­ros que co­men­za­ban a aso­lar el te­rri­to­rio ro­mano. Po­co des­pués, con la sus­ti­tu­ción de la di­nas­tía de Tra­jano y Adriano por la de los Se­ve­ros, que­dó se- lla­do el des­tino del lu­gar. La es­pec­ta­cu­lar no­va urbs fue aban­do­na­da por sus re­si­den­tes, un pa­tri­cia­do lo­cal de ca­pa caí­da, a me­dia­dos del si­glo III. Re­du­ci­da al cas­co an­ti­guo, los si­guien­tes su­pu­sie­ron un len­to go­teo ha­cia la ex­tin­ción. Ca­ye­ron por­cio­nes de la mu­ra­lla de­bi­do a fluc­tua­cio­nes del sub­sue­lo. Parte de la po­bla­ción se re­fu­gió en si­tios más se­gu­ros cuando los ván­da­los, ala­nos y vi­si­go­dos in­va­die­ron su­ce­si­va­men­te la re­gión. Al lle­gar los mu­sul­ma­nes, la ciu­dad era un ca­se­río des­ven­ci­ja­do. El or­gu­llo­so ba­rrio se­na­to­rial se ha­bía trans­for­ma­do en cam­po de la­bran­za; el otro, la ve­tus urbs, es­ta­ba prác­ti­ca­men­te en es­com­bros. Los ára­bes re­ma­ta­ron la fae­na trans­por­tan­do a Se­vi­lla los res­tos apro­ve­cha­bles, que usa­ron pa­ra re­for­zar las de­fen­sas de esa ca­pi­tal. Tras una de­ja­dez ca­si ab­so­lu­ta du­ran­te la Edad Me­dia, el in­te­rés re­na­cen­tis­ta en la An­ti­güe­dad re­des­cu­brió el va­lor de los ves­ti­gios ro­ma­nos. Em­pe­za­ron a vi­si­tar la zo­na es­tu­dio­sos y curiosos. En el si­glo XVII,

el es­cri­tor Ro­dri­go Ca­ro, uno de esos via­je­ros, com­pu­so una po­pu­lar Canción a las rui­nas de Itálica. Dé­ca­das des­pués fray Fer­nan­do de Ze­va­llos do­cu­men­tó en La Itálica aque­llo que po­día ob­ser­var­se a sim­ple vis­ta. Sin em­bar­go, en esas mis­mas fe­chas se asen­tó so­bre el lu­gar un pue­blo, el ac­tual San­ti­pon­ce, pre­ci­sa­men­te im­pul­sa­do por el mo­nas­te­rio del que era prior fray Fer­nan­do, San Isi­do­ro del Cam­po. Es­ta ocu­pa­ción ha se­pul­ta­do has­ta hoy la ciu­dad vie­ja. La no­to­rie­dad del ya­ci­mien­to con­du­jo ade­más a su ex­po­lio. Los tu­ris­tas sen­ci­lla­men­te se lle­va­ban a ca­sa las pie­zas con las que se to­pa­ban.

Pro­tec­ción e in­ves­ti­ga­ción

Esa era la si­tua­ción cuando, a fi­na­les del si­glo XVIII, Fran­cis­co de Bruna efec­tuó la pri­me­ra pros­pec­ción cien­tí­fi­ca. Las ex­ca­va­cio­nes con­ti­nua­ron has­ta bien en­tra­do el XIX. Mien­tras in­ves­ti­ga­do­res co­mo Ivo de la Cor­ti­na, Jo­sé Ama­dor de los Ríos o De­me­trio de los Ríos des­en­te­rra­ban es­cul- tu­ras, ex­plo­ra­ban el an­fi­tea­tro o en­con­tra­ban las ter­mas de Adriano, frag­men­tos de in­for­ma­ción des­apa­re­cían de un mo­do irre­pa­ra­ble con la ra­pi­ña de los vi­si­tan­tes. Los ar­queó­lo­gos in­ten­ta­ron que las au­to­ri­da­des reac­cio­na­ran al res­pec­to. Por fin, lo hi­cie­ron a prin­ci­pios del si­glo XX, cuando de­cla­ra­ron Itálica Mo­nu­men­to Nacional, pro­te­gie­ron sus res­tos y re­gu­la­ron las ex­ca­va­cio­nes. De es­te mo­do, pu­do pro­fun­di­zar­se en as­pec­tos des­co­no­ci­dos del an­fi­tea­tro o las vi­vien­das. O, un ha­llaz­go cru­cial, des­cu­brir­se el tea­tro cons­trui­do en época de Au­gus­to. Abier­tas al pú­bli­co, pe­ro a la vez pre­ser­va­das por su ca­rác­ter de Con­jun­to Ar­queo­ló­gi­co, las rui­nas des­ve­la­ron otros te­so­ros. En 2005, por ejem­plo, se re­cu­pe­ró una ca­be­za de león prác­ti­ca­men­te a es­ca­la real no muy le­jos del de­no­mi­na­do Tra­ja­neo, el tem­plo que Adriano eri­gió en ho­nor a Tra­jano. Diez años des­pués, las ex­ca­va­cio­nes no ce­san. Des­de 2014, in­ves­ti­ga­do­res y alum­nos de las uni­ver- si­da­des de Se­vi­lla y Gra­na­da ex­plo­ran jun­to a ex­per­tos de Itálica dos vi­llas ro­ma­nas (la de Pa­tio Ro­dio y la de la Ca­ña­da Hon­da) pa­ra pro­fun­di­zar en su es­truc­tu­ra y fun­cio­na­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.