LAS RE­VE­LA­CIO­NES DE AL­TA­MI­RA

Historia y Vida Especial (Prisma) - - ALTAMIRA -

Los su­ce­si­vos tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos en el ya­ci­mien­to, si­tua­do en la zo­na cer­ca­na a la en­tra­da ac­tual, han am­plia­do ex­po­nen­cial­men­te nues­tros co­no­ci­mien­tos so­bre la vi­da y el ar­te en la Al­ta­mi­ra pa­leo­lí­ti­ca.

c 1868 EL AR­TE­SANO MO­DES­TO Cubillas des­cu­bre la cue­va. En 1875, Sau­tuo­la, a quien Cubillas co­mu­ni­ca el ha­llaz­go, rea­li­za su pri­me­ra vi­si­ta. Las pri­me­ras ex­ca­va­cio­nes las em­pren­de en 1879, en el cur­so de las cua­les su hi­ja topa con las fa­mo­sas pin­tu­ras. En 1880, Sau­tuo­la pu­bli­ca Bre­ves apun­tes so­bre al­gu­nos ob­je­tos prehis­tó­ri­cos de la pro­vin­cia de Santander, don­de des­cri­be el ha­llaz­go de ins­tru­men­tos de hue­so y pie­dra, ador­nos, co­lo­ran­tes y res­tos de ali­men­ta­ción e in­for­ma so­bre la inexis­ten­cia de ce­rá­mi­ca. A la izq­da., pie­zas ha­lla­das por Sau­tuo­la.

1903

TRAS CO­NO­CER A Émi­le Car­tail­hac y al aba­te Breuil, Her­mi­lio Al­cal­de del Río ex­ca­vó en la cue­va. Des­cri­bió en ella dos ni­ve­les: el in­fe­rior y más an­ti­guo, del So­lu­tren­se (ha­ce en torno a 18.500 años) y el su­pe­rior, más re­cien­te, del Mag­da­le­nien­se (en­tre 14.000 y 15.600). En el pri­me­ro en­con­tró úti­les de pie­dra, en­tre ellos, un gran nú­me­ro de pun­tas de sí­lex ta­lla­das (a la dcha.). De los res­tos de fau­na se de­du­ce que la pre­sen­cia de cier­vos, ca­ba­llos y bi­son­tes en la zo­na era abun­dan­te. Del ni­vel Mag­da­le­nien­se sor­pren­de la es­ca­sez de in­dus­tria lí­ti­ca, que pa­re­ce sus­ti­tuir­se por la rea­li­za­da so­bre as­ta y hue­so. Tam­bién hay cam­bios en la die­ta: se des­cu­bren res­tos de pe­ces y con­chas de la­pas y bí­ga­ros.

1924-25

LOS TRA­BA­JOS DE Hu­go Ober­maier, geó­lo­go y ar­queó­lo­go, con­fir­man la se­cuen­cia cro­no­ló­gi­ca des­cri­ta por Al­cal­de del Río. Es­te ex­per­to ale­mán tra­ba­jó tam­bién en los al­re­de­do­res de la cue­va, don­de re­co­gió al­gu­nos úti­les del Pa­leo­lí­ti­co In­fe­rior (más an­ti­guos que los res­tos del in­te­rior).

1980

JOA­QUÍN GON­ZÁ­LEZ ECHE­GA­RAY y Les­lie Gor­don Free­man ex­ca­va­ron en el ves­tí­bu­lo de la cue­va en el ni­vel Mag­da­le­nien­se.

2006

CON LOS TRA­BA­JOS de do­cu­men­ta­ción de la es­tra­ti­gra­fía y nue­vas téc­ni­cas de da­ta­ción, el Mu­seo de Al­ta­mi­ra iden­ti­fi­có ocho ni­ve­les de ocu­pa­ción: del Mag­da­le­nien­se me­dio al Gra­ve­tien­se (ha­ce 22.000 años). Ello de­mos­tró que Al­ta­mi­ra es­tu­vo ocu­pa­da 4.000 años más de lo que se pen­sa­ba. El ha­llaz­go del ni­vel del Gra­ve­tien­se per­mi­tió con­tex­tua­li­zar una fa­se del ar­te ca­rac­te­ri­za­da por gran­des ca­ba­llos pin­ta­dos en ro­jo, ma­nos y otras fi­gu­ras. A la izq­da., to­ma de mues­tras.

2008-2010

EL MU­SEO DE AL­TA­MI­RA ex­ca­vó par­cial­men­te el ya­ci­mien­to ex­te­rior (a la izq­da.) ba­jo el área des­plo­ma­da que man­tu­vo la cue­va ocul­ta du­ran­te mi­le­nios. Des­ta­ca el des­cu­bri­mien­to de un ob­je­to sin­gu­lar: un omó­pla­to en el que apa­re­ce gra­ba­da una ca­be­za de cier­va. Ob­je­tos si­mi­la­res en­con­tra­dos en otras cue­vas de la zo­na pue­den alu­dir, en pa­la­bras de Jo­sé A. Las­he­ras, “a una co­mu­ni­dad cul­tu­ral re­gio­nal”.

2012

EL NUE­VO SIS­TE­MA de da­ta­ción por se­ries de ura­nio ha per­mi­ti­do si­tuar un signo pin­ta­do en ro­jo de la Sa­la de los Po­lí­cro­mos (arri­ba) 36.160 años an­tes del pre­sen­te, lo que lo lle­va al pe­río­do Au­ri­ña­cien­se, del que no se ha­bía lo­ca­li­za­do na­da en el ya­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.