Sie­te rin­co­nes de la Me­nor­ca ta­la­yó­ti­ca

UN ABA­NI­CO DE LAS CONS­TRUC­CIO­NES QUE OP­TAN A LA LIS­TA DE LA UNESCO

Historia y Vida Especial (Prisma) - - MENORCA -

BINIAI NOU, EL HIPOGEO MÁS AN­TI­GUO

Las dos tum­bas sub­te­rrá­neas de es­te ya­ci­mien­to cer­cano a Maó han apor­ta­do la da­ta­ción ab­so­lu­ta (ob­te­ni­da a par­tir de la edad de las ro­cas) más an­ti­gua de Me­nor­ca: de 2290 a 2030 a. C. Am­bas cuen­tan con una cá­ma­ra fu­ne­ra­ria ex­ca­va­da en la ro­ca y un ac­ce­so de lo­sas ver­ti­ca­les. Los res­tos humanos ha­lla­dos son los más re­mo­tos de Me­nor­ca.

TREPUCÓ, LA TAU­LA MÁS AL­TA

En es­te po­bla­do del mu­ni­ci­pio de Maó, uno de los más gran­des del pa­sa­do ta­la­yó­ti­co de la is­la, hay una tau­la de 4,20 m de al­tu­ra (a la dcha.). Es­ta “T” se al­za en el cen­tro de una for­ti­fi­ca­ción cons­trui­da por las tro­pas es­pa­ño­las que ase­dia­ron el cas­ti­llo de Sant Fe­lip, en ma­nos bri­tá­ni­cas, en el si­glo XVIII. El re­cin­to fue ex­ca­va­do en la dé­ca­da de 1930 por Mar­ga­ret Mu­rray, de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, la pri­me­ra mu­jer en el Reino Uni­do nom­bra­da ca­te­drá­ti­ca de Ar­queo­lo­gía.

TO­RRE D’EN GALMÉS, EL GRAN PO­BLA­DO

Es el po­bla­do ta­la­yó­ti­co más ex­ten­so de Me­nor­ca: en sus seis hec­tá­reas vi­vie­ron unas no­ve­cien­tas per­so­nas. El he­cho de ubi­car­se so­bre una co­li­na (con una per­fec­ta pa­no­rá­mi­ca) y con­tar con nu­me­ro­sas cons­truc­cio­nes ha­ce pen­sar que ejer­cía cier­ta su­pre­ma­cía so­bre el res­to de asen­ta­mien­tos. Des­ta­can sus tres talayots (to­rres), va­rias ca­sas ta­la­yó­ti­cas y un re­cin­to de tau­la (edi­fi­cio des­ti­na­do al culto). Vi­vió su ma­yor au­ge en­tre 1300 a. C. y la época ro­ma­na (s. II a. C.).

CA­LA MO­RELL, UR­BA­NIS­MO EN PRI­ME­RA LÍ­NEA DE MAR

Cer­ca de Ciu­ta­de­lla se con­ser­va uno de los si­tios más es­pec­ta­cu­la­res. Lo con­for­man una ne­cró­po­lis de 17 cue­vas ar­ti­fi­cia­les y un po­bla­do de la Edad del Bron­ce si­tua­do so­bre un pro­mon­to­rio ro­co­so jun­to al mar. Sus ha­bi­ta­cio­nes en for­ma de na­ve (o na­ve­tas de ha­bi­ta­ción, aba­jo) no si­guie­ron la ha­bi­tual téc­ni­ca ci­cló­pea, sino que se cons­tru­ye­ron con pe­que­ñas pie­dras.

TO­RE­LLÓ, UN TA­LA­YOT CO­LO­SAL

Ubi­ca­do jun­to al ae­ro­puer­to de Me­nor­ca, es­te ta­la­yot, uno de los dos que se eri­gie­ron en el po­bla­do de To­re­lló, pre­sen­ta la sin­gu­la­ri­dad de con­ser­var en su parte su­pe­rior un por­tal con din­tel (en la ima­gen). Ser­vía de ac­ce­so a una cá­ma­ra de plan­ta cir­cu­lar. En su in­te­rior se des­en­te­rra­ron lu­cer­nas y res­tos de ce­rá­mi­cas ro­ma­nas du­ran­te la ex­ca­va­ción del mo­nu­men­to en los años ochen­ta.

ES TU­DONS, LA NA­VE INVERTIDA MÁS ICÓ­NI­CA

Es­ta na­ve­ta es uno de los mo­nu­men­tos más em­ble­má­ti­cos de Me­nor­ca, por su ex­ce­len­te es­ta­do de con­ser­va­ción y por co­rres­pon­der a un ti­po de cons­truc­ción ex­clu­si­vo de la is­la. Al­za­da en­tre 1400 y 1000 a. C., se em­pleó pa­ra en­tie­rros co­lec­ti­vos. En su in­te­rior se ha­lla­ron res­tos de un cen­te­nar de ca­dá­ve­res, así co­mo ob­je­tos de su ajuar y ofren­das.

CALESCOVES, ACAN­TI­LA­DO FU­NE­RA­RIO

Des­de la prehis­to­ria has­ta el do­mi­nio ro­mano, Calescoves, en la cos­ta sur, des­per­tó in­te­rés en­tre los me­nor­qui­nes. Se con­ser­va su ne­cró­po­lis, de época ta­la­yó­ti­ca, com­pues­ta por más de no­ven­ta cue­vas na­tu­ra­les e hi­po­geos, cue­vas ex­ca­va­das en los mis­mos acan­ti­la­dos de la ca­la (en la ima­gen), un embarcadero, un re­cin­to amu­ra­lla­do y un san­tua­rio ro­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.