UNA RI­CA CO­LO­NIA RO­MA­NA

Es­ta re­pre­sen­ta­ción de la que po­dría ser la Tá­rra­co de me­dia­dos del si­glo II mues­tra una ciu­dad ideal, tan­to por su si­tua­ción es­tra­té­gi­ca co­mo por sus mag­ní­fi­cas ins­ta­la­cio­nes ur­ba­nas.

Historia y Vida Especial (Prisma) - - TÁRRACO -

AN­FI­TEA­TRO

De plan­ta elíp­ti­ca, su edi­fi­ca­ción re­sul­ta es­pec­ta­cu­lar por la fan­tás­ti­ca ubi­ca­ción que le fa­ci­li­ta­ron en el si­glo II: jun­to al mar. Fue aban­do­na­do en el si­glo V. A fi­na­les del VI al­ber­gó una ba­sí­li­ca pa­leo­cris­tia­na y, más tar­de, en el XII, una igle­sia ro­má­ni­ca.

CIR­CO

De di­men­sio­nes re­du­ci­das, se le­van­tó a fi­na­les del si­glo I y se en­cuen­tra en ex­ce­len­te es­ta­do. En 1985 sa­lía a la luz parte del po­dio y se des­cu­brían dos ar­cos de un pór­ti­co des­co­no­ci­do has­ta el mo­men­to. Con una plan­ta rec­tan­gu­lar alar­ga­da de 325 m de lon­gi­tud y 110 de an­chu­ra, con­ser­va al­gu­nas puer­tas de ac­ce­so, va­rias bó­ve­das, gra­das, res­tos de fa­cha­da y del po­dio, y un muro que su­pera los dos me­tros de al­tu­ra y que ase­gu­ra­ba la pro­tec­ción de los más de vein­te mil es­pec­ta­do­res que dis­fru­ta­ban de las ca­rre­ras de ca­ba­llos. Su ubi­ca­ción di­vi­día la ciu­dad en dos par­tes.

TEA­TRO

Tá­rra­co cuen­ta con el pres­ti­gio de con­ser­var el úni­co tea­tro ro­mano co­no­ci­do en Ca­ta­lu­ña, un es­pa­cio que in­cluía un jar­dín y unas ter­mas pú­bli­cas y en el que se ce­le­bra­ban dan­zas y re­pre­sen­ta­cio­nes que acom­pa­ña­ban las ce­re­mo­nias re­li­gio­sas. Su cons­truc­ción se ha re­la­cio­na­do con la re­for­ma del fo­ro lo­cal en época de Au­gus­to, ya que apa­re­ce pla­ga­do de es­ta­tuas de culto im­pe­rial. La pre­ser­va­ción del con­jun­to no ha re­sul­ta­do fá­cil. In­clu­so en pleno si­glo XX, fue­ron va­rias las in­ten­to­nas de cons­truir vi­vien­das so­bre él has­ta que en 1977 una cam­pa­ña ciu­da­da­na lo­gró fre­nar las obras y, ley de por me­dio, que se de­cla­ra­se la uti­li­dad pú­bli­ca y pa­tri­mo­nial del con­jun­to.

FO­RO LO­CAL

Nom­bra­do Fo­ro de la Co­lo­nia tras el pa­so de Au­gus­to, con­te­nía ins­ta­la­cio­nes de­di­ca­das a los asun­tos lo­ca­les. En­tre sus res­tos se con­ser­va un edi­fi­cio de tres na­ves en que se reunía el tri­bu­nal y qui­zá la cu­ria.

FO­RO PRO­VIN­CIAL

Des­ti­na­do a la ad­mi­nis­tra­ción de la pro­vin­cia. Los res­tos del muro cir­cun­dan­te in­di­can que me­día 175 m de lon­gi­tud por 318 de an­chu­ra.

RE­CIN­TO DE CULTO

Pla­za rec­tan­gu­lar (153 x 136 m) per­te­ne­cien­te al fo­ro pro­vin­cial. Es­ta­ba pre­si­di­do por un tem­plo de­di­ca­do al culto im­pe­rial.

TO­RRE DEL ARQUEBISBE

Jun­to a la de Ca­bis­col y la de Mi­ner­va, for­ma­ba parte de la pri­me­ra mu­ra­lla, tie­ne plan­ta cua­dran­gu­lar y to­da­vía sigue en pie.

TO­RRE DE CA­BIS­COL

TO­RRE DE MI­NER­VA

Con­ser­va un re­lie­ve con la ima­gen de la dio­sa a la que es­tá de­di­ca­da.

PUER­TA DE AC­CE­SO

En la ac­tua­li­dad so­lo se co­no­ce una, la del So­co­rro, pe­ro exis­tían al me­nos tres más.

PUER­TA DEL SO­CO­RRO

Muy cam­bia­da por de­no­mi­na­cio­nes pos­te­rio­res. Su de­no­mi­na­ción es me­die­val.

TER­MAS

Su si­tua­ción aquí, en reali­dad, es hi­po­té­ti­ca; no que­dan res­tos.

MACELLUM (MER­CA­DO)

Co­mo las ter­mas, so­lo se sa­be que lo ha­bía co­mo en cual­quier otra ciu­dad ro­ma­na.

PUER­TO

ACUE­DUC­TO DE FE­RRE­RES

To­da­vía en pie, a unos cua­tro ki­ló­me­tros de dis­tan­cia del nú­cleo ur­bano.

TO­RRE DE LOS ES­CI­PIO­NES

Si­tua­da cer­ca de la Vía Au­gus­ta, la to­rre de los Es­ci­pio­nes es un mo­nu­men­to fu­ne­ra­rio. Su nom­bre res­pon­de a la iden­ti­fi­ca­ción erró­nea de una de sus fi­gu­ras. En reali­dad se eri­gió en el si­glo I d. C.

NE­CRÓ­PO­LIS PALEOCRISTINA

Del si­glo III d. C. (pos­te­rior a la ima­gen que pre­sen­ta­mos). Con el tiem­po se con­vir­tió en un im­por­tan­te nú­cleo ecle­siás­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.