UN TE­SO­RO A NUES­TROS PIES

Có­mo se eje­cu­ta­ban los mo­sai­cos con un ejem­plo de La Ol­me­da

Historia y Vida Especial (Prisma) - - LA OLMEDA -

LAS FI­GU­RAS y for­mas que iban a re­pre­sen­tar­se se de­li­nea­ban so­bre un lien­zo a ta­ma­ño na­tu­ral. Al pro­ce­der a la eje­cu­ción, el sue­lo so­bre el que de­bía mon­tar­se el mosaico se acon­di­cio­na­ba a par­tir de una se­rie de ca­pas. La ima­gen su­pe­rior, que mues­tra una parte del sue­lo de las ter­mas, nos per­mi­te iden­ti­fi­car­las.

El pri­mer pa­so con­sis­tía en des­ni­ve­lar el sue­lo li­ge­ra­men­te pa­ra fa­ci­li­tar el desagüe. En las es­tan­cias de las ter­mas, tam­bién se ha­bi­li­ta­ba una cá­ma­ra sub­te­rrá­nea pa­ra la cir­cu­la­ción del ai­re. Se­gui­da­men­te, el pa­vi­men­to se ali­sa­ba.

Por en­ci­ma de es­ta ca­pa se aña­día otra de­no­mi­na­da sta­tu­men. En es­te ca- so, se tra­ta­ba de una com­po­si­ción de gui­ja­rros y ro­cas que ser­vía de dre­na­je.

Es­ta se­gun­da ca­pa se cu­bría con el ru­dus, un mor­te­ro grue­so he­cho a par­tir de cas­co­tes o la­dri­llo mo­li­do y com­pac­ta­do a gol­pes con un ma­zo de ma­de­ra.

El ru­dus se ta­pa­ba con el nu­cleus, un mor­te­ro fino de ce­rá­mi­ca tri­tu­ra­da.

Por úl­ti­mo, se co­lo­ca­ba la ba­se del pa­vi­men­tum, mez­cla de cal hi­dráu­li­ca (que fra­gua co­mo el ce­men­to), agua y pol­vo de ce­rá­mi­ca o de már­mol. So­bre él se dis­po­nían las pe­que­ñas te­se­las del mosaico, que se pu­lía con blo­ques de ca­li­za o pie­dra pó­mez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.