El ol­fa­to, ¡a jui­cio!

Historia y Vida - - ANÉCDOTAS -

LA ECUA­NI­MI­DAD de san Ivo de Ker­mar­tin (1253-1303), pa­trón de los pro­cu­ra­do­res y abo­ga­dos es­pa­ño­les, era pro­ver­bial. Una vez, un co­mer­cian­te de­nun­ció a un men­di­go por ha­ber en­tra­do en su co­ci­na a oler su gui­so. Ivo or­de­nó al de­man­da­do de­po­si­tar so­bre la me­sa del tri­bu­nal una mo­ne­da. Lue­go, la hi­zo tin­ti­near y di­jo al de­nun­cian­te: “He con­de­na­do a es­te hom­bre por oler tu es­to­fa­do, tú ha­brás de con­for­mar­te con es­cu­char la in­dem­ni­za­ción”. Y de­vol­vió la mo­ne­da al po­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.