AROS Y ESVÁSTICA

Historia y Vida - - EDITORIAL -

El 24 de enero de 1933 se reunió por pri­me­ra vez en el ayun­ta­mien­to ber­li­nés el co­mi­té or­ga­ni­za­dor de la XI Olim­pia­da mo­der­na. Seis días más tar­de, Adolf Hitler era nom­bra­do can­ci­ller ale­mán. El lí­der na­zi ha­bía con­quis­ta­do el po­der tras una tur­bu­len­ta eta­pa po­lí­ti­ca du­ran­te la de­no­mi­na­da Re­pú­bli­ca de Wei­mar. Des­de aquel mo­men­to, la som­bra del Füh­rer pla­nea­ría en to­das las es­fe­ras. Pe­se a su re­ti­cen­cia ini­cial, Hitler no tar­dó en ad­ver­tir que los Jue­gos Olím­pi­cos de Berlín de 1936 po­dían con­ver­tir­se en la mejor pla­ta­for­ma pa­ra des­lum­brar al mundo con la ima­gen de la nue­va Ale­ma­nia. Sin em­bar­go, mu­chas fue­ron las vo­ces in­ter­na­cio­na­les que ame­na­za­ron con el boi­cot an­tes de la ce­re­mo­nia inau­gu­ral. El Ter­cer Reich ya ha­bía de­ja­do mues­tras de su au­tén­ti­co ros­tro con su cre­cien­te mi­li­ta­ris­mo y su ex­clu­sión racial. Aque­llos jue­gos en los que con­vi­vie­ron los aros olím­pi­cos con la esvástica pa­sa­rían tam­bién a la his­to­ria por las in­no­va­cio­nes que apor­ta­ron y por sus lo­gros de­por­ti­vos. Se me­jo­ró la pre­ci­sión de me­di­cio­nes en to­das las prue­bas, se per­fec­cio­nó el sis­te­ma de fo­to fi­nish, se inau­gu­ró la carrera de re­le­vos que tras­la­da la an­tor­cha des­de Olim­pia a la ciu­dad an­fi­trio­na, se in­tro­du­je­ron dis­ci­pli­nas co­mo el pi­ra­güis­mo, el baloncesto y el balonmano, se pro­du­jo la pri­me­ra re­trans­mi­sión te­le­vi­si­va, en cir­cui­to ce­rra­do, de un en­cuen­tro olím­pi­co, se die­ron los pri­me­ros pa­sos en el con­trol de se­xos, sur­gió la fi­gu­ra de Jes­se Owens, uno de los atle­tas más por­ten­to­sos de to­dos los tiem­pos... El des­plie­gue or­ga­ni­za­ti­vo y me­diá­ti­co de los jue­gos de Berlín que­dó in­mor­ta­li­za­do en el do­cu­men­tal Olim­pia­da, de la rea­li­za­do­ra Le­ni Rie­fens­tahl, un vehícu­lo ex­cep­cio­nal pa­ra la exal­ta­ción de la ideo­lo­gía na­zi. El fas­to de aquel es­pec­tácu­lo, su per­fec­ción téc­ni­ca y sus bri­llan­tes re­sul­ta­dos de­por­ti­vos pue­den re­su­mir­se en la la­có­ni­ca fra­se del ba­rón de Cou­ber­tin: “Siem­pre deseé es­to”. Sin em­bar­go, aque­lla tre­gua de­por­ti­va era sim­ple ma­qui­lla­je pa­ra en­mas­ca­rar el te­rror que es­ta­ba a pun­to de es­ta­llar. Pa­ra opi­nar so­bre la re­vis­ta pue­des es­cri­bir a re­dac­cionhyv@his­to­riay­vi­da.com Sí­gue­nos en Tam­bién dis­po­ni­ble en Isa­bel Mar­ga­rit, di­rec­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.