An­ti­glo­ba­li­za­ción y bre­xit

LA AC­TUAL OPO­SI­CIÓN AL TTIP Y DE­MÁS TRA­TA­DOS DE LI­BRE COMERCIO Y LOS ECOS DEL PASADO

Historia y Vida - - PRIMERA PLANA -

ES­CA­SEZ DE TRANS­PA­REN­CIA

Exis­te una coin­ci­den­cia en­tre mu­chas de las ideas pro­gre­sis­tas de las pla­ta­for­mas que or­ga­ni­za­ron las pro­tes­tas an­ti­glo­ba­li­za­ción de fi­na­les de los no­ven­ta (co­mo la de Seattle en 1999 y la de Gé­no­va en 2001) y las de STOP TTIP, que es­tá li­de­ran­do aho­ra, en gran me­di­da, la opo­si­ción con­tra el tra­ta­do co­mer­cial en­tre Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro no so­lo se so­la­pan las ideo­lo­gías, sino tam­bién al­gu­nos de los gru­pos que las or­ga­ni­zan, co­mo ATTAC y Green­pea­ce (a la dcha., pan­car­ta de es­te gru­po con­tra el TTIP en una de las to­rres Kío en Ma­drid el pasado 17 de ma­yo), y bue­na par­te de lo que de­nun­cian: el he­cho de que las ne­go­cia­cio­nes se reali­cen a puer­ta ce­rra­da y a es­pal­das de la po­bla­ción, el cre­cien­te po­der de las mul­ti­na­cio­na­les so­bre los es­ta­dos, el de­bi­li­ta­mien­to de los sin­di­ca­tos y de las ins­ti­tu­cio­nes de­po­si­ta­rias de la so­be­ra­nía na­cio­nal o el em­peo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les en los paí­ses desa­rro­lla­dos.

LA “MA­LA” GLO­BA­LI­ZA­CIÓN

Una de las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias es que aho­ra no se con­de­na la glo­ba­li­za­ción en su to­ta­li­dad, por­que ha de­mos­tra­do ser ca­paz de re­du­cir drás­ti­ca­men­te la po­bre­za en Chi­na o In­dia, sino aque­lla que so­lo tie­ne en cuen­ta los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y em­pre­sa­ria­les.

EL PRE­CIO PA­RA LA CLA­SE ME­DIA

Otra di­fe­ren­cia. La de­sigual­dad y la erosión de la cla­se me­dia en los paí­ses desa­rro­lla­dos se han aña­di­do a la lis­ta de de­nun­cias del miem­bros de la Unión So­vié­ti­ca, co­mo Ucra­nia, Bie­lo­rru­sia o Ka­zajs­tán. La cuar­ta ola, que ha arran­ca­do en 2015, tie­ne co­mo gran mo­tor el ma­yor TLC de la his­to­ria has­ta el mo­men­to: la Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­ca. Ha­bla­mos de un acuer­do que in­te­gra el 40% del comercio glo­bal y a 12 paí­ses miem­bros –EE UU, Ja­pón y Mé­xi­co en­tre ellos– con una po­bla­ción to­tal de 800 mi­llo­nes de per­so­nas. Es­te even­to gi­gan­tes­co ha im­pul­sa­do la ace­le­ra­ción de las ne­go­cia­cio­nes de otros tres acuer­dos enor­mes: el de la UE con EE UU, el de la UE con Chi­na y el de Chi­na con el mo­vi­mien­to an­ti­glo­ba­li­za­ción. Esos ma­les se re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con el efec­to com­bi­na­do de la cri­sis re­cien­te y del avan­ce de la li­be­ra­li­za­ción fi­nan­cie­ra, la fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral, las nue­vas tec­no­lo­gías, la com­pe­ten­cia de la mano de obra ba­ra­ta de los paí­ses emer­gen­tes y la au­to­ma­ti­za­ción.

EL PRO­BLE­MA DE LA SO­BE­RA­NÍA

La úl­ti­ma gran di­fe­ren­cia es la in­cor­po­ra­ción de mi­llo­nes de con­ser­va­do­res y na­cio­na­lis­tas a la opo­si­ción al li­bre comercio. No so­lo ha­bla­mos del as­cen­so de Do­nald Trump o Ma­ri­ne Le Pen –y su re­cha­zo al TTIP–, sino tam­bién del des­con­ten­to trans­ver­sal de iz­quier­das y de­re­chas con la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca y con la pér­di­da de po­der de las ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les, que ha con­tri­bui­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al triun­fo del bre­xit (aba­jo, el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Ca­me­ron anun­cia su di­mi­sión el 24 de ju­nio tras el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum). res­to de las prin­ci­pa­les po­ten­cias emer­gen­tes (Bra­sil, In­dia, Ru­sia y Su­dá­fri­ca).

Di­ver­si­dad y fra­ca­so

Otra de las gran­des ca­rac­te­rís­ti­cas del TTIP, la ter­ce­ra, co­mo de­cía­mos, es su di­ver­si­dad geo­grá­fi­ca y de pro­duc­tos, al­go que ha­bría si­do de cien­cia fic­ción has­ta los años no­ven­ta. Se­gún los da­tos de la OMC, los acuer­dos trans­re­gio­na­les en vi­gor pa­sa­ron de uno, en los ochen­ta, a on­ce, en los no­ven­ta, y a die­ci­sie­te, en­tre 2000 y 2010. Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble con­ce­bir el TTIP sin te­ner en cuen­ta la ex­pe­rien­cia de los TLC de Es­ta­dos Uni­dos con paí­ses tan dis­tan­tes co­mo Ma­rrue­cos, Co­rea del Sur y Jor­da­nia o los del blo­que co­mu­ni­ta­rio con Su­dá­fri­ca, Mé­xi­co e Is­rael. En cuan­to a la di­ver­si­dad de los pro­duc­tos que se co­mer­cian, casi to­dos los acuer­dos que se han fir­ma­do en el si­glo xxi han em­pe­za­do a in­cluir no so­lo bie­nes, sino tam­bién in­ver­sio­nes, ser­vi­cios, re­gu­la­cio­nes de pro­pie­dad in­te­lec­tual, prohi­bi­cio­nes de ba­rre­ras no aran­ce­la­rias, cláu­su­las me­dioam­bien­ta­les y or­ga­nis­mos de re­so­lu­ción de con­flic­tos. Es­ta for­ta­le­za y pro­fun­di­dad re­no­va­das los han he­cho, iró­ni­ca­men­te, mu­cho más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.