POM­PE­YA NOS DA MÁS

Un equi­po en­cuen­tra mu­cho más de lo que bus­ca­ba

Historia y Vida - - EN BREVE -

Des­de ha­ce cin­co años, la mi­sión de los ar­queó­lo­gos en la pom­pe­ya­na puer­ta de Her­cu­lano es in­ves­ti­gar la pro­duc­ción de ce­rá­mi­ca y el pa­pel de la ar­te­sa­nía en la eco­no­mía de la ciu­dad. Des­de lue­go, lo es­tán con­si­guien­do. En la úl­ti­ma cam­pa­ña, ini­cia­da en el mes de ma­yo, die­ron con los res­tos de dos talleres ce­rá­mi­cos de ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas. En los nú­cleos ro­ma­nos, las ne­cró­po­lis y es­te ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos se cons­truían ex­tra­mu­ros; en el ca­so de los talleres, por lo mo­les­to de su ac­ti­vi­dad: mu­cho rui­do, mu­cho hu­mo y olo­res des­agra­da­bles. Lo que no es­pe­ra­ba el equi­po in­ter­dis­ci­pli­nar era en­con­trar na­da más, al mar­gen de es­te ti­po de ins­ta­la­cio­nes, pues­to que en el si­glo xix ya ha­bía ex­ca­va­do el área Giu­sep­pe Fio­re­lli, el di­rec­tor de los tra­ba­jos de Pom­pe­ya que ideó el sis­te­ma de mol­des de ye­so pa­ra cap­tu­rar la ex­pre­sión de las víc­ti­mas del Ve­su­bio. Sin em­bar­go, en la tras­tien­da de uno de los talleres, los ex­per­tos to­pa­ron con los hue­sos de cua­tro de aque­llas víc­ti­mas de la erup­ción del año 79 d. C. Los hue­sos es­tán arrin­co­na­dos con­tra una pa­red, tí­pi­co re­sul­ta­do del pa­so de sa­quea­do­res en bus­ca de per­te­nen­cias de va­lor. Los la­dro­nes pa­sa­ron por al­to tres mo­ne­das y un col­gan­te de oro.

La tri­bu mis­te­rio­sa

El otro des­cu­bri­mien­to de la cam­pa­ña es una tum­ba sam­ni­ta muy an­te­rior, del si­glo iv a. C. Es la se­gun­da, tras el ha­llaz­go de una si­mi­lar a fi­na­les del año pasado. Si la pri­me­ra con­te­nía los res­tos de una mu­jer, jun­to con va­rios re­ci­pien­tes, es­ta per­te­ne­ce a un hom­bre y pre­sen­ta va­si­jas me­nos or­na­men­ta­das, aun­que su ex­ca­va­ción no ha ter­mi­na­do. Am­bas tum­bas son im­por­tan­tes por lo po­co que se sa­be de los sam­ni­tas, un pue­blo itá­li­co que se opu­so por las armas al do­mi­nio de Ro­ma en múl­ti­ples oca­sio­nes, has­ta ser ba­rri­dos por Si­la en 82 a. C. El he­cho de que los ob­je­tos en ellas pro­ce­dan de di­fe­ren­tes par­tes de la pe­nín­su­la apor­ta in­for­ma­ción so­bre las re­la­cio­nes co­mer­cia­les que los sam­ni­tas lle­ga­ron a man­te­ner, y la pri­me­ra tum­ba pue­de re­ve­lar da­tos esen­cia­les so­bre el pa­pel de la mu­jer en aquel pue­blo. Em­par Re­vert

ARRI­BA,

EN LA IMA­GEN IN­FE­RIOR, tum­ba sam­ni­ta de un hom­bre adul­to en­con­tra­da en Pom­pe­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.