Las es­tre­llas del lu­gar

UN RE­PA­SO GRÁ­FI­CO A LOS EDI­FI­CIOS MÁS SIG­NI­FI­CA­TI­VOS DE LA CIU­DA­DE­LA

Historia y Vida - - ARQUEOLOGÍA | KUÉLAP -

Con su pe­cu­liar for­ma de cono in­ver­ti­do, se cree que fue un ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co y una es­truc­tu­ra de­di­ca­da a ce­re­mo­nias re­li­gio­sas. Sus sie­te me­tros de al­tu­ra po­dían ren­dir­lo co­mo ata­la­ya de vi­gi­lan­cia y lu­gar don­de los cha­ma­nes in­vo­ca­sen a la llu­via. han des­cu­bier­to armas de com­ba­te ni es­que­le­tos con sig­nos de vio­len­cia. El fran­cés Louis Lan­glo­is lle­gó a la ciu­da­de­la en 1933, en­via­do por su go­bierno, y ela­bo­ró un ar­tícu­lo en el que des­cri­bía la ar­qui­tec­tu­ra de Kué­lap. Ade­más, in­clu­yó el di­bu­jo de cor­te trans­ver­sal de una ca­sa cir­cu­lar, abrien­do así el ca­mino a la in­ves­ti­ga­ción so­bre la fun­cio­na­li­dad de las edi­fi­ca­cio­nes. Lan­glo­is sub­ra­yó el ca­rác­ter ais­la­do de la cul­tu­ra cha­cha­po­yas, pe­se a sus re­la­cio­nes co­mer­cia­les, y el re­fle­jo de es­te ais­la­mien­to en el pe­cu­liar es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co de ca­sas cir­cu­la­res. Unas pau­tas ar­qui­tec­tó­ni­cas que se ve­rían in­flui­das por los incas al ex­pan­dir es­tos sus do­mi­nios. Pa­re­ce pro­ba­ble que en la se­gun­da mi­tad del si­glo xv Tú­pac In­ca Yu­pan­qui in­va­die­ra los te­rri­to­rios cha­cha­po­yas, con la con­si­guien­te im­po­si­ción de al­gu­nos ras­gos cul­tu­ra­les. Es­to se com­pro­ba­ría en las cin- El edi­fi­cio que pre­sen­ta ma­yo­res di­men­sio­nes de cuan­tos se con­ser­van en el Pue­blo Al­to, con 27 m de lon­gi­tud, de­bió de ser­vir co­mo es­pa­cio pú­bli­co, se­gu­ra­men­te ri­tual. En el Pue­blo Ba­jo, pri­me­ro de los ni­ve­les de la for­ta­le­za de Kué­lap, pue­de ver­se la re­cons­truc­ción de una de las vi­vien­das tal co­mo de­bió de eri­gir­se en su mo­men­to. co ca­sas rec­tan­gu­la­res in­cai­cas de Kué­lap. Una se­gun­da ex­pe­di­ción fran­ce­sa, li­de­ra­da por el ma­tri­mo­nio fran­co-sui­zo for­ma­do por Henry y Pau­le Rei­chlen, lle­gó casi me­dio si­glo des­pués que Ban­de­lier pa­ra rea­li­zar nue­vas ex­ca­va­cio­nes y un es­tu­dio de la in­ter­ac­ción con la ve­ci­na cul­tu­ra ca­ja- mar­ca. Se tra­tó de la pri­me­ra ex­pe­di­ción en con­tar con ar­queó­lo­gos pro­fe­sio­na­les, y en ella se ob­tu­vo una in­men­sa co­lec­ción de ce­rá­mi­cas. A raíz de es­tos ma­te­ria­les, los Rei­chlen pu­die­ron es­ta­ble­cer la in­fluen­cia en la ar­te­sa­nía cha­cha­po­yas de los ca­ja­mar­ca y su ex­pan­sión geo­grá­fi­ca. Pe­ro ha si­do en los úl­ti­mos años cuan­do la in­ves­ti­ga­ción ha da­do me­jo­res fru­tos gra­cias a programas más sis­te­ma­ti­za­dos. El Plan Maes­tro Kué­lap 2003, tu­te­la­do por el go­bierno pe­ruano, cons­ti­tu­yó el ini­cio de es­ta nue­va eta­pa, ba­jo la di­rec­ción de Al­fre­do Nar­váez. A los tra­ba­jos de ex­ca­va­ción ar­queo­ló­gi­ca se su­ma­ron los de con­ser­va­ción y di­ver­sos es­tu­dios

LAS DE­CE­NAS DE CUER­POS HA­LLA­DOS EN­TRE 2007 Y 2008 RES­PAL­DAN LA TE­SIS DE UN FI­NAL VIO­LEN­TO

so­bre los ac­ce­sos, la mu­ra­lla, va­rias ca­sas y dos edi­fi­cios re­li­gio­sos.

La fa­se más fe­cun­da

De es­tos tra­ba­jos se han ex­traí­do im­por­tan­tes co­no­ci­mien­tos, de­bi­do al ha­llaz­go de ves­ti­gios hu­ma­nos, ar­te­sa­nías e in­clu­so res­tos ali­men­ti­cios, lo que ha ayu­da­do a con­fi­gu­rar las pau­tas re­li­gio­sas y cul-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.