Los jue­gos de in­vierno

UN EN­SA­YO GE­NE­RAL AN­TES DE BERLÍN

Historia y Vida - - DOSSIER -

a los JJ. OO. de Berlín se ce­le­bró la IV Olim­pia­da de In­vierno. Fue del 6 al 16 de fe­bre­ro de 1936 en Gar­misch-Par­ten­kir­chen, la tu­rís­ti­ca lo­ca­li­dad de los Al­pes bá­va­ros don­de ca­da Año Nue­vo se rea­li­zan los tra­di­cio­na­les sal­tos de es­quí. Los dos jue­gos fue­ron or­ga­ni­za­dos por Ale­ma­nia por­que, has­ta la re­vi­sión de la Carta Olímpica en 1938, los al­ber­ga­ba el mis­mo país.

PRE­VIA­MEN­TE

la mis­ma re­per­cu­sión que los de ve­rano, sir­vie­ron co­mo en­sa­yo ge­ne­ral, tan­to or­ga­ni­za­ti­va co­mo pro­pa­gan­dís­ti­ca­men­te. Las ins­ta­la­cio­nes y su fun­cio­na­mien­to cau­sa­ron asom­bro. Se cons­tru­ye­ron dos ram­pas de sal­to (en la ima­gen, obras en una de ellas), un pa­be­llón de pa­ti­na­je ar­tís­ti­co, una pis­ta de bobs­leigh y un gran es­ta­dio de es­quí, el Olym­pia Skis­ta­dion.

AUN­QUE NO TU­VIE­RON

te­rior que repercutiría ne­ga­ti­va­men­te en la eco­no­mía del país. La fuer­te in­ver­sión que ha­bía que rea­li­zar afec­ta­ría a las par­ti­das des­ti­na­das a fi­nes más im­por­tan­tes y ur­gen­tes, co­mo la re­mi­li­ta­ri­za­ción de la na­ción. Ade­más, des­de un pun­to de vis­ta ideo­ló­gi­co, no po­día es­tar más en con­tra. Los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos e in­ter­na­cio­na- lis­tas que pro­pug­na­ba el olimpismo cho­ca­ban frontalmente con sus pos­tu­la­dos ra­cis­tas y na­cio­na­lis­tas. Ju­lius Strei­cher, el ideó­lo­go y edi­tor del pe­rió­di­co an­ti­se­mi­ta Der Stür­mer, ca­li­fi­có los JJ. OO. de Los Án­ge­les de 1932 co­mo un “in­fa­me fes­ti­val do­mi­na­do por los ju­díos”. La opi­nión de Hitler no de­bía de ser muy dis­tin­ta. Los na­zis te­nían unas ideas so­bre el de­por­te muy di­fe­ren­tes a las pro­pug­na­das por el fun­da­dor de los mo­der­nos jue­gos olím­pi­cos, el ba­rón Pie­rre de Cou­ber­tin.

se llevaron a ca­bo al­gu­nas me­di­das con vis­tas a dul­ci­fi­car la ima­gen del ré­gi­men de ca­ra al ex­te­rior. Des­apa­re­cie­ron de las ca­lles las se­ña­les de an­ti­se­mi­tis­mo, se re­ba­jó el tono agre­si­vo de los dis­cur­sos y se hi­zo una con­ce­sión: per­mi­tie­ron a un deportista de ori­gen ju­dío, el ju­ga­dor

POR OTRO LA­DO,

Su ori­gen hay que bus­car­lo en las teo­rías del pe­da­go­go ale­mán Frie­drich Lud­wig Jahn. El lla­ma­do “pa­dre de la gim­na­sia” im­pul­só a prin­ci­pios del si­glo xix la prác­ti­ca de­por­ti­va co­mo for­ma de exal­ta­ción na­cio­na­lis­ta. Al con­tra­rio que Cou­ber­tin, que fo­men­ta­ba la com­pe­ti­ti­vi­dad en­tre los pue­blos co­mo for­ma de acer­car­los, Jahn pro­pug­nó la ac­ti­vi­dad fí­si­ca en­tre los ale­ma­nes co­mo una ma­ne­ra de al­can­zar un ideal es­té­ti­co y mo­ral pan­ger­má­ni­co fren­te a los va­lo­res bur­gue­ses, que iden­ti­fi­ca­ba con la Fran­cia na­po­leó­ni­ca y los ju­díos. Los na­zis adop­ta­ron es­ta fi­lo­so­fía de­por­ti­va y la adap­ta­ron a su pro­pio idea­rio. No es de ex­tra­ñar que, cuan­do Berlín fue nom­bra­da se­de olímpica, el pe­rió­di­co ofi­cial del par­ti­do na­zi, el Völ­kis­cher Beo­bach­ter, pi­die­ra reite­ra­da­men­te su can­ce­la­ción y sus­ti­tu­ción por un de hoc­key Ru­di Ball, for­mar par­te del equi­po ale­mán. Sin em­bar­go, es­ta ma­nio­bra de dis­trac­ción no sa­lió del to­do bien. La pren­sa ex­tran­je­ra des­ta­có la ex­ce­si­va e in­ti­mi­dan­te pre­sen­cia de mi­li­ta­res du­ran­te las com­pe­ti­cio­nes. Seis me­ses des­pués, en Berlín, su pre­sen­cia fue cal­cu­la­da­men­te me­nor. even­to tí­pi­ca­men­te ale­mán: un gran fes­ti­val gim­nás­ti­co ( Turn­fest). Hitler cam­bió de opi­nión por in­ter­me­dia­ción de su mi­nis­tro de Pro­pa­gan­da, Jo­seph Goeb­bels. Es­te le hi­zo ver que los jue­gos po­dían ser una oca­sión in­me­jo­ra­ble pa­ra mos­trar al mundo las vir­tu­des de la nue­va Ale­ma­nia y pre­sen­tar una ima­gen po­si­ti­va y po­de­ro­sa del país. Tam­bién hi­zo hin­ca­pié en que la en­tra­da de di­vi­sas ex­tran­je­ras se­ría be­ne­fi­cio­sa pa­ra la eco­no­mía. Su mo­de­lo era la Ita­lia fas­cis­ta. Mus­so­li­ni, que ha­bía sa­ca­do ré­di­to po­lí­ti­co de las vic­to­rias de su país en los JJ. OO. de 1932 (fue se­gun­da en el me­da­lle­ro), es­ta­ba or­ga­ni­zan­do el cam­peo­na­to del mundo de fút­bol de 1934 co­mo un gran even­to pro­pa­gan­dís­ti­co de exal­ta­ción na­cio­nal. Goeb­bels que­ría ha­cer lo mis­mo con la olim­pia­da. Al fi­nal, el Füh­rer ter­mi­nó tran­si­gien­do. Aun­que no fue fá­cil. Ha­bía al­go que no le gus­ta­ba, un “pe­que­ño de­ta­lle” que lle­va­ba de­nun­cian­do la pren­sa na­zi des­de ha­cía me­ses: la cú­pu­la del co­mi­té or­ga­ni­za­dor ale­mán era de­ma­sia­do ju­día. El pre­si­den-

HITLER CREÍA QUE LA IN­VER­SIÓN PA­RA LOS JUE­GOS REPERCUTIRÍA NE­GA­TI­VA­MEN­TE EN LA ECO­NO­MÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.