¿QUÉ FUE EL PLAN DE IGUA­LA?

Agus­tín I y la pri­me­ra ex­pe­rien­cia im­pe­rial de Mé­xi­co

Historia y Vida - - FÉLIX CALLEJA -

que pa­rez­ca, el ar­tí­fi­ce de la in­de­pen­den­cia de Mé­xi­co fue un mi­li­tar que ha­bía lu­cha­do al ser­vi­cio del rey: Agus­tín de Itur­bi­de (1783-1824). Mo­les­to por­que no se le re­co­no­cían los mé­ri­tos que creía te­ner, cam­bió de ban­do y, en 1821, pro­cla­mó el Plan de Igua­la (aba­jo). En prin­ci­pio, la idea era crear una nue­va mo­nar­quía, bien en la per­so­na de Fer­nan­do VII, bien con al­gún prín­ci­pe de la fa­mi­lia real. Es­pa­ña, sin em­bar­go, se opu­so frontalmente a es­ta ten­ta­ti­va en nom­bre de un im­pe­rio uni­ta­rio. Pa­ra un sec­tor de me­xi­ca­nos, que po­drían ha­ber acep­ta­do un sis­te­ma au­to­nó­mi­co, que­dó en­ton­ces co­mo úni­ca salida po­si­ble la se­ce­sión.

POR EX­TRA­ÑO

que es­tos par­ti­da­rios de la in­de­pen­den­cia la pro­pug­na­ron por

SE HA DI­CHO

gi­mien­tos mi­li­cia­nos de la pro­vin­cia y em­pe­zó a alis­tar vo­lun­ta­rios, for­man­do un con­tin­gen­te de casi tres mil hom­bres (85% a ca­ba­llo). Calleja ejer­ció su li­de­raz­go con­ju­gan­do los es­fuer­zos de las au­to­ri­da­des, que cum­plie­ron sus ór­de­nes; de los mi­ne­ros, que le en­via­ron pla­ta y pól­vo­ra; de los gran­des ha­cen­da­dos, que le su­mi­nis­tra­ron tro­pas, ca­ba­llos y mu­las; de los ar­te­sa­nos, que fa­bri­ca­ron armas y per­tre­chos; de los arrie­ros, que trans­por­ta­ron los su­mi­nis­tros; y de bue­na par­te de los mie­do al ré­gi­men li­be­ral, im­plan­ta­do en la me­tró­po­li en 1820. Eran, su­pues­ta­men­te, con­ser­va­do­res que te­mían las re­for­mas pro­gre­sis­tas. El historiador Ti­mothy An­na se­ña­ló que el pro­ble­ma era otro. La ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos apo­ya­ban la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz, pe­ro, pa­ra ga­ran­ti­zar su pues­ta en prác­ti­ca, pre­fe­rían un mar­co po­lí­ti­co pro­pio an­te los con­ti­nuos vai­ve­nes de la po­lí­ti­ca pe­nin­su­lar en­tre ab­so­lu­tis­tas y con­ser­va­do­res. Así, en la im­po­si­bi­li­dad de en­tro­ni­zar a un prín­ci­pe his­pano, fue el pro­pio Itur­bi­de el que se pro­cla­mó em­pe­ra­dor con el nom­bre de Agus­tín I. Es­ta pri­me­ra ex­pe­rien­cia im­pe­rial (la se­gun­da se­ría la de Ma­xi­mi­li­ano de Habs­bur­go en 1864-67) se sal­dó con un com­ple­to fra­ca­so. Exi­lia­do, el mo­nar­ca fue eje­cu­ta­do tras in­ten­tar re­cu­pe­rar la Co­ro­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.