¿POR NE­GO­CIOS O POR PLA­CER?

El cien­tí­fi­co y las pe­cu­lia­ri­da­des de su pa­so por nues­tro país

Historia y Vida - - VAVÍLOV -

en Es­pa­ña du­ran­te el ve­rano de 1927, apro­ve­chan­do su via­je de bo­das. Lo que más le lla­mó la aten­ción de nues­tro país fue la gran va­rie­dad de cul­ti­vos y el por­cen­ta­je de tie­rras de­di­ca­das a la la­bran­za (aba­jo, un cam­po en Po­lle­nça, Ma­llor­ca). El cien­tí­fi­co cal­cu­ló que el 40% de ellas es­ta­ban des­ti­na­das a tal ac­ti­vi­dad, fren­te al 9% de la URSS. Sin em­bar­go, le sor­pren­dió la de­sigual dis­tri­bu­ción de la tie­rra y el ba­jo ni­vel tec­no­ló­gi­co de la agri­cul­tu­ra, en la que se se­guía uti­li­zan­do el ara­do ro­mano y la tri­lla.

VAVÍLOV ES­TU­VO

se ha­lla­ba ba­jo la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra, y la vi­si­ta de un cien­tí­fi­co so­vié­ti­co desató las sus­pi­ca­cias de

EL PAÍS

los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad. Dos agen­tes de pai­sano si­guie­ron sus mo­vi­mien­tos. El re­cién ca­sa­do ha­cía con­ti­nuas salidas en bus­ca de se­mi­llas. Pron­to, los agen­tes des­ti­na­dos a se­guir­le, con­ven­ci­dos ya de que Vavílov no te­nía se­gun­das in­ten­cio­nes, le ofre­cie­ron un tra­to: el cien­tí­fi­co co­mu­ni­ca­ría de an­te­mano el des­tino de sus ex­cur­sio­nes y, a cambio, ellos le pres­ta­rían una suer­te de “apo­yo lo­gís­ti­co” ex­tra­ofi­cial des­de nú­cleos ur­ba­nos, fa­ci­li­tán­do­le la re­ser­va de alo­ja­mien­tos e in­clu­so co­la­bo­ran­do en el en­vío de pa­que­tes. El acuer­do, no obs­tan­te, no du­ró de­ma­sia­do, pues el ru­so con­si­de­ra­ba que los agen­tes re­ser­va­ban ha­bi­ta­cio­nes de­ma­sia­do ca­ras y se en­tre­ga­ban a la bue­na vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.