LA BAI­LA­RI­NA ORIEN­TA­LIS­TA

Ruth Saint De­nis fue una pio­ne­ra de la dan­za mo­der­na y mar­có el mundo del es­pec­tácu­lo con su in­com­pa­ra­ble per­so­na­li­dad y su pre­sen­cia en es­ce­na.

Historia y Vida - - RUTH SAINT DENIS - SÒNIA CLO­TET, PE­RIO­DIS­TA

La “pri­me­ra da­ma de la dan­za ame­ri­ca­na”, cu­yo nom­bre ver­da­de­ro era Ruth Den­nis, na­ció en 1879 en una pe­que­ña gran­ja de Pin Oaks, Nue­va Jer­sey. Rut­hie, co­mo so­lían lla­mar­la, cre­ció jun­to a sus dos her­ma­nos en una gran­ja con­ver­ti­da en ca­sa de hués­pe­des. Su pa­dre era un in­ven­tor in­ca­paz de te­ner un tra­ba­jo es­ta­ble, mien­tras que su ma­dre, pro­fun­da­men­te cre­yen­te, con­ta­ba con la carrera de Me­di­ci­na, pe­ro un des­equi­li­brio ner­vio­so le im­pi­dió ejer­cer. Rut­hie te­nía un ca­rác­ter per­sua­si­vo y un don pa­ra el ar­te dra­má­ti­co. Su ma­dre la ini­ció en el bai­le a tra­vés de los ejer­ci­cios de Fra­nçois Del­sar­te, un es­ti­lo in­ter­pre­ta­ti­vo ba­sa­do en la ex­pre­sión de las emo­cio­nes a tra­vés de los ges­tos que, en un fu­tu­ro, se­ría la ba­se de su téc­ni­ca. Un pe­que­ño tra­yec­to en tren se­pa­ra­ba la gran­ja de Nue­va York, una dis­tan­cia que en 1894 la lle­vó de la in­fan­cia al ini­cio de su carrera co­mo bai­la­ri­na. Te­nía quin­ce años, y, ba­jo la su­per­vi­sión ma­ter­na, co­men­zó a bai­lar en co­me­dias mu­si­ca­les. En 1900, el gran dra­ma­tur­go Da­vid Be- las­co la con­tra­tó pa­ra ac­tuar en su com­pa­ñía, atraí­do por su pa­sión por la dan­za y sus ga­nas de triunfar. Él fue su pri­mer pro­duc­tor, y la ani­mó a usar el so­bre­nom­bre ar­tís­ti­co de Saint De­nis.

La in­fluen­cia de la diosa

Du­ran­te una gi­ra de la com­pa­ñía en Bú­fa­lo, Nue­va York, al­go mar­ca­rá el res­to de su vi­da. Era el año 1904, y que­dó cautivada por un car­tel pu­bli­ci­ta­rio de los cigarrillos egip­cios Dei­ties, cu­ya ima­gen era la de la diosa Isis. Des­de ese ins­tan­te sin­tió la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar con la dan­za el mis­ti­cis­mo que ema­na­ba la diosa, y aban­do­nó la com­pa­ñía pa­ra lan­zar­se a ac­tuar en so­li­ta­rio. Se su­mer­gió en las fi­lo­so­fías orien­ta­les, do­cu­men­tán­do­se, con­sul­tan­do a es­pe­cia­lis­tas y vien­do bai­lar a na­ti­vos de aque­llas cul­tu­ras. Pa­ra fi­nan­ciar sus es­pec­tácu­los tra­ba­jó co­mo can­tan­te de un co­ro y bai­la­ri­na en even­tos so­cia­les. Por fin, en 1906, uno de los pro­duc­to­res más inf luen­tes de Amé­ri­ca, Henry B. Ha­rris, se fi­jó en ella y le fa­ci­li­tó su pri­mer so­lo, Rad­ha, en Nue­va York. Más tar­de le se­gui­rían otros, co­mo In­cen­se, The Co­bras, Nautch y Yo­gi. Al igual que Isa­do­ra Dun­can y Loie Fu­ller, Saint De­nis sa­lió de gi­ra por Eu­ro­pa, siem­pre jun­to a su ma­dre, y al re­gre­sar a Amé­ri­ca en 1909 ya se ha­bía for­ja­do un nom­bre co­mo bai- la­ri­na exó­ti­ca. No fue has­ta 1910 cuan­do pre­sen­tó su fa­mo­sa dan­za Egy­pta, ins­pi­ra­da en la diosa del car­tel. Fue un éxi­to ro­tun­do. Pe­ro al ca­bo de dos años su me­ce­nas fa­lle­ció en el Ti­ta­nic, y, con gra­ves pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, Saint De­nis so­bre­vi­vió im­par­tien­do cla­ses de dan­za a mu­je­res de la al­ta so­cie­dad. Su vi­da dio un gi­ro al co­no­cer al bai­la­rín Ted Shawn, con quien co­men­zó a co­la­bo-

QUE­DÓ CAUTIVADA POR UN CAR­TEL PUBLICITANDO UNOS CIGARRILLOS CON LA IMA­GEN DE LA DIOSA ISIS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.