En torno a Char­le­roi

LOS PA­SOS DE LA BA­TA­LLA DE FLEU­RUS

Historia y Vida - - FLEURUS -

a Co­bur­go. O, lo que es lo mis­mo, la Pri­me­ra Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa con­tra el ejér­ci­to de una coa­li­ción for­ma­da por Gran Bre­ta­ña, el im­pe­rio de los Habs­bur­go, el es­ta­do ale­mán de Ha­nó­ver y las Pro­vin­cias Uni­das de los Paí­ses Ba­jos. El de Fleu­rus fue uno de los más de­ci­si­vos cho­ques de las gue­rras re­vo­lu­cio­na­rias fran­ce­sas, que se su­ce­die­ron en­tre 1792 y 1802 y que en­fren­ta­ron a Fran­cia con dis­tin­tas com­bi­na­cio­nes de alia­dos (siem­pre pre­si­di­das, eso sí, por Aus­tria y Gran Bre­ta­ña).

JOURDAN FREN­TE

el Sam­bre y to­mar Char­le­roi (ciu­dad fun­da­da por los es­pa­ño­les en 1666 y hoy per­te­ne­cien­te a la re­gión va­lo­na de Bél­gi­ca), los fran­ce­ses se vie­ron las ca­ras con los alia­dos cer­ca de Fleu­rus. Arri­ba po­de­mos ver los mo­vi­mien­tos de la cam­pa­ña de 1794 y, en con­cre­to, en el ma­pa de la de­re­cha, los ata­ques alia­dos en co­lum­nas y el des­plie­gue de­fen­si­vo de los ge­ne­ra­les ga­los en la ba­ta­lla de Fleu­rus. Por cier­to, tras el triun­fo fran­cés, Char­le­roi, así bau­ti­za­da en ho­nor al rey Car­los II, pa­só a co­no­cer­se con el re­vo­lu­cio­na­rio nom­bre de Li­bre­sur-Sam­bre (al­go así co­mo “[ciu­dad] li­bre so­bre el Sam­bre”) has­ta 1800.

TRAS ATRA­VE­SAR

ra­zón, se­ría di­fí­cil que pu­die­ran in­ter­ve­nir an­te otra ame­na­za más ha­cia el es­te). Por úl­ti­mo, en­tre las lo­ca­li­da­des de Lan­dre­cies y Mau­beu­ge se en­con­tra­ba el grue­so de las tro­pas alia­das, al man­do del prín­ci­pe de Sajonia-Co­bur­go, con 65.000 hom­bres, la ma­yo­ría de ellos aus­tría­cos.

El pa­so del Sam­bre

Si los fran­ce­ses que­rían ase­diar Char­le­roi, de­bían ne­ce­sa­ria­men­te cru­zar el río Sam­bre y es­ta­ble­cer­se en sus dos ori­llas, ya que en esos mo­men­tos so­lo con­tro­la­ban la ri­be­ra de­re­cha. Sus pri­me­ros in­ten­tos de ma­yo y de prin­ci­pios de ju­nio fue­ron un fra­ca­so. Los fran­ce­ses su­frie­ron tres de­rro­tas su­ce­si­vas en Bin­che, Er­que­lin­nes y Gos­se­lies an­te las tro­pas de Von Kau­nitz y Oran­ge, con una pér­di­da to­tal es­ti­ma­da de más de diez mil hom­bres. La opor­tu­na lle­ga­da de Jourdan con el nue­vo ejér­ci­to po­dría cam­biar la suer­te ga­la. La cuar­ta ten­ta­ti­va de cru­ce se fi­jó pa­ra el 12 de ju­nio, y en los días si­guien­tes to­da la fuer­za de Jourdan ha­bía efec­tua­do ese pa­so, pues­to si­tio a Char­le­roi con la di­vi­sión de Jac­ques Hatry y con­ti­nua­do con las de­más ha­cia Cam­pi­nai­re. El prín­ci­pe de Oran­ge no es­ta­ba dis­pues­to a per­mi­tir­lo, y con­tra­ata­có con 43.000 hom­bres en las cer­ca­nías de Fleu­rus, dan­do lu­gar a la lla­ma­da ba­ta­lla de Lam­bu­sart, el 16 de ju­nio. La jor­na­da es­tu­vo pre­si­di­da por una es­pe­sa nie­bla, y al fi­nal los fran­ce­ses tu­vie­ron que re­cu­lar, al ver la re­ti­ra­da del ala de­re­cha del ge­ne­ral de di­vi­sión Mar­ceau. Al fi­nal del día, Jourdan tam­po­co pu­do su­pe­rar es­ta di­fí­cil prue­ba del Sam­bre y per­dió otros 3.000 hom­bres, aun­que los aus­tro-ho­lan­de­ses su­frie­ron pér­di­das pa­re­ci­das. La operación mi­li­tar de cru­zar un río y en­ta­blar ba­ta­lla era siem­pre in­có­mo­da pa­ra el agre­sor y so­lía di­fi­cul­tar su ofen­si­va. En el mejor de los ca­sos, una vez fran­quea­da es­ta ba­rre­ra es­tra­té­gi­ca, de­bía en­fren­tar­se to­da­vía a la ame­na­za di­rec­ta del enemi­go, con el río a la es­pal­da y po­cas co­mu­ni­ca­cio­nes via­bles. Ade­más, en ese mo­men­to, de­bía con­tar con la po­si­bi­li­dad de no te­ner dis­po­ni­bles to­das sus fuer­zas y, co­mo con­se­cuen­cia, te­ner que com­ba­tir en des­ven­ta­ja nu­mé­ri­ca. So­lo si el de­fen­sor con­si­de­ra­ba el río co­mo su úni­ca de­fen­sa sal­va­do­ra ha­bría ventajas pa­ra el ata­can­te,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.