Dos lí­de­res ca­ra a ca­ra

LOS GE­NE­RA­LES EN­FREN­TA­DOS EN FLEU­RUS

Historia y Vida - - FLEURUS -

Hi­jo de un mé­di­co, Jourdan se alis­tó en el ejér­ci­to con 16 años. Par­ti­ci­pó con­ven­ci­do en la gue­rra de In­de­pen­den­cia ame­ri­ca­na con­tra los in­gle­ses, y allí con­tra­jo unas fie­bres que le afec­ta­rían oca­sio­nal­men­te el res­to de su vi­da. Al es­ta­llar la re­vo­lu­ción era ca­pi­tán en la guar­dia na­cio­nal de Li­mo­ges. Par­ti­ci­pó en va­rias ba­ta­llas y fue nom­bra­do ge­ne­ral de di­vi­sión en re­co­no­ci­mien­to a su li­de­raz­go y ha­bi­li­dad. Des­pués de Fleu­rus con­ti­nuó con al­ti­ba­jos e in­clu­so re­ca­ló en po­lí­ti­ca. En la eta­pa im­pe­rial Na­po­león le nom­bró ma­ris­cal, y en 1808 acom­pa­ña­ría a su her­mano Jo­sé al trono de Es­pa­ña co­mo je­fe de Es­ta­do Ma­yor has­ta su de­rro­ta en la ba­ta­lla de Vi­to­ria, aun­que nunca go­zó del res­pe­to de los otros ma­ris­ca­les. pues la pe­ne­tra­ción por al­gún pun­to con­lle­va­ba su se­gu­ra de­rro­ta. En es­ta cam­pa­ña, los alia­dos no co­me­tie­ron ese error con el Sam­bre, y pro­ce­die­ron a des­car­gar sus gol­pes en sus pro­xi­mi­da­des, tal co­mo acon­se­ja­ría el pru­siano Carl von Clau­se­witz, fu­tu­ro ge­ne­ral y teó­ri­co mi­li­tar. De ahí los re­pe­ti­dos fra­ca­sos fran­ce­ses. Al me­nos, las no­ti­cias que lle­ga­ban des­de el oes­te eran más alen­ta­do­ras. Pi­che­gru con­quis­ta­ba el 17 de ju­nio Ypres y pre­sio­na­ba con fuer­za so­bre Flan­des. A Co­bur­go, que se ha­bía des­per­di­ga­do tras su triun­fo an­te­rior y ocu­pa­ba aho­ra una po­si­ción cen­tral en­tre los dos ejér­ci­tos fran­ce­ses, se le pre­sen­ta­ba la dis­yun­ti­va de a cuál de los dos con­jun­tos enemi­gos ata­car. Su im­pas­se se alar­gó has­ta el día si­guien­te, cuan­do le lle­ga­ron no­ti­cias de la vuel­ta del ejér­ci­to de Jourdan so­bre Char­le­roi, al cru­zar por fin el Sam­bre sin con­tra­tiem­pos. Co­bur­go de­bía so­co­rrer a Char­le­roi, que se en­con­tra­ba, otra vez, ba­jo ase­dio. Y la ve­lo­ci­dad era fun­da­men­tal, por­que los fran­ce­ses tra­ba­ja­ban sin des­can­so en la cons­truc­ción de las trin­che­ras, pa­ra­le­las y ba­te­rías per­ti­nen­tes pa­ra ter­mi­nar cuan­to an­tes la con­quis­ta de la pla­za. El 25 de ju­nio, Co­bur­go se ha­lla­ba muy cer­ca, y dis­pa­ró unas se­ña­les a la guar­ni­ción que no fue­ron vis­tas. A con­ti­nua­ción, or­de­nó al ofi­cial Jo­seph Ra­detzky que se cer­cio­ra­ra de si los fran­ce­ses ya ha­bían cap­tu­ra­do Char­le­roi, asun­to que es­te ve­ri­fi­có el mis­mo día tras un va­lien­te re­co­no­ci­mien­to en el que cru­zó a na­do el Sam­bre. Hay que in­di­car, co­mo cu­rio­si­dad, que es­te ofi­cial aus­tría­co es el mis­mo que mu­chos años des­pués ven­ce­ría a los pia­mon­te­ses re­be­la­dos en 1849. En su ho­nor com­pu­so Johann Strauss pa­dre la fa­mo­sa Mar­cha Ra­detzky que to­dos los años se

LOS FRAN­CE­SES SE AFA­NA­BAN POR CA­VAR TRIN­CHE­RAS PA­RA CON­QUIS­TAR CHAR­LE­ROI CUAN­TO AN­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.