GLOBOS EN CAM­PA­ÑA

El des­pe­gue de los globos ae­ros­tá­ti­cos en lo mi­li­tar.

Historia y Vida - - FLEURUS -

LOS HER­MA­NOS MONTGOLFIER

hi­cie­ron his­to­ria en 1783 con su pri­mer vue­lo pú­bli­co. Con la ae­ro­na­ve pro­ba­da, era cues­tión de tiem­po que se qui­sie­ra uti­li­zar en la gue­rra. La pri­me­ra oca­sión lle­gó en ple­na ba­ta­lla de Fleu­rus (arri­ba). El En­tre­pre­nant se ele­vó des­de la lí­nea de­fen­si­va fran­ce­sa y es­tu­vo tri­pu­la­do du­ran­te ho­ras. Un po­co an­tes, en abril de 1794, se ha­bía crea­do la 1re Com­pag­nie d’aé­ros­tiers, el pri­mer cuer­po mi­li­tar de ob­ser­va­ción aé­rea me­dian­te globos ae­ros­tá­ti­cos del mundo, y muy pron­to par­ti­ci­pa­ron jun­to a las tro­pas fran­ce­sas.

la com­pa­ñía fa­ci­li­ta­ría la la­bor de ubi­car las po­si­cio­nes del enemi­go, aun­que la ex­pe­rien­cia del com­ba­te no con­ven­ció del to­do a Jourdan. En los años si­guien­tes par­ti­ci­pa­ron otros globos fran­ce­ses en di­fe­ren­tes ba­ta­llas, y el pro­pio Na­po­león Bo­na­par­te lle­vó al­guno a su ex­pe­di­ción a Egip­to de 1798. Un año des­pués se di­sol­ve­ría el cuer­po. La idea, de to­das for­mas, si­guió apa­re­cien­do en com­ba­te a lo lar­go del si­glo y, por ejem­plo, las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas de la Unión crea­ron tam­bién un cuer­po de ob­ser­va­ción es­tric­ta­men­te mi­li­tar en la gue­rra de Se­ce­sión (1861-65).

EN TEO­RÍA,

La pre­sión alia­da iba per­dien­do fuer­za, los re­duc­tos pre­pa­ra­dos di­fi­cul­ta­ban el avan­ce y los ma­yo­res nú­me­ros fran­ce­ses es­ta­ban de­can­tan­do po­co a po­co la ba­lan­za. A esas al­tu­ras del com­ba­te, Co­bur­go co­no­cía la fal­ta de pro­gre­sos en to­dos los sec­to­res y la inexis­ten­cia de una pe­ne­tra­ción de­ci­si­va. A las 19 h or­de­nó la re­ti­ra­da de to­das sus fuer­zas em­pe­ña­das. Los alia­dos, si con­ta­bi­li­za­mos la guar­ni­ción apre­sa­da el día an­te­rior en Char­le­roi, re­gis­tra­ron unas cin­co mil ba­jas en to­tal, y de­ja­ron un mor­te­ro a los ven­ce­do­res fran­ce­ses. Es­tos per­die­ron apro­xi­ma­da­men­te igua­les nú­me­ros en es­ta de­ci­si­va jor­na­da, y uno de sus ca­ño­nes pa­só a ma­nos alia­das. Jourdan ha­bía con­se­gui­do ven­cer la ba­ta­lla es­tan­do a la de­fen­si­va y con unos ma­yo­res nú­me­ros en li­za que su ri­val, lo que no le aho­rró pa­sar por mo­men­tos muy de­li­ca­dos. Es ver­dad que se vio ayu­da­do por el com­por­ta­mien­to de al­gu­nos de sus ofi­cia­les su­bor­di­na­dos, así co­mo por la pro­pia or­ga­ni­za­ción en bri­ga­das y di­vi­sio­nes del ejér­ci­to fran­cés, que le con­fe­ría más f le­xi­bi­li­dad y ma­yor fuer­za pa­ra en­fren­tar­se a las di­fe­ren­tes ame­na­zas. Sin em­bar­go, esos ar­gu­men­tos no res­tan mérito a su ac­tua­ción per­so­nal. Es­tu­vo bien co­lo­ca­do en el cen­tro de su dis­po­si­ti­vo y sin ex­po­ner­se en pri­me­ra lí­nea, or­ga­ni­zó ade­cua­da­men­te sus fuer­zas en la ba­ta­lla y tu­vo aplo­mo en el man­do. Es­tas cua­li­da­des no so­lo sal­va­ron a su ejér­ci­to, sino su pro­pia vi­da, por­que una de­rro­ta le ha­bría su­pues­to encaminarse a la guillotina casi con se­gu­ri­dad. Hay que de­cir que en es­ta cam­pa­ña ha­bía se­gui­do casi siem­pre su cri­te­rio, y los po­de­ro­sos re­pre­sen­tan­tes del Co­mi­té no ha­bían in­ter­fe­ri­do en la ma­yo­ría de sus de­ci­sio­nes fi­na­les, al­go no muy ha­bi­tual.

Una vic­to­ria re­cor­da­da

Vis­ta así, la ba­ta­lla de Fleu­rus no pro­du­jo nin­gu­na he­ca­tom­be tác­ti­ca pa­ra nin­guno de los ad­ver­sa­rios. El en­fo­que cam­bia sus­tan­cial­men­te si ana­li­za­mos las gran­des con­se­cuen­cias de es­te he­cho mar­cial. Con el triun­fo de Fleu­rus, la Re­pú­bli­ca se sin­tió más se­gu­ra en sus fron­te­ras, pues el ejér­ci­to de cam­pa­ña aus­tría­co –el tras­cen­den­tal enemi­go– se re­ti­ró de­fi­ni­ti­va­men­te de Bél­gi­ca, sal­vo al­gu­nas de sus guar­ni­cio­nes. Y es­ta de­ci­sión pro­pi­ció que los fran­ce­ses pu­die­ran to­mar el con­trol y, a cor­to pla­zo, pro­yec­tar­se has­ta con­quis­tar Ho­lan­da en los me­ses si­guien­tes. En un ho­ri­zon­te más le­jano, los sue­ños re­vo­lu­cio­na­rios pu­die­ron se­guir ex­ten­dién­do­se has­ta su pos­te­rior di­so­lu­ción en la reali­dad de la gue­rra to­tal fren­te a los alia­dos. Aho­ra, la nue­va pa­tria y na­ción fran­ce­sa sur­gi­da de la re­vo­lu­ción to­ma­ría un im­pul­so que la lle­va­ría, des­de lue­go, a ser la re­pe­ti­da agre­so­ra de otras na­cio­nes has­ta 1815. Las no­ti­cias de la lid tra­je­ron una gran ale­gría al pue­blo y a los po­lí­ti­cos afi­nes a Ro­bes­pie­rre. Com­bi­na­da con los éxi­tos de Pi­che­gru, en­tre­ga­ba Bél­gi­ca a los fran­ce­ses. Las ce­le­bra­cio­nes y los pan­fle­tos pro­pa­gan­dís­ti­cos se mul­ti­pli­ca­ban. Pa­ra dar­le

UNA DE­RRO­TA HA­BRÍA SU­PUES­TO A JOURDAN ENCAMINARSE A LA GUILLOTINA CASI CON TO­DA SE­GU­RI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.