PA­SA­DOS VIR­TUA­LES

La si­mu­la­ción por or­de­na­dor de an­ti­guas ba­ta­llas, mi­gra­cio­nes y epi­de­mias se afian­za co­mo una he­rra­mien­ta más de la in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca.

Historia y Vida - - CIENCIA - MI­CHE­LE CA­TAN­ZA­RO, DOC­TOR EN FÍ­SI­CA Y PE­RIO­DIS­TA

Al ge­ne­ral Nel­son se le atri­bu­ye el mérito de la vic­to­ria de Tra­fal­gar por ha­ber em­plea­do una ge­nial es­tra­te­gia. El 21 de oc­tu­bre de 1805, sus 27 bar­cos que­da­ron a sal­vo, mien­tras 22 de los 33 que com­po­nían la f lo­ta fran­co-es­pa­ño­la se hun­die­ron. Nel­son no dis­pu­so sus bar­cos en una lí­nea, co­mo de costumbre, sino en co­lum­nas per­pen­di­cu­la­res a la lí­nea ad­ver­sa­ria. A es­to se atri­bu­ye la rup­tu­ra de la for­ma­ción enemi­ga y la vic­to­ria. Sin em­bar­go, pue­de que Nel­son no ten­ga tan­to mérito. En 2003, los fí­si­cos Giu­sep­pe Traut­teur y Ra­nie­ro Vir­gi­lio ge­ne­ra­ron un pro­gra­ma in­for­má­ti­co que re­pro­du­cía con gran fia­bi­li­dad las con­di­cio­nes de la ba­ta­lla de Tra­fal­gar. Su si­mu­la­ción usa­ba re­gis­tros his­tó­ri­cos de las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da bar­co, de las con­di­cio­nes de vien­to a las cua­les es­ta­ban ex­pues­tos... Re­cons­truir esa si­tua­ción en un or­de­na­dor per­mi­tía ha­cer al­go im­po­si­ble en el mundo real: re­pe­tir la es­ce­na de la ba­ta­lla múl­ti­ples ve­ces, in­tro­du­cien­do va­ria­cio­nes y ob­ser­van­do sus con­se­cuen­cias. De es­ta ma­ne­ra, los dos cien­tí­fi­cos ave­ri­gua­ron que Nel­son ha­bría ga­na­do aun­que hu­bie­se usa­do la es­tra­te­gia tra­di­cio­nal. La ra­zón era sen­ci­lla: la po­ten­cia de fue­go de sus bar­cos su­pe­ra­ba a la de los ad­ver­sa­rios. No obs­tan­te, su es­tra­te­gia sí te­nía un mé- ri­to: de no ha­ber­la adop­ta­do, su flo­ta ha­bría re­gis­tra­do mu­chas más ba­jas.

¿Dón­de fue­ron los anasa­zi?

El tra­ba­jo de Traut­teur y Vir­gi­lio es so­lo un ejem­plo de una ten­den­cia al al­za en la in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca: el uso de la si­mu­la­ción in­for­má­ti­ca pa­ra en­ten­der el pasado. Es­to no es al­go co­mo fa­bri­car un do­ble de Ju­lio Cé­sar en Se­cond Li­fe. Se pa­re­ce más a jue­gos elec­tró­ni­cos co­mo Ci­vi­li­za­tion, pe­ro con mu­chí­si­mo más ri­gor, pa­ra que el mundo vir­tual ten­ga al­go que ver con ci­vi­li­za­cio­nes reales del pasado. Una de ellas es la cul­tu­ra anasa­zi, que des­apa­re­ció mis­te­rio­sa­men­te de la re­gión de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.