EN­TRE LO IDÍ­LI­CO Y LO BRU­TAL

Historia y Vida - - ARTE -

es uno de los pa­sa­jes del An­ti­guo Tes­ta­men­to más re­pre­sen­ta­dos. La his­to­ria es bien co­no­ci­da: Dios res­pon­de a las ple­ga­rias de Abraham ha­cien­do fér­til a su es­po­sa Sa­ra. Años des­pués, el pro­pio Dios po­ne a prue­ba a Abraham pi­dién­do­le que sa­cri­fi­que a su úni­co hi­jo le­gí­ti­mo. Los pin­to­res an­te­rio­res a Caravaggio so­lían po­ner el én­fa­sis en la ex­tra­or­di­na­ria obe­dien­cia de Abraham y mos­tra­ban a un jo­ven Isaac re­sig­na­do a su suer­te. Pe­ro la do­ci­li­dad no va con el ar­tis­ta lom­bar­do. Su Isaac se re­sis­te fie­ra­men­te a su des­tino, tal co­mo el pro­pio Caravaggio ha­bría he­cho en su si­tua­ción. La vio­len­cia de la

EL SA­CRI­FI­CIO DE ISAAC

es­ce­na con­tras­ta con el ros­tro del án­gel, tan idea­li­za­do y se­reno que po­dría ha­ber­lo pin­ta­do Leo­nar­do. Por no ha­blar del apa­ci­ble pai­sa­je de es­ti­lo ve­ne­ciano. To­da una mues­tra de ver­sa­ti­li­dad.

un en­car­go de Maf­feo Bar­be­ri­ni, fu­tu­ro Ur­bano VIII, cuan­do to­da­vía no era car­de­nal. Bar­be­ri­ni de­bió de que­dar sa­tis­fe­cho: se sa­be que pa­gó ge­ne­ro­sa­men­te al ar­tis­ta, y se con­ser­va una carta en la que se re­fie­re afec­tuo­sa­men­te al lien­zo co­mo “l’Abra­mo mio”.

EL CUA­DRO FUE

vul­gar. Allí don­de los re­na­cen­tis­tas op­ta­ron por la se­re­ni­dad y la be­lle­za ideal, Caravaggio es­co­gió el dramatismo y, so­bre to­do, la reali­dad. Es­ta idea so­na­ba fa­mi­liar a los ar­tis­tas del nor­te, acos­tum­bra­dos a pin­tar del na­tu­ral, pe­ro re­sul­tó re­vo­lu­cio­na­ria en una Ita­lia em­pa­pa­da de Ma­nie­ris­mo, cu­yos ar­tis­tas so­lo te­nían ojos pa­ra imi­tar a los maes­tros pre­ce­den­tes.

El en­fant te­rri­ble

Caravaggio es­can­da­li­zó a sus con­tem­po­rá­neos de muy di­ver­sas ma­ne­ras. Por ejem­plo, osó afir­mar que pin­tar ob­je­tos es tan com­ple­jo y me­ri­to­rio co­mo pin­tar fi­gu­ras, lo cual de­mo­lía la cui­da­da je­rar­quía de gé­ne­ros de la épo­ca. ¿Có­mo iba a es­tar un bo­de­gón a la mis­ma al­tu­ra que una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.