UN CUA­DRO PA­RA PE­DIR PER­DÓN

Historia y Vida - - CARAVAGGIO -

de Caravaggio du­ran­te los si­glos y Fue el ha­llaz­go de es­ta pin­tu­ra en 1908 lo que res­ca­tó su obra del ol­vi­do. Y es cu­rio­so que fue­ra pre­ci­sa­men­te es­ta, por­que la re­den­ción ar­tís­ti­ca le lle­gó de la mano de un óleo con el que pro­ba­ble­men­te él bus­ca­ba en su mo­men­to la re­den­ción ju­rí­di­ca. Se cree que Caravaggio lo pin­tó po­co des­pués de ase­si­nar a su ri­val Ra­nuc­cio To­mas­so­ni en una re­yer­ta. El au­tor del en­car­go ha­bría si­do mon­se­ñor Be­ne­det­to Ala, go­ber­na­dor de Ro­ma, de quien el ar­tis­ta es­pe­ra­ba un in­dul­to que re­vo­ca­ra su con­de­na a muer­te. De ahí la ex­pre­sión afli­gi­da del san Fran­cis­co pe­ni­ten­te, cu­yo ros­tro es un au­to­rre­tra­to del pro­pio Caravaggio. es­ce­na sa­cra? Par­te de la gra­cia de su Mu­cha­cho mor­di­do por un la­gar­to es­tri­ba, pre­ci­sa­men­te, en el re­la­ti­vo pro­ta­go­nis­mo del ja­rrón, tan bien pin­ta­do que pa­re­ce al al­can­ce de nues­tra mano. Ade­más, el lom­bar­do no so­la­men­te pin­ta­ba va­ga­bun­dos, pros­ti­tu­tas y gi­ta­nas en cua­dros cos­tum­bris­tas, sino que se atre­vía a em­plear la mis­ma cla­se de mo­de­los pa­ra sus pin­tu­ras re­li­gio­sas y ni si­quie­ra se mo­les­ta­ba en di­si­mu­lar­lo. Es más, se re­tra­ta­ba a sí mis­mo en pa­pe­les pro­vo­ca­do­res: el dios Ba­co, san Fran­cis­co, el de­rro­ta­do Go­liat o in­clu­so la ca­be­za cor­ta­da de Me­du­sa. Aun así, se­ría un error ver a Caravaggio co­mo un mar­gi­na­do. La fa­mi­lia Me­ri­si, pro­ce­den­te de Lom­bar­día, tie­ne con­tac­tos en­tre los Co­lon­na. Lle­ga a Ro­ma sien­do un vein­tea­ñe­ro y em­pie­za co­mo ayu­dan­te en va­rios talleres, pe­ro no tar­da en con­se­guir su pri­mer me­ce­nas, el car­de­nal Fran­ces­co Ma­ria del Mon­te, ávi­do co­lec­cio­nis­ta que le in­vi­ta a alo­jar­se en el Pa­laz­zo Ma­da­ma. Se po­ne de mo­da, le en­car­gan lien­zos pa­ra la ca­pi­lla Con­ta­re­lli en San Luis de los Fran­ce­ses, re­ta­blos pa­ra San­ta Ma­ria del Po­po­lo o la Chie­sa Nuo­va, cua­dros de sa­lón pa­ra fa­mi­lias opu­len­tas co­mo los Gius­ti­nia­ni y los Mattei. El mo­vi­mien­to de la Con­tra­rre­for­ma pro­mue­ve una re­li­gio­si­dad me­nos os­ten­to­sa, más li­ga­da a lo co­ti­diano. En ese con­tex­to, el rea­lis­mo del lom­bar­do es una ven­ta­ja. En 1606, Caravaggio es con­de­na­do a muer­te por ase­si­nar a un pin­tor ri­val. Elu­de a la par­ca exi­lián­do­se a Ná­po­les, y su carrera, con­tra to­do pro­nós­ti­co, f lo­re­ce aún más. La fa­ma de su ta­len­to le pre­ce­de, y na­die es ca­paz de ha­cer­le som­bra en el am­bien­te ar­tís­ti­co na­po­li­tano, así que se en­tre­ga con ple­na li­ber­tad a la ex­pe­ri­men­ta­ción for­mal. Sin em­bar­go, no se re­sig­na a ser el rey de una cor­te me­nor. Pa­sa­rá los úl­ti­mos años de vi­da tra­tan­do de con­se­guir el in­dul­to y re­gre­sar a Ro­ma. En­tre­tan­to, sus he­re­de­ros más in­me­dia­tos (Van Ba­bu­ren, Van Hont­horst, Fin­son, Rég­nier, Stom, Tour­nier e in­clu­so, has­ta cier- to pun­to, ar­tis­tas de la ta­lla de Ru­bens o De La Tour) di­se­mi­na­rán el ca­ra­vag­gis­mo por el nor­te de Eu­ro­pa, ha­cien­do po­si­ble, por ejem­plo, el Si­glo de Oro de la pin­tu­ra ho­lan­de­sa. Pe­ro nin­guno de ellos se­rá es­tric­ta­men­te un dis­cí­pu­lo. El le­ga­do de Caravaggio va mu­cho más allá del cla­ros­cu­ro, los es­cor­zos im­pac­tan­tes o el na­tu­ra­lis­mo. Lo que de ver­dad apren­dió el si­glo xvii del ar­te de Caravaggio fue a tra­tar de su­pe­rar al maes­tro, nunca imi­tar­lo. Ma­drid: Fun­da­ción Co­lec­ción Thys­sen-Bor­ne­mis­za, 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.