LA MARY POPPINS DE LA FO­TO­GRA­FÍA

Historia y Vida - - AGENDA -

tan re­ser­va­das que pa­re­cen in­vi­si­bles, pe­ro su dis­cre­ción pue­de es­con­der un ta­len­to ex­cep­cio­nal. Du­ran­te más de cua­ren­ta años, Vi­vian Maier (1926-2009), una anó­ni­ma neo­yor­qui­na de ori­gen fran­co­aus­tría­co, se ga­nó la vi­da co­mo ni­ñe­ra en las ciu­da­des de Nue­va York, Los Án­ge­les y Chica­go. Vi­vía aus­te­ra­men­te, aho­rra­ba pa­ra via­jar so­la y de­di­ca­ba su tiem­po li­bre a to­mar ins­tan­tá­neas que ja­más en­se­ña­ba a na­die. De sus más de 120.000 ne­ga­ti­vos, una gran par­te que­dó sin re­ve­lar. La úl­ti­ma fa­mi­lia pa­ra la que tra­ba­jó, du­ran­te die­ci­sie­te años, ni si­quie­ra sa­bía de su afi­ción. En su ve­jez, tres de sus an­ti­guos pu­pi­los la res­ca­ta­ron de la mi­se­ria y le pa­ga­ron el al­qui­ler de un apar­ta­men­to, pe­ro mu­chas de sus per­te­nen­cias aca­ba­ron sien­do subas­ta­das pa­ra su­fra­gar deu­das. Así fue co­mo, en 2007, el do­cu­men­ta­lis­ta John Ma­loof des­cu­brió el ex­tra­or­di­na­rio le­ga­do de una de las fo­tó­gra­fas más bri­llan­tes del si­glo

En la ima­gen su­pe­rior, Au­to­rre­tra­to, 1956. So­bre es­tas lí­neas, Nue­va York, 3 de sep­tiem­bre, 1954. © Vi­vian Maier / Ma­loof Co­llec­tion, Cor­te­sía de la Ho­ward Green­berg Ga­llery, Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.