TES­TI­MO­NIOS SO­BRE EL HO­RROR

Se pu­bli­can dos li­bros que ofre­cen dos pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes so­bre los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zi: la de los pre­sos y la de los li­be­ra­do­res.

Historia y Vida - - LIBROS -

La coin­ci­den­cia en el tiem­po de la pu­bli­ca­ción de es­tas dos obras so­bre los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis per­mi­te al lec­tor apro­xi­mar­se a la me­mo­ria del Ho­lo­caus­to des­de dos pun­tos de vis­ta di­fe­ren­tes y com­ple­men­ta­rios: el de los que lle­ga­ron a los cam­pos y des­cu­brie­ron el ho­rror y el de los que es­ta­ban den­tro y vie­ron lle­gar a sus li­be­ra­do­res. En­tre los pri­me­ros tes­ti­gos de la bar­ba­rie na­zi f igu­ra­ron dos cor res­pon­sa­les de gue­rra ju­díos: el pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se Me­yer Le­vin y el fo­tó­gra­fo fran­cés Éric Sch­wab. En­tre abril y ma­yo de 1945, la pa­re­ja de re­por­te­ros re­co­rrió va­rios cam­pos de con­cen­tra­ción al com­pás del avan­ce de las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses por Ale­ma­nia. Ohr­druf, Bu­chen­wald, Da­chau... Lo que en­con­tra­ron les de­jó ató­ni­tos, con­mo­cio­na­dos. “Lo sa­bía­mos”, es­cri­be Le­vin. “Pe­ro has­ta aho­ra nin­guno de no­so­tros lo ha­bía vis­to. Fue co­mo si al fin pe­ne­trá­ra­mos en el la­do os­cu­ro del co­ra­zón, en el más des­pre­cia­ble in­te­rior del co­ra­zón ma­lé­fi­co”. En 1945, la his­to­ria­do­ra es­pe­cia­lis­ta en el Ho­lo­caus­to An­net­te Wie­vior­ka uti­li­za el re­la­to de los co­rres­pon­sa­les co­mo so­por­te na­rra­ti­vo a tra­vés del cual desa­rro­llar su te­sis. Wie­vior­ka nos ha­bla de có­mo el des­cu­bri­mien­to de Ohr­druf aca­bó de­fi­nien­do el pro­to­co­lo de ac­tua­ción pa­ra los si­guien­tes cam­pos li­be­ra­dos por los es­ta­dou­ni­den­ses. Es­to es: la con­vo­ca­to­ria de los re­por­te­ros pa­ra que di­fun­die­ran la bar­ba­rie (el li­bro in­clu­ye ma­te­rial grá­fi­co y en­la­ces a ví­deos en In­ter­net) y el re­clu­ta­mien­to de la po­bla­ción lo­cal pa­ra, por un la­do, obli­gar­les a en­fren­tar­se a las atro­ci­da­des que ha­bían co­me­ti­do sus com­pa­trio­tas, y, por otro, pa­ra en­te­rrar los ca­dá­ve­res. La es­pe­cia­lis­ta fran­ce­sa ex­pli­ca que con es­ta ru­ti­na se per­se­guían dos ob­je­ti­vos: en­se­ñar el ho­rror de los cam­pos y uti­li­zar la con­mo­ción que sus­ci­ta­ban pa­ra jus­ti­fi­car de for­ma re­tro­ac­ti­va la en­tra­da de Es­ta­dos Uni­dos en la gue­rra. Co­mo de­cla­ró Ei­sen­ho­wer cuan­do vi­si­tó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.