1945. Có­mo el mundo des­cu­brió el ho­rror

Historia y Vida - - LIBROS -

AN­NET­TE WIE­VIOR­KA TRAD. DE NÚRIA PETIT BAR­CE­LO­NA: TAURUS, 2016 224 PP. 19,90 € re­clu­sos ju­díos tan­to en los cam­pos co­mo, lue­go, fue­ra de ellos. En es­te sen­ti­do, la au­to­ra ofre­ce un da­to de­mo­le­dor. Du­ran­te los me­ses pos­te­rio­res a la li­be­ra­ción, unos mil qui­nien­tos ju­díos fue­ron ase­si­na­dos en Po­lo­nia cuan­do in­ten­ta­ban vol­ver a sus ca­sas. Sus ver­du­gos fue­ron la po­bla­ción lo­cal, aque­llos que se ha­bían dis­tri­bui­do sus bie­nes y los veían co­mo unos in­tru­sos, co­mo una ame­na­za.

La me­mo­ria per­di­da

Uno de los pre­sos que vi­vió el in­fierno de los cam­pos na­zis fue el es­pa­ñol Al­fon­so Maeso. Es­te sim­pa­ti­zan­te anar­quis­ta, que de­fen­dió la Re­pú­bli­ca du­ran­te la Gue­rra Ci­vil, re­la­ta en sus me­mo­rias un via­je que, se­gún los cálcu­los ac­tua­les, hi­cie­ron 7.532 re­pu­bli­ca­nos tras la vic­to­ria de Fran­co. Maeso hu­yó de Es­pa­ña cru­zan­do los Pi­ri­neos, pa­só por va­rios cam­pos de re­fu­gia­dos en Fran­cia y, en 1940, cuan­do se en­con­tra­ba en Dun­ker­que, fue apre­sa­do por las tro­pas ale­ma­nas que avan­za­ban des­de Bél­gi­ca. Des­de allí fue en­via­do al cam­po de con­cen­tra­ción de Maut­hau­sen, en Aus­tria. Maeso per­ma­ne­ció en­ce­rra­do cin­co años. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de 4.816 de sus com­pa­ñe­ros, so­bre­vi­vió pa­ra con­tar­lo. Una de las per­so­nas que es­cu­chó su re­la­to con más aten­ción fue su so­brino nie­to, el pe­rio­dis­ta Ig­na­cio Mata Maeso. Es­te, im­pre­sio­na­do por la his­to­ria de su tío, se com­pro­me­tió a trans­cri­bir­la. Aun­que pa­ra ello ha­ya uti­li­za­do un es­ti­lo al­go efec­tis­ta, con so­bre­abun­dan­cia de ad­je­ti­vos des­ti­na­dos a im­pre­sio­nar al lec­tor, el va­lor tes­ti­mo­nial y emo­cio­nal de es­tas me­mo­rias es in­du­da­ble. Maeso des­cri­be en pri­me­ra per­so­na, “des­de den­tro”, lo que vio, vi­vió y sin­tió en Maut­hau­sen. El ham­bre, el frío, las tor­tu­ras, el tra­ba­jo ex­te­nuan­te en la cantera de gra­ni­to, los ex­pe­ri­men­tos mé­di­cos de los que fue víc­ti­ma, la cruel­dad con la que eran tra­ta­dos los pre­sos ju­díos... Pe­ro tam­bién ha­bla de la ca­ma­ra­de­ría y la so­li­da­ri­dad en­tre los re­clu­sos. Maeso no se ol­vi­da de ellos. Es­te li­bro es un ho­me­na­je a sus com­pa­ñe­ros, un re­cuer­do a los que no lo­gra­ron so­bre­vi­vir y un gri­to con­tra el ol­vi­do: “Es­pa­ña tie­ne una deu­da con no­so­tros que aún no ha sal­da­do. Es­pe­ro que lo ha­ga pron­to. Que es­te li­bro, mi his­to­ria, sir­va pa­ra en­con­trar la me­mo­ria per­di­da, quién sa­be si arre­ba­ta­da. Que así sea”.

NI­ÑOS SU­PER­VI­VIEN­TES en la li­be­ra­ción del cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz, 1945.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.