EL ES­PÍA QUE CREÓ EL FMI

His­to­ria de Dex­ter Whi­te, ar­tí­fi­ce de Bret­ton Woods

Historia y Vida - - LIBROS -

Mien­tras sus ejér­ci­tos lu­cha­ban jun­tos con­tra los na­zis en Nor­man­día, Gran Bre­ta­ña y Es­ta­dos Uni­dos dispu­taban una pe­lea de­sigual por es­ta­ble­cer el or­den eco­nó­mi­co mun­dial de la pos­gue­rra. So­ber­bio, se­gu­ro de su su­pe­rio­ri­dad in­te­lec­tual, John May­nard Key­nes, el cam­peón in­glés, sa­bía que li­bra­ba un com­ba­te per­di­do. La lu­cha con­tra Hitler ha­bía arrui­na­do a Gran Bre­ta­ña. Era un se­cre­to a vo­ces, y Harry Dex­ter Whi­te, el pa­la­dín es­ta­dou­ni­den­se, sa­có el má­xi­mo par­ti­do de la de­bi­li­dad de su opo­nen­te. En la Con­fe­ren­cia de Bret­ton Woods (del 1 al 22 de ju­lio de 1944) no so­lo na­cie­ron los tres gran­des or­ga­nis­mos que aún in­ten­tan di­ri­gir la eco­no­mía mun­dial –el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), el Ban­co Mun­dial y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Comercio–, sino un mundo do­mi­na­do por el dó­lar. “Una su­per- po­ten­cia an­ti­co­lo­nial en as­cen­so, los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca –es­cri­be Benn Steil en las pá­gi­nas fi­na­les de su li­bro–, uti­li­zó su in­fluen­cia eco­nó­mi­ca so­bre una po­ten­cia im­pe­rial alia­da en es­ta­do de in­sol­ven­cia, Gran Bre­ta­ña, pa­ra fi­jar [...] las nor­mas del comercio ex­te­rior y las finanzas in­ter­na­cio­na­les”. Key­nes que­ría crear una di­vi­sa in­ter­na­cio­nal, el “ban­cor”, pa­ra que el FMI fue­se un ins­tru­men­to de cré­di­to in­de­pen­dien­te. No lo lo­gró. Es­ta­dos Uni­dos desea­ba un mundo sin los aran­ce­les y las de­va­lua­cio­nes com­pe­ti­ti­vas que acen­tua­ron la Gran De­pre­sión, y, so­bre to­do, que un dó­lar con un va­lor fi­jo fue­se la di­vi­sa glo­bal de re­fe­ren­cia. As­pi­ra­ba a un im­po­si­ble –pro­veer al mundo de dó­la­res que, en cual­quier mo­men­to, po­dían cam­biar­se por una can­ti­dad fi­ja de oro–, pe­ro du­ran­te más de dos dé­ca­das el sis­te­ma fun­cio­nó.

El “to­po” más ines­pe­ra­do

Steil lo cuen­ta muy bien en un li­bro tan en­tre­te­ni­do co­mo di­dác­ti­co, que rom­pe los lí­mi­tes cro­no­ló­gi­cos de Bret­ton Woods y pa­sa de la eco­no­mía al es­pio­na­je gra­cias a un pro­ta­go­nis­ta sor­pren­den­te: Whi­te. Aun­que lo de­fi­nía co­mo “au­to­ri­ta­rio, mal com­pa­ñe­ro, pro­pen­so a des­pe­dir a sus sub­al­ter­nos, [...] ti­rá­ni­co de men­ta­li­dad y com­por­ta­mien­to”, Key­nes sen­tía un gran res­pe­to por su opo­nen­te. Ig­no­ra­ba un da­to esen­cial: el nor­te­ame­ri­cano pa­sa­ba in­for­ma­ción cla­ve a los so­vié­ti­cos. La de­nun­cia de su re­clu­ta­dor, el pe­rio­dis­ta Whit­ta­ker Cham­bers, pro­vo­có que el FBI in­ves­ti­ga­se a Whi­te des­de 1942, pe­ro se­rían los te­le­gra­mas des­ci­fra­dos por el Pro­yec­to Ve­no­na los que im­pi­die­sen que fue­ra el pri­mer di­rec­tor del FMI, co­mo es­ta­ba pre­vis­to. Harry Dex­ter Whi­te fa­lle­ció el 16 de agos­to de 1948, tres días des­pués de tes­ti­fi­car an­te el Co­mi­té de Ac­ti­vi­da­des An­ties­ta­dou­ni­den­ses. Su sis­te­ma lo hi­zo en 1971, cuan­do Ni­xon aban­do­nó el in­sos­te­ni­ble cambio fi­jo del dó­lar, tras casi tres dé­ca­das de pros­pe­ri­dad mun­dial irre­pe­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.