Des­de den­tro

UN ANÁ­LI­SIS SOCIOLÓGICO DE LA DI­VI­SIÓN AZUL

Historia y Vida - - LIBROS -

Des­de que Fer­nan­do Va­di­llo co­men­za­ra su Gran cró­ni­ca de la Di­vi­sión Azul, allá por los años se­sen­ta, han si­do mu­chos los li­bros que han re­co­gi­do las vi­ven­cias de los “gu­ri­pas”, el ape­la­ti­vo afec­tuo­so que re­ci­bie­ron los di­vi­sio­na­rios. El in­te­rés nunca ha des­apa­re­ci­do, pe­ro, en los úl­ti­mos tiem­pos, la avan­za­da edad de los ya es­ca­sos su­per­vi­vien­tes ha mo­vi­do a dis­tin­tas editoriales a re­unir sus tes­ti­mo­nios an­tes de que fue­ra im­po­si­ble. Lo cier­to es que, sin res­tar­les va­lor, es­tos li­bros sue­len ofre­cer una par­te del to­do, al­gu­nas pie­zas de un in­men­so puz­le que es ne­ce­sa­rio sis­te­ma­ti­zar. Y ese es el ob­je­ti­vo que el pro­fe­sor Xo­sé Ma­noel Nú­ñez Seixas se ha im­pues­to en las pá­gi­nas de Ca­ma­ra­da in­vierno. Ex­pe­rien­cia y me­mo­ria de la Di­vi­sión Azul (1941-1945). Pe­ro, co­mo ad­vier­te en el pró­lo­go, no se tra­ta de un li­bro de ba­ta­llas –que las hay–, sino de una re­fle­xión so­bre la in­tra­his­to­ria de la Di­vi­sión des­de una óp­ti­ca so­cio­ló­gi­ca. Lo que in­tere­sa a Nú­ñez Seixas son los in­tere­ses que mo­vie­ron a los vo­lun­ta­rios, sus re­la­cio­nes con ru­sos y ale­ma­nes y có­mo vi­vie­ron aque­lla ex­pe­rien­cia.

Una ima­gen am­bi­gua

En opi­nión del historiador, la Di­vi­sión Azul nunca tu­vo la con­fian­za del man­do ale­mán, que en un de­mo­le­dor in­for­me se­ña­la­ba: “... la fal­ta de au­to­ri­dad y re­so­lu­ción de los ofi­cia­les [...], la de­fi­cien­te pre­pa­ra­ción téc­ni­ca de los sub­ofi­cia­les, la ten­den­cia a la in­dis­ci­pli­na de los sol­da­dos y su es­ca­so cui­da­do de las armas”. ¿Sig­ni­fi­ca­ba eso que no se com­por­ta­ron en el cam­po de ba­ta­lla? En ab­so­lu­to. Di­ce Nú­ñez Seixas: “Los vo­lun­ta­rios de la DA –muy al con­tra­rio de lo que ocu­rría en el ca­so de los sol­da­dos ita­lia­nos– se ga­na­ron cier­to res­pe­to por par­te de sus ca­ma­ra­das ale­ma­nes”. ¿En­ton­ces? Sim­ple­men­te, los es­pa­ño­les di­fe­rían de los cá­no­nes de la Wehr­macht, co­mo pu­do com­pro­bar­se pron­to en su re­la­ción con los ci­vi­les. Aun­que las con­fis­ca­cio­nes es­tu­vie­ron a la or­den del día, en su tra­to con los pai­sa­nos “no so­lo ha­bría exis­ti­do bue­na con­vi­ven­cia, sino ade­más pleno res­pe­to, apre­cio y so­li­da­ri­dad mu­tua”. Tam­po­co “... mos­tra­ron re­pa­ro en es­ta­ble­cer tra­to co­ti­diano con la po­bla­ción ju­día, pe­se a la prohi­bi­ción ofi­cial”, pa­ra es­cán­da­lo de los man­dos ger­ma­nos. To­das las pá­gi­nas del li­bro re­zu­man in­te­rés, pe­ro las que se re­fie­ren al re­gre­so re­sul­tan es­pe­cial­men­te es­cla­re­ce­do­ras. Cuan­do los pri­me­ros vo­lun­ta­rios lle­ga­ron a Irún, “im­pe­ra­ba una pal­ma­ria fal­ta de pre­pa­ra­ti­vos por par­te de las au­to­ri­da­des ci­vi­les y mi­li­ta­res pa­ra fa­ci­li­tar­les alo­ja­mien­to, ali­men­ta­ción, cui­da­dos mé­di­cos o la po­si­bi­li­dad de cam­biar el di­ne­ro ale­mán”. Se sub­sa­na­ría más ade­lan­te por la pre­sión ejer­ci­da por el cuer­po di­plo­má­ti­co ale­mán y la je­rar­quía de Fa­lan­ge. A par­tir de ahí, “... tu­vie­ron que apa­ñár­se­las de acuer­do con su ba­ga­je pre­vio y pos­te­rior de co­no­ci­mien­tos, su cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal y sus re­des de re­la­cio­nes”. So­bran los co­men­ta­rios.

LA DI­VI­SIÓN AZUL idea­li­za­da. Por­ta­da de Fle­chas y Pe­la­yos, se­ma­na­rio de Fa­lan­ge, 1941.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.