¿QUÉ FUE DE LOS GOL­PIS­TAS?

Des­de el pa­so a la em­pre­sa pri­va­da has­ta el re­torno a la po­lí­ti­ca

Historia y Vida - - DOSSIER -

puen­te so­bre el río, fren­te a la Ca­sa Blan­ca. Su con­duc­tor de­ci­de que aquel pun­to es el fi­nal del tra­yec­to. Des­pi­de al pa­sa­je y se une a los pri­me­ros de­fen­so­res del cuar­tel de Yel­tsin, a quie­nes en­tre­ga el vehícu­lo. Es­tos lo atra­vie­san en el puen­te y des­hin­chan los neu­má­ti­cos, trans­for­mán­do­lo en pa­ra­pe­to. Po­co a po­co, el Par­la­men­to ad­quie­re la apa­rien­cia de for­ta­le­za ase­dia­da, y la in­ci­pien­te re­sis­ten­cia que se con­cen­tra en el ex­te­rior reúne to­do lo que pue­da fre­nar a los blin­da­dos. En el in­te­rior, el re­cuen­to de ar­mas ofre­ce un sal­do exi­guo: ape­nas un cen­te­nar, en­tre pis­to­las y sub­fu­si­les. La no­ti­cia del za­fa­rran­cho de com­ba­te en la Ca­sa Blan­ca lle­ga al Krem­lin ape­nas una ho­ra an­tes de que la jun­ta gol­pis­ta ha­ga su pri­me­ra y úni­ca apa­ri­ción pú­bli­ca.

que Gor­ba­chov re­gre­só a Mos­cú co­men­za­ron las de­ten­cio­nes de los ocho in­te­gran­tes del Co­mi­té Es­ta­tal pa­ra el Estado de Emer­gen­cia. So­lo Bo­ris Pu­go, el mi­nis­tro del In­te­rior (aba­jo), evi­tó el arres­to sui­ci­dán­do­se en su do­mi­ci­lio. Los otros miem­bros de la jun­ta y quie­nes co­la­bo­ra­ron con ellos fue­ron acu­sa­dos de al­ta trai­ción, de­li­to cas­ti­ga­do con la pe­na ca­pi­tal. Sin em­bar­go, nun­ca re­ci­bie­ron con­de­na. El jui­cio se de­mo­ró, y an­tes de dic­tar sen­ten­cia, en fe­bre­ro de 1994, fue­ron am­nis­tia­dos.

EL MIS­MO DÍA

al­gu­nos de los cons­pi­ra­do­res vol­vie­ron a la

RE­CO­BRA­DA LA LI­BER­TAD,

La ter­ce­ra ima­gen cap­ta las ma­nos tem­blo­ro­sas de Ya­ná­yev du­ran­te su com­pa­re­cen­cia an­te los me­dios. Acom­pa­ña­do por cua­tro miem­bros del Co­mi­té Es­ta­tal pa­ra el Estado de Emer­gen­cia, da cuen­ta de las me­di­das to­ma­das y de la con­fian­za en su­pe­rar pron­to el tran­ce que vi­ve el país. El pre­si­den­te in­te­ri­no es un bu­ró­cra­ta gris de lar­ga tra­yec­to­ria, y, co­mo la del res­to de cons­pi­ra­do­res, su pre­sen­cia en el go­bierno ha si­do el re­sul­ta­do de las ma­nio­bras de Gor­ba­chov pa­ra con­ten­tar al sec­tor más con­ser­va­dor del PCUS. Esa tar­de, Ya­ná­yev po­ne ros­tro a un gol­pe que no di­ri­ge y al que se ha uni­do a úl­ti­ma ho­ra, más por fi­de­li­dad a los con­ju­ra­dos que por con­vic­ción. El tem­blor de sus ma­nos de­la­ta la in­co­mo­di­dad de quien se sien­te usur­pa­dor. Ba­rri­ca­das, ma­ni­fes­ta­cio­nes y mí­ti­nes en ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, co­mo Ana­to­li Lu­kia­nov, ex­pre­si­den­te del So­viet Su­pre­mo de la URSS y con­si­de­ra­do el ideó­lo­go del gol­pe, o Va­si­li Sta­ro­dúb­tsev, an­ti­guo lí­der de la Unión Agra­ria de la URSS. Am­bos fue­ron dipu­tados del re­fun­da­do Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Ru­sia en la Du­ma. Otros se ale­ja­ron de la po­lí­ti­ca. Guen­na­di Ya­ná­yev ocu­pó una cá­te­dra uni­ver­si­ta­ria, y el ex­je­fe del KGB Vla­di­mir Kriuch­kov ac­tuó co­mo con­sul­tor de una cor­po­ra­ción pri­va­da. El ma­ris­cal Di­mi­tri Yá­zov vol­vió a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de la mano de Pu­tin y, en 2014, con mo­ti­vo de su 90 cum­plea­ños y to­da­vía en ac­ti­vo, fue ho­me­na­jea­do en el Krem­lin. dis­tin­tos pun­tos de Mos­cú de­mues­tran que la in­di­fe­ren­cia de la po­bla­ción con la que con­ta­ban los gol­pis­tas es otro error de cálcu­lo que evi­den­cia su fal­ta de con­tac­to con la reali­dad. En los al­re­de­do­res del Par­la­men­to, cien­tos de per­so­nas mon­tan guar­dia, de­ci­di­das a pro­te­ger el úni­co po­der le­gí­ti­mo que que­da en la URSS y a com­ba­tir el frío de la no­che al calor del vod­ka y las ho­gue­ras. En Cri­mea se ha des­es­ti­ma­do la po­si­bi­li­dad de una fu­ga. El riesgo es inasu­mi­ble, co­mo re­mo­tas las ga­ran­tías de éxi­to, es­pe­cial­men­te des­pués de que va­rios guar­da­cos­tas se ha­yan uni­do al cer­co a la re­si­den­cia de Gor­ba­chov. La al­ter­na­ti­va que tie­ne es­te pa­ra rom­per el blo­queo es des­men­tir su en­fer­me­dad, y pa­ra ello pa­sea, sa­le al bal­cón y se ha­ce vi­si­ble jun­to a su es­po­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.