FIES­TAS DE UNA CA­ZA­TA­LEN­TOS

El sa­lón de Eli­sa en el Pa­rís pos­re­vo­lu­cio­na­rio.

Historia y Vida - - ELISA BONAPARTE -

mis­mo año, se ane­xio­nó al te­rri­to­rio la an­ti­gua re­pú­bli­ca de Luc­ca. Se pro­cla­mó así el prin­ci­pa­do de Piom­bino y Luc­ca, ba­jo la au­to­ri­dad de Eli­sa y con Ba­cioc­chi co­mo prín­ci­pe ti­tu­lar, si bien es­te de­jó el go­bierno en ma­nos de su es­po­sa. Fue el pro­pio Na­po­león el en­car­ga­do de re­dac­tar la Cons­ti­tu­ción del nue­vo estado. En ella se ins­ti­tuía un Con­se­jo de Estado pa­ra asis­tir a la prin­ce­sa en el go­bierno y un Se­na­do le­gis­la­ti­vo del que Ba­cioc­chi for­ma­ba par­te. A par­tir de es­te mo­men­to, Eli­sa se hi­zo con las rien­das del po­der, de­mos­tran­do una agu­da pers­pi­ca­cia po­lí­ti­ca y, so­bre to­do, vol­can­do en sus di­rec­tri­ces de go­bierno su men­ta­li­dad de mu­jer ilus­tra­da. La prin­ce­sa lle­vó a ca­bo una acen­dra­da de­fen­sa del pro­gre­so y del im­pe­rio de la ra­zón, al tiem­po que su ta­lan­te re­vo­lu­cio­na­rio se ma­ni­fes­tó en for­ma de me­di­das so­cia­les, co­mo la im­plan­ta­ción de con­sul­tas mé­di­cas gra­tui­tas pa­ra los más ne­ce­si­ta­dos o una pro­fun­da re­for­ma de la en­se­ñan­za. Es­to úl­ti­mo su­pu­so la am­plia­ción del nú­me­ro de es­cue­las pú­bli­cas en Luc­ca y la crea­ción de un cuer­po de ins­pec­to­ras des­ti­na­das a la su­per­vi­sión de los cen­tros de­di­ca­dos a la edu­ca­ción fe­me­ni­na y del cum­pli­mien­to de la es­co­la­ri­za­ción obli­ga­to­ria pa­ra las ni­ñas de cin­co a ocho años. Pa­ra­le­la­men­te, Eli­sa creó el Ins­ti­tut Éli­sa, que re­co­gía el tes­ti­go de la Mai­son ro­ya­le de Saint-Louis con la pre­ten­sión de fa­ci­li­tar la for­ma­ción de las jó­ve­nes de fa­mi­lias no­bles sin re­cur­sos. En es­te mis­mo or­den de cosas, en 1806 na­cio­na­li­zó los bie­nes del cle­ro y clau­su­ró to­dos los con­ven­tos y mo­nas­te­rios, a ex­cep­ción de los que ejer­cían co­mo cen­tros hos­pi­ta­la­rios o de en­se­ñan­za, al tiem­po que im­pul­sa­ba un co­mi­té de bie­nes­tar pú­bli­co com­pues­to por lai­cos y clé­ri­gos pa­ra con­tro­lar el gas­to pú­bli­co y el re­par­to de ayu­das so­cia­les. Pa­ra ad­mi­nis­trar su jo­ven estado, Eli­sa su­po ro­dear­se de mi­nis­tros de su con­fian­za y so­bra­da­men­te com­pe­ten­tes. En­tre ellos se en­con­tra­ba Lui­gi Mat­teuc­ci, que, has­ta su lle­ga­da a Luc­ca, ha­bía ac­tua­do co­mo re­gen­te por de­sig­na­ción di­rec­ta de Na­po­león. En 1807, Mat­teuc­ci fue res­pon­sa­ble de la re­dac­ción de un có­di­go pe­nal –pro­mul­ga­do tres años an­tes que el có­di­go na­po­leó­ni­co– que ali­ge­ra­ba las pe­nas y abo­lía la tor­tu­ra y la pe­na de muerte en la hor­ca, mien­tras con­tem­pla­ba el de­re­cho de asi­lo. Con su res­pal­do, pues­to que su car­go no se re­du­cía ex­clu­si­va­men­te al ám­bi­to ju­rí­di­co, Eli­sa fun­dó el Co­mi­té de Es­tí­mu­lo de la Agri­cul­tu­ra, las Ar­tes y el Co­mer­cio. Su ob­je­ti­vo era fi­nan­ciar nue­vos des­cu­bri­mien­tos téc­ni­cos e in­dus­tria­les pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad del te­rri­to­rio. Uno de los lo­gros más evi­den­tes del Co­mi­té fue la im­plan­ta­ción del cul­ti­vo de gu­sa­nos de se­da en Mas­sa, del que se de­ri­vó una im­por­tan­te in­dus­tria se­de­ra, ava­la­da por la crea­ción en 1808 de una Es­cue­la de la Se­da.

ar­tís­ti­co y li­te­ra­rio que, ba­jo la pro­tec­ción de su her­mano Lu­ciano (arri­ba), re­gen­tó Eli­sa en Pa­rís con­tó con la pre­sen­cia ha­bi­tual de per­so­na­li­da­des tan se­ñe­ras co­mo el es­cri­tor Fra­nçois-Re­né de Cha­teau­briand o el poe­ta Louis de Fon­ta­nes, de quien se ru­mo­reó que era aman­te de la an­fi­trio­na. Acu­dían con fre­cuen­cia los pin­to­res Jac­ques-Louis David y An­toi­ne-Jean Gros (que re­tra­tó a la pri­me­ra es­po­sa de Lu­ciano, Ch­ris­ti­ne Bo­yer) o la pin­to­ra Ma­rie-Gui­lle­mi­ne Be­noist, au­to­ra de un ex­ce­len­te óleo en el que re­pre­sen­ta a Eli­sa en tra­je de cor­te (ima­gen que abre es­te ar­tícu­lo).

ELI­SA APLI­CÓ ME­DI­DAS SO­CIA­LES, CO­MO LAS CON­SUL­TAS MÉ­DI­CAS GRA­TUI­TAS PA­RA LOS MÁS NE­CE­SI­TA­DOS

EL SA­LÓN LU­CIANO

Vno es­ta­ba al mar­gen de la ac­tua­li­dad ar­tís­ti­ca y li­te­ra­ria. Años des­pués, con su se­gun­da es­po­sa, Ale­xan­dri­ne de Bles­champ, pa­tro­ci­na­ría las ex­ca­va­cio­nes de Vul­ci, ciu­dad etrusca que al­can­zó su cús­pi­de en el s. a. C. Lu­ciano en­con­tró, pues, en Eli­sa la hor­ma de su za­pa­to. De ella es­cri­bió: “Ade­más de ser in­te­li­gen­te, sa­be ro­dear­se de los me­jo­res ta­len­tos del mo­men­to”. Lo cier­to es que, co­mo gran prin­ce­sa de Luc­ca y gran du­que­sa de Toscana, si­guió ha­cién­do­lo. Prue­ba de ello es la pro­tec­ción que brin­dó al mú­si­co Nic­co­lò Pa­ga­ni­ni, uno de los me­jo­res vio­li­nis­tas de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.