LA MAR­CA KEN­NEDY

Historia y Vida - - EDITORIAL - Isa­bel Mar­ga­rit, di­rec­to­ra

Miem­bro de una po­de­ro­sa fa­mi­lia de ori­gen ir­lan­dés, John Fitz­ge­rald Ken­nedy pu­do ha­ber­se con­ver­ti­do en el pio­ne­ro de una di­nas­tía de pre­si­den­tes. Esa idea ins­pi­ró al pe­rio­dis­ta y es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Go­re Vidal un ar­tícu­lo que se con­vir­tió en por­ta­da de la re­vis­ta Es­qui­re en 1967. En un fo­to­mon­ta­je apa­re­cían, sen­ta­dos en la fa­mo­sa me­ce­do­ra de John, el des­apa­re­ci­do pre­si­den­te al fon­do, su her­mano Ro­bert an­te él, Ed­ward más pró­xi­mo al fo­co y, en pri­mer plano, el pe­que­ño John John (hi­jo de JFK) si­mu­lan­do unos cuan­tos años de más. Jun­to a ellos, las fe­chas en los que ca­da uno pre­si­di­ría el país. La ima­gen re­fle­ja­ba la fas­ci­na­ción que se­guían pro­vo­can­do, en bue­na par­te de ame­ri­ca­nos, los Ken­nedy. Más que una fa­mi­lia, re­pre­sen­ta­ban un re­fe­ren­te, una mar­ca de es­pe­ran­za en el fu­tu­ro po­lí­ti­co.

Cua­tro años des­pués de su trá­gi­ca muer­te en Dallas, el es­ta­dis­ta se ha­bía con­ver­ti­do en un icono, ci­men­ta­do, en bue­na par­te, por su pro­pia viu­da, la cul­ta, mo­der­na y re­fi­na­da Jac­kie. En una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a la pres­ti­gio­sa pu­bli­ca­ción Li­fe, ella ase­gu­ra­ba al pe­rio­dis­ta que “en el fu­tu­ro ha­bría otros gran­des pre­si­den­tes, pe­ro nun­ca vol­ve­ría a exis­tir otro Ca­me­lot”. El jo­ven po­lí­ti­co ha­bía im­pri­mi­do es­plen­dor al país. Ba­jo su go­bierno, Es­ta­dos Uni­dos ha­bía si­do tan per­fec­to co­mo el reino de la Ta­bla Re­don­da. Des­de en­ton­ces, el mi­to de Ca­me­lot acom­pa­ñó su re­cuer­do. Pe­ro, en los se­ten­ta, in­quie­tan­tes re­ve­la­cio­nes cues­tio­na­ron esa ima­gen. Si la vi­da pri­va­da del man­da­ta­rio que­dó en en­tre­di­cho por sus su­pues­tas in­fi­de­li­da­des, ca­da una de sus ac­cio­nes po­lí­ti­cas se di­sec­cio­nó con ojo crí­ti­co. ¿Hom­bre de paz o sol­da­do de la gue­rra fría? ¿Idea­lis­ta o prag­má­ti­co?

El per­sis­ten­te sen­sa­cio­na­lis­mo fue dis­tor­sio­nan­do su fi­gu­ra, y los enig­mas en torno a su mag­ni­ci­dio ali­men­ta­ron teo­rías cons­pi­ra­ti­vas. De lo que no ca­be du­da es de que Ken­nedy, uno de los pre­si­den­tes más ca­ris­má­ti­cos del si­glo xx, sim­bo­li­zó un nue­vo mo­do de ha­cer po­lí­ti­ca. Su le­ga­do ha se­gui­do ins­pi­ran­do, de una for­ma u otra, a dis­tin­tos in­qui­li­nos de la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.