Prin­ci­pios pa­ra la vic­to­ria

Co­mo ana­lis­ta mi­li­tar, clau­se­witz de­fi­nió Pro­pues­tas que man­tie­nen su va­li­dez

Historia y Vida - - CLAUSEWITZ -

De­li­mi­ta­ción De los ob­je­ti­vos fi­na­les

“No se ini­cia una gue­rra, o ra­cio­nal­men­te no de­be­ría ha­cer­se, sin pre­gun­tar­se qué se pre­ten­de ob­te­ner me­dian­te di­cha con­fron­ta­ción y du­ran­te la mis­ma. Lo pri­me­ro es su al­can­ce; lo se­gun­do, su ob­je­ti­vo úl­ti­mo”. En re­su­men, no es lo mis­mo una gue­rra to­tal que in­clu­ya al ele­men­to ci­vil y bus­que una ren­di­ción in­con­di­cio­nal (Se­gun­da Gue­rra Mun­dial) que una gue­rra li­mi­ta­da cu­yo ob­je­ti­vo es res­ti­tuir una si­tua­ción pre­ce­den­te (Las Mal­vi­nas).

Pla­ni­fi­ca­ción De la ba­ta­lla

To­da cam­pa­ña o ba­ta­lla de­be te­ner un plan que se­ña­le los ob­je­ti­vos mi­li­ta­res, la asignación de re­cur­sos y la in­ten­si­dad re­que­ri­da. De­ben co­no­cer­se tam­bién los efec­ti­vos y la dis­po­si­ción del enemigo. Te­ner un plan no ase­gu­ra la vic­to­ria, pe­ro no te­ner­lo con­lle­va la de­rro­ta.

cla­ves De un buen ata­que

“Las cir­cuns­tan­cias que lle­van a la vic­to­ria en la ba­ta­lla son la sor­pre­sa, las ven­ta­jas con que se lle­ga al lu­gar ele­gi­do pa­ra la ope­ra­ción y el ata­que des­de va­rios fren­tes”. En to­do ata­que hay que bus­car la su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca y de fue­go, al me­nos en el pun­to de con­tac­to, con el fin de rom­per las lí­neas del enemigo y que­bran­tar su mo­ral.

con­tun­den­cia en la ac­ción

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la ba­ta­lla es­tri­ba en la des­truc­ción del enemigo. De ahí la ne­ce­si­dad de ser con­tun­den­tes, in­fli­gien­do el ma­yor da­ño po­si­ble en el me­nor es- pa­cio de tiem­po. To­da pér­di­da de tiem­po va en me­nos­ca­bo de la po­ten­cia­li­dad.

De­fen­sa ac­ti­va

“La de­fen­sa no pue­de con­ce­bir­se sin reacciones ofen­si­vas, ya que es­tas cons­ti­tu­yen uno de sus ele­men­tos in­dis­pen­sa­bles”. Apa­ren­te­men­te, el de­fen­sor lle­va ven­ta­ja, pe­ro la me­ra de­fen­sa es in­com­pa­ti­ble con la vic­to­ria. Si en al­gún mo­men­to la de­fen­sa re­sul­ta ne­ce­sa­ria, de­be con­si­de­rar­se co­mo un pa­so pre­vio al con­tra­ata­que.

fle­xi­bi­li­dad ope­ra­ti­va

Cuan­do dos ejér­ci­tos en­tran en com­ba­te, apa­re­cen ele­men­tos no con­si­de­ra­dos o que se com­por­tan de ma­ne­ra dis­tin­ta a la pla­nea­da (lo que se de­no­mi­na fric­ción). La ba­ta­lla es al­go di­ná­mi­co, y los man­dos de­ben sa­ber adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias. Ade­más, con­tar con una re­ser­va es­tra­té­gi­ca per­mi­te aten­der si­tua­cio­nes im­pre­vis­tas y des­equi­li­brar una lu­cha in­de­ci­sa.

mo­ral De la tro­pa

De­be cui­dar­se la mo­ral de vic­to­ria de la tro­pa; re­sul­ta un fac­tor de­ter­mi­nan­te. Un sol­da­do bien equi­pa­do y ali­men­ta­do se sien­te su­pe­rior.

lí­mi­tes De la ac­ción

La vic­to­ria en la ba­ta­lla no de­be ofus­car. To­do man­do ha de sa­ber cuál es el lí­mi­te de sus fuer­zas y no ir más allá, a ries­go de per­der lo ga­na­do. En las gue­rras tam­bién hay que dis­tin­guir el ava­sa­lla­mien­to de la des­truc­ción. Di­cho lí­mi­te tie­ne que que­dar ya cla­ro en el mo­men­to de la pla­ni­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.