Ha­cia un país pa­ra to­dos

Historia y Vida - - JFK -

KEN­NEDY apos­tó

por dar pa­sos pru­den­tes ha­cia la in­te­gra­ción ra­cial. El día de los bai­les que ce­le­bra­ban el ini­cio de su man­da­to, por ejem­plo, in­vi­tó a más afro­ame­ri­ca­nos que cual­quier otro pre­si­den­te an­te­rior. Sin em­bar­go, no desea­ba ene­mis­tar­se con los ele­men­tos ra­cis­tas que do­mi­na­ban en el sur: ne­ce­si­ta­ba sus vo­tos pa­ra ase­gu­rar­se la re­elec­ción. Ade­más, en aque­llos mo­men­tos, su prio­ri­dad era la gue­rra fría. Pe­ro, aun­que no que­ría pro­ble­mas in­ter­nos, tu­vo que en­fren­tar­se a dis­tur­bios cuan­do los se­gre­ga­cio­nis­tas in­ten­ta­ron im­pe­dir el in­gre­so del es­tu­dian­te ne­gro Ja­mes Me­re­dith en la uni­ver­si­dad pú­bli­ca de Mi­si­si­pi. An­te la re­bel­día del go­ber­na­dor del es­ta­do, JFK re­pli­có que los nor­te­ame­ri­ca­nos eran li­bres de opo­ner­se a la ley, pe­ro no de des­obe­de­cer­la. JFK era cons­cien­te de que no se po­día pe­dir eter­na­men­te pa­cien­cia a la po­bla­ción ne­gra. Por eso, en ju­nio de 1963 hi­zo una de­cla­ra­ción so­bre los de­re­chos ci­vi­les. Si Es­ta­dos Uni­dos que­ría ser la tie­rra de la li­ber­tad, no po­día ne­gar a un 10% de sus ciu­da­da­nos los de­re­chos bá­si­cos. Pa­ra com­ba­tir es­ta si­tua­ción, Ken­nedy im­pul­só un am­plio pro­yec­to de ley. Por otra par­te, tras una re­ti­cen­cia ini­cial, apo­yó la mar­cha so­bre Was­hing­ton de ese año (arri­ba) en de­fen­sa de la igual­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.