KEN­NEDY Y EL MU­RO DE BER­LÍN

Historia y Vida - - JFK -

tras la lle­ga­da de Ken­nedy a la Ca­sa Blan­ca, su re­la­ción con Jrus­chov, con­ci­lia­do­ra al prin­ci­pio, se en­ve­ne­nó con ra­pi­dez por su ri­va­li­dad res­pec­to a Ber­lín. Tras la de­rro­ta na­zi en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Ale­ma­nia y su ca­pi­tal es­ta­ban di­vi­di­das en­tre el blo­que ca­pi­ta­lis­ta y el co­mu­nis­ta. La po­lí­ti­ca de JFK se en­ca­mi­nó a de­fen­der Ber­lín de una po­si­ble agre­sión so­vié­ti­ca. In­clu­so con­si­de­ró un ata­que nu­clear li­mi­ta­do con­tra la URSS, op­ción que des­car­tó pa­ra evi­tar que el Krem­lin res­pon­die­ra con una ofen­si­va so­bre te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano.

EN 1961, un mu­ro pa­só a se­pa­rar el Ber­lín Oc­ci­den­tal del Orien­tal, con vis­tas a de­te­ner la emi­gra­ción que de­san­gra­ba la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na. Ken­nedy en­ten­dió el ges­to co­mo un mal me­nor. Cre­yó que si los so­vié­ti­cos to­ma­ban esa me­di­da, eso sig­ni­fi­ca­ba que no pen­sa­ban ata­car te­rri­to­rio enemigo. No obs­tan­te, hi­zo al­gún ges­to de fir­me­za pa­ra con­ten­tar a los alia­dos eu­ro­peos. Aquel año, un in­ci­den­te en un pues­to fron­te­ri­zo de la ciu­dad, el Check­point Char­lie, pu­do desatar un en­fren­ta­mien­to en­tre su­per­po­ten­cias. El pre­si­den­te vi­si­ta­ría la ca­pi­tal ale­ma­na en 1963 (aba­jo, jun­to a Willy Brandt y Kon­rad Ade­nauer), en don­de pro­nun­ció un gran dis­cur­so. Si en la An­ti­güe­dad ser ro­mano cons­ti­tuía un mo­ti­vo de or­gu­llo, aho­ra se po­día de­cir lo mis­mo res­pec­to a la ciu­da­da­nía ber­li­ne­sa. “Yo soy un ber­li­nés”, afir­mó JFK en ale­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.