Fru­tos del te­dio es­co­lar

Las ima­gi­na­ti­vas es­ca­le­ras de los gra­ba­dos de Es­cher evo­can re­cuer­dos de su ado­les­cen­cia.

Historia y Vida - - ARTE -

A pe­sar de su ap­ti­tud na­tu­ral pa­ra las ma­te­má­ti­cas, Es­cher fue un pésimo es­tu­dian­te. Se abu­rría so­be­ra­na­men­te en cla­se y, ade­más, era zur­do. A los se­ten­ta años de edad, el ar­tis­ta aún re­me­mo­ra­ba su es­cue­la de se­cun­da­ria co­mo “un in­fierno”. Úni­ca­men­te so­bre­sa­lía en di­bu­jo, y ja­más lle­gó a su­pe­rar los exá­me­nes fi­na­les.

No obs­tan­te, en 1946 acep­tó de su an­ti­guo ins­ti­tu­to el en­car­go de pre­pa­rar una pla­ca en me­mo­ria de los exa­lum­nos fa­lle­ci­dos en la II Gue­rra Mun­dial. A par­tir de ese mo­men­to, su obra se po­bló de es­ca­le­ras an­gus­tio­sas e im­po­si­bles, que guardan un pa­re­ci­do in­ne­ga­ble con las del cen­tro de Arn­hem don­de es­tu­dió. Lo des­cu­brió en 2014 Micky Pi­ller, con­ser­va­do­ra del Mu­seo de Es­cher. Es­to des­mien­te, en opi­nión de Pi­ller, uno de los tó­pi­cos más ex­ten­di­dos so­bre el di­bu­jan­te neer­lan­dés. En con­tra de lo que se creía, su obra de pos­gue­rra no sur­gió en­te­ra­men­te de su ima­gi­na­ción: es cier­to que los mo­ti­vos de sus gra­ba­dos se vol­vie­ron ca­da vez más in­te­lec­tua­les, pe­ro per­sis­tió una co­ne­xión su­til con re­cuer­dos ex­traí­dos de su vi­da per­so­nal. La ex­po­si­ción per­ma­nen­te “A Sen­se of Won­der”, con obras y fo­to­gra­fías del ar­tis­ta, pue­de vi­si­tar­se en el Het Pa­leis, en La Ha­ya.

los re­cuer­dos por sí so­los no ex­pli­can la ex­tra­or­di­na­ria ori­gi­na­li­dad de gra­ba­dos co­mo Re­la­ti­vi­dad (1953, arri­ba), in­clui­do en la mues­tra del pa­la­cio de Ga­vi­ria. Es­cher les aña­día una do­sis ge­ne­ro­sa de pa­ra­do­ja geo­mé­tri­ca. Los per­so­na­jes que deam­bu­lan por la es­ce­na es­tán su­je­tos a tres fuer­zas de gra­ve­dad dis­tin­tas, que les per­mi­ten usar si­mul­tá­nea­men­te el in­te­rior y el ex­te­rior de los es­ca­lo­nes. Aten­tos a las dos fi­gu­ras de la es­ca­le­ra su­pe­rior: re­co­rren jun­tas el mis­mo tra­mo, en la mis­ma di­rec­ción, pe­ro una sube y la otra ba­ja. In­flui­do por es­te di­bu­jo, el ma­te­má­ti­co Ro­ger Pen­ro­se ideó el lla­ma­do trián­gu­lo de Pen­ro­se, una fi­gu­ra tri­di­men­sio­nal im­po­si­ble. A su vez, Es­cher ha­lló ins­pi­ra­ción en otras ideas del ma­te­má­ti­co, co­mo la in­ter­mi­na­ble es­ca­le­ra de Pen­ro­se.

arri­ba, es­ca­le­ra cen­tral del ins­ti­tu­to al que asis­tió Es­cher en arn­hem. Photo stu­dio Ge­rrit schreurs, 2014. cla­se de Es­cher en el ins­ti­tu­to de arn­hem. Él es el se­gun­do por la iz­quier­da de la fi­la su­pe­rior. Fuen­te: Es­cher ar­chi­ve, Ge­meen­te­mu­seum, La ha­ya.

aba­jo,

una re­pre­sen­ta­ción del trián­gu­lo de Pen­ro­se, ejem­plo de fi­gu­ra im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.