En bre­ve

El es­treno de La de­ci­sión del rey nos acer­ca a la fi­gu­ra del mo­nar­ca no­rue­go haa­kon vii y su de­ci­sión de lu­char con­tra la ale­ma­nia na­zi.

Historia y Vida - - SUMARIO - Car­los Jo­ric, his­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta

¿Fir­mar un ar­mis­ti­cio con la Ale­ma­nia na­zi y con­sen­tir la im­po­si­ción de un go­bierno tí­te­re o con­ti­nuar lu­chan­do con­tra el in­va­sor? Esa fue la cru­cial de­ci­sión a la que se en­fren­tó el mo­nar­ca no­rue­go Haa­kon VII des­pués de que Hitler or­de­na­ra in­va­dir su país el 9 de abril de 1940. Co­mo ya hi­cie­ra en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, No­rue­ga in­ten­tó man­te­ner­se neu­tral en es­ta nue­va con­fron­ta­ción. Pe­ro es­ta vez no le fue po­si­ble. La de­pen­den­cia ale­ma­na del su­mi­nis­tro de hie­rro de Sue­cia, que se em­bar­ca­ba en gran par­te en el puer­to no­rue­go de Nar­vik, con­vir­tió el país en un im­por­tan­te en­cla­ve es­tra­té­gi­co. Chur­chill fue el pri­me­ro en ver­lo. El pri­mer lord del Al­mi­ran­taz­go pro­pu­so des­em­bar­car tro­pas en Nar­vik con un do­ble ob­je­ti­vo: su­mi­nis­trar ar­mas a Fin­lan­dia en su lu­cha con­tra la Unión So­vié­ti­ca (en gue­rra des­de el 30 de no­viem­bre de 1939) e in­te­rrum­pir el su­mi­nis­tro de hie­rro a Ale­ma­nia. La ne­ga­ti­va del pri­mer mi­nis­tro Ne­vi­lle Cham­ber­lain a vio­lar la neu­tra­li­dad no­rue­ga y el pos­te­rior tra­ta­do de paz en­tre so­vié­ti­cos y fi­ne­ses (12 de mar­zo de 1940) ter­mi­na­ron frus­tran­do ese plan.

Sin em­bar­go, Chur­chill no ce­jó en su em­pe­ño. El 16 de fe­bre­ro de 1940 or­de­nó in­ter­cep­tar en aguas no­rue­gas a un bu­que ale­mán, el Alt­mark, que trans­por­ta­ba pri­sio­ne­ros bri­tá­ni­cos. La tí­mi­da res­pues­ta del go­bierno es­can­di­na­vo an­te es­te ac­to de gue­rra den­tro de su te­rri­to­rio con­ven­ció a Hitler de lo dé­bil de la neu­tra­li­dad no­rue­ga. El can­ci­ller ale­mán te­nía en el pun­to de mi­ra al país nór­di­co des­de ha­cía me­ses, des­de que el lí­der no­rue­go pro­na­zi Vid­kun Quis­ling, ex­mi­nis­tro de De­fen­sa, in­ten­ta­ra con­ven­cer­le de la in­mi­nen­cia de un ata­que bri­tá­ni­co. Pe­ro fue es­te in­ci­den­te el que le hi­zo de­ci­dir­se. Un mes y me­dio des­pués, el 3 de abril, zar­pa­ron los pri­me­ros bu­ques ale­ma­nes ha­cia No­rue­ga. El 8 de abril, fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos mi­na­ron tres zo­nas de la cos­ta no­rue­ga. La ma­dru­ga­da del 9, las tro­pas ale­ma­nas des­em­bar­ca­ron en el país nór­di­co. Aca­ba­ba de em­pe­zar la gue­rra en el fren­te oc­ci­den­tal.

A mer­ced de in­va­so­res

En su li­bro Se desata­ron to­dos los in­fier­nos (Crí­ti­ca, 2011), Max Has­tings cuen­ta la anéc­do­ta de que, cuan­do des­per­ta­ron a Haa­kon VII pa­ra avi­sar­le de que es­ta­ban en gue­rra, es­te pre­gun­tó: “¿Con­tra quién?”. Y es que el go­bierno no­rue­go sa­bía que, tar­de o tem­prano, su país iba a ser ocu­pa­do, pe­ro no quién iba a ser el ocu­pan­te. Al fi­nal fue Ale­ma­nia la que, en la lla­ma­da Ope­ra­ción We­se­rü­bung, invadió de for­ma si­mul­tá­nea Di­na­mar­ca y No­rue­ga. El go­bierno da­nés, de acuer­do con el rey Cris­tián X (her­mano de Haa­kon), se rin­dió ca­si in­me­dia­ta­men­te. Pe­ro no así el no­rue­go. Aun­que el Ejér­ci­to no es­ta­ba mo­vi­li­za­do (se con­vo­có a los in­te­gran­tes de la re­ser­va por co­rreo pos­tal), las fuer­zas no­rue­gas con­si­guie­ron opo­ner al­go de re­sis­ten­cia. La su­fi­cien­te pa­ra que el go­bierno y la fa­mi­lia real tu­vie­ran tiem­po de aban­do­nar Os­lo y huir ha­cia el nor­te. El go­bierno se re­fu­gió en Ny­berg­sund, una al­dea pró­xi­ma a la fron­te­ra sue­ca. Cer­ca de allí, en la pe­que­ña ciu­dad de El­ve­rum, el mo­nar­ca se en­tre­vis­tó con Curt Bräuer, el em­ba­ja­dor ale­mán en No­rue­ga. Es­te traía con­si­go un ul­ti­má­tum di­rec­ta­men­te de Hitler. Si el rey que­ría evi­tar un de­rra­ma­mien­to de san­gre y unas du­ras con­di­ cio­nes de paz, de­bía fir­mar un ar­mis­ti­cio en el que acep­ta­ra a Quis­ling –que ha­bía apro­ve­cha­do la si­tua­ción pa­ra dar un gol­pe de Es­ta­do– co­mo pri­mer mi­nis­tro. El mo­nar­ca trans­mi­tió la pro­pues­ta al ga­bi­ne­te y les co­mu­ni­có su de­ci­sión: re­cha­za­ba las con­di­cio­nes ale­ma­nas y, en el ca­so de que el go­bierno las acep­ta­ra, ab­di­ca­ría del trono. A pe­sar de al­gu­nas voces en con­tra, fi­nal­men­te ce­rra­ron fi­las jun­to al mo­nar­ca y acor­da­ron se­guir com­ba­tien­do a la es­pe­ra de la ayu­da alia­da.

Al día si­guien­te, la avia­ción ale­ma­na bom­bar­deó Ny­berg­sund con la es­pe­ran­za de ani­qui­lar a bue­na par­te del go­bierno. Pe­ro fra­ca­só. Los di­ri­gen­tes se re­fu­gia­ron en un bos­que ale­da­ño y con­si­guie­ron sal­var sus vi­das. Es­te ata­que hi­zo tam­ba­lear la de­ci­sión del ga­bi­ne­te. Al­gu­nos pro­pu­sie­ron pe­dir asi­lo en la ve­ci­na Sue­cia y or­ga­ni­zar la re­sis­ten­cia des­de el exi­lio. Pe­ro, nue­va­men­te, el mo­nar­ca se ne­gó. Fi­nal­men­te, de­ci­die­ron huir en di­rec­ción a la cos­ta no­roes­te, don­de los alia­dos ha­bían dis­pues­to al­gu­nas uni­da­des. No obs­tan­te, el co­mien­zo de la gue­rra en Fran­cia y los Paí­ses Ba­jos (ma­yo de 1940) cam­bió las prio­ri­da­des. Las tro­pas alia­das fue­ron tras­la­da­das a te­rri­to­rio fran­cés, pro­vo­can­do la rá­pi­da ca­pi­tu­la­ción de las fuer­zas no­rue­gas. Tan­to la fa­mi­lia real co­mo el go­bierno se tras­la­da­ron a Lon­dres, des­de don­de or­ga­ni­za­ron la opo­si­ción has­ta el fi­nal de la gue­rra. El 7 de ju­nio de 1945 re­gre­sa­rían a No­rue­ga.

Arri­ba, haa­kon, su hi­jo olav y su nie­to ha­rald, 1945. a la izq­da., fo­to­gra­ma de La de­ci­sión del rey (v. p. 97).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.