Lo quie­ro, lo ten­go

El día en que do­nald trump se apro­pió sin más de un es­cu­do bri­tá­ni­co

Historia y Vida - - EN BREVE - Em­par Re­vert

¿Se ima­gi­nan

que Aman­cio Or­te­ga, por ejem­plo, “tu­nea­ra” el es­cu­do de ar­mas de un aris­tó­cra­ta ga­lle­go cam­bian­do el le­ma ori­gi­nal por su pro­pio ape­lli­do? Pues eso es lo que hi­zo Do­nald Trump ha­ce unas dé­ca­das con el em­ble­ma de Jo­seph Ed­ward Da­vies. Lo re­la­ta­ba en el New York Ti­mes re­cien­te­men­te un pe­rio­dis­ta que via­jó a Gran Bre­ta­ña pa­ra ave­ri­guar la génesis del bla­són que el pre­si­den­te tie­ne co­lo­ca­do en va­rios de sus edi­fi­cios re­si­den­cia­les, em­pre­sas y re­sorts, bor­da­do en toa­llas y al­bor­no­ces, se­ri­gra­fia­do en ta­zas y ca­mi­se­tas e im­pre­so en ca­rri­tos de golf. To­do em­pe­zó en 1985, cuan­do Trump com­pró Mar-a-la­go. La gi­gan­tes­ca man­sión per­te­ne­ció a Mar­jo­rie Me­rri­weat­her Post, una rica he­re­de­ra que la com­par­tió, so­bre to­do, con su ter­cer ma­ri­do, el men­cio­na­do Da­vies. Es­te, un abo­ga­do que desem­pe­ñó nu­me­ro­sas la­bo­res di­plo­má­ti­cas pa­ra tres presidentes nor­te­ame­ri­ca­nos, ha­bía na­ci­do en Wis­con­sin, pe­ro sus pa­dres eran ga­le­ses, y en 1939 re­ci­bió de Gran Bre­ta­ña un es­cu­do de ar­mas que se ex­hi­bió en el co­lo­sal ca­so­plón de Flo­ri­da.

Las tres hi­jas de Post no desea­ban ha­cer­se car­go de la cos­to­sa ma­nu­ten­ción de Ma­ra-la­go, y la mal­ven­die­ron a Trump tras una ne­go­cia­ción agre­si­va por par­te del em­pre­sa­rio. Es­te tam­po­co pu­do man­te­ner el com­ple­jo mu­cho tiem­po, así que, en los no­ven­ta, de­ci­dió re­ser­var­se al­gu­nas es­tan­cias pa­ra uso fa­mi­liar y des­ti­nar el res­to a un lu­jo­so club pri­va­do, cé­le­bre por re­unir a per­so­na­jes ex­cén­tri­cos.

EL CA­SO ES QUE

to­mó sin más el es­cu­do de Da­vies, cam­bió el “In­te­gri­tas” ori­gi­nal (in­te­gri­dad en la­tín) por “Trump” y se que­dó tan an­cho. En Es­ta­dos Uni­dos la heráldica no es al­go a lo que se ha­ga mu­cho ca­so, pe­ro Eu­ro­pa es ha­ri­na de otro cos­tal. Aquí in­ven­ta­mos la heráldica. Así que, cuan­do Trump cru­zó el char­co pa­ra abrir un par de cam­pos de golf en te­rri­to­rio bri­tá­ni­co, se en­con­tró con que las au­to­ri­da­des del país le re­cha­za­ban el es­cu­do por ser ya exis­ten­te. Tu­vo que in­ven­tar­se otro. El New York Ti­mes cuen­ta có­mo, du­ran­te una vi­si­ta a Mar-a-la­go, Jo­seph D. Ty­dings, un ex­se­na­dor nie­to de Da­vies, se en­te­ró del uso que Trump es­ta­ba ha­cien­do sin per­mi­so del es­cu­do de su fa­mi­lia. Sin em­bar­go, Ty­dings di­sua­dió a otros pa­rien­tes de lle­var al em­pre­sa­rio a los tri­bu­na­les. Co­mo abo­ga­do de un bufete que tu­vo a Trump co­mo clien­te, sa­bía que es­te se en­car­ga­ría de di­la­tar el ca­so has­ta el in­fi­ni­to y más allá.

es­cu­do de ar­mas de trump en el trump park ave­nue de nue­va J. e. da­vies y m. m. post. aba­jo, de­pen­den­cias de mar-a-la­go.

a la izq­da., york. arri­ba,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.