res­tau­rar con ca­be­za

Historia y Vida - - EN BREVE -

los tra­mos

de la Gran Mu­ra­lla que que­dan cer­ca de Pe­kín, co­mo Mu­tian­yu o Jian­kou, se con­vir­tie­ron com­pren­si­ble­men­te en imán de tu­ris­tas chi­nos y fo­rá­neos. Es más, las pro­pias au­to­ri­da­des chi­nas se dedicaron a arre­glar des­per­fec­tos a la ca­rre­ra pa­ra fa­ci­li­tar su vi­si­ta y a acon­di­cio­nar los al­re­de­do­res pa­ra pro­por­cio­nar ser­vi­cios a ese tu­ris­mo. El pro­ble­ma es que, por lo ge­ne­ral, se “arre­gla­ron” des­per­fec­tos en sue­los, lien­zos, to­rres o ba­luar­tes ti­ran­do de ce­men­to, un ma­te­rial in­com­pa­ti­ble en to­dos los sen­ti­dos con obras cen­te­na­rias. Al arran­car el si­glo xxi, cam­bió esa po­lí­ti­ca. La per­cep­ción de que era ne­ce­sa­rio re­pa­rar la mu­ra­lla con ma­te­ria­les acor­des se abrió pa­so. Jian­kou, que dis­po­ne de una par­te en bue­nas con­di­cio­nes (en la ima­gen) y otra en se­rio de­te­rio­ro, pro­ce­de de fi­na­les de la épo­ca Ming, en­tre los si­glos xvi y xvii. En 2005 se ini­ció en es­te tra­mo un pro­gra­ma de res­tau­ra­ción que re­com­po­ne la­dri­llos ori­gi­na­les o los re­em­pla­za por otros fa­bri­ca­dos de for­ma si­mi­lar, y que aho­ra en­tra en su ter­ce­ra fa­se. Los tra­ba­jos dis­cu­rren con len­ti­tud de­bi­do al di­fí­cil ac­ce­so de al­gu­nos pun­tos (a los que so­lo pue­den aca­rrear­se los ma­te­ria­les a lo­mos de mu­las) y a los pro­ce­di­mien­tos tra­di­cio­na­les de cons­truc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.