Ar­te

MON­DRIAN

Historia y Vida - - SUMARIO - A. Echeverría, pe­rio­dis­ta.

Una mues­tra en La Ha­ya ho­me­na­jea al maes­tro de la pin­tu­ra geo­mé­tri­ca.

Cuan­do en 1971 fa­lle­ció Sa­lo­mon B. Slij­per, co­lec­cio­nis­ta y ami­go de Piet Mon­drian (1872-1944), mar­chan­tes y di­rec­to­res de mu­seos de to­do el mun­do via­ja­ron a Áms­ter­dam y se en­ce­rra­ron, ex­pec­tan­tes, en sus res­pec­ti­vas ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel, a la es­pe­ra de no­ti­cias so­bre el tes­ta­men­to. Pa­ra de­cep­ción de to­dos, ni un so­lo cua­dro sa­lió a subas­ta. Slij­per los ha­bía le­ga­do ín­te­gra­men­te al Mu­seo Mu­ni­ci­pal de La Ha­ya. Que­ría ha­cer reali­dad el de­seo de Mon­drian de ver reuni­da su obra en una úni­ca ins­ti­tu­ción. Si bien ese sue­ño no se ha cum­pli­do al cien por cien, el Ge­meen­te­mu­seum, co­mo se lo co­no­ce en La Ha­ya, po­see la ma­yor co­lec­ción mun­dial de Mon­drians. Has­ta el 24 de sep­tiem­bre los ex­hi­be si­mul­tá­nea­men­te por pri­me­ra vez, in­clu­yen­do pie­zas de­li­ca­das que ra­ra­men­te se mues­tran al pú­bli­co. La oca­sión lo me­re­ce: es­te 2017 se cum­plen cien años des­de que sur­gió De Stijl, mo­vi­mien­to de van­guar­dia que ins­pi­ra­ría lo me­jor del di­se­ño ho­lan­dés y del cual Mon­drian fue un pe­so pe­sa­do.

Un hom­bre ale­gre

Ex­po­ner tres­cien­tas obras de Mon­drian no es ta­rea fá­cil. El ar­tis­ta de­jó por es­cri­to ins­truc­cio­nes muy pre­ci­sas so­bre la po­si­ción en que de­ben co­lo­car­se sus pin­tu­ras abs­trac­tas pa­ra ser mos­tra­das. Han de pen­der de sus fi­ní­si­mos mar­cos, sin nin­gún án­gu­lo de in­cli­na­ción, y con la mi­tad in­fe­rior a la al­tu­ra de los ojos. Es­ta exac­ti­tud, uni­da a la pa­sión de Mon­drian por las lí­neas geo­mé­tri­cas y a su apa­rien­cia de hom­bre­ci­llo pul­cro y atil­da­do, creó la ima­gen de un hom­bre frío, desapa­sio­na­do y rí­gi­do. Na­da más le­jos de la reali­dad. Mon­drian era so­cia­ble, juer­guis­ta y mu­je­rie­go. Nun­ca se ca­só, se­gún sus pro­pias pa­la­bas, por­que de jo­ven era de­ma­sia­do po­bre y más tar­de no en­con­tró a la mu­jer ade­cua­da. Pe­ro no se­ría por fal­ta de pa­re­jas de bai­le. Du­ran­te sus años en

Mont­par­nas­se, apu­ró Pa­rís no­che a no­che, y, se­gún re­la­ta en una car­ta, no tar­dó en do­mi­nar el fox­trot y otros pa­sos de mo­da. En Lon­dres com­par­tió pis­ta con Peggy Gug­gen­heim, y en Nue­va York, adon­de lle­gó sien­do ya un res­pe­ta­ble se­sen­tón, se de­jó he­chi­zar por el boo­gie woo­gie, bai­le que da­ría tí­tu­lo a una elec­tri­zan­te (e inaca­ba­da) obra maes­tra (en la pá­gi­na opues­ta). Sus otras afi­cio­nes in­cluían el jazz y las pe­lí­cu­las de Walt Dis­ney: en­vió a su her­mano una se­rie de pos­ta­les con per­so­na­jes de Blan­ca­nie­ves y los sie­te enani­tos y las fir­mó, sin ru­bor al­guno, co­mo “Sleepy” (el enani­to Dor­mi­lón).

su obra des­per­tó la aten­ción mun­dial, mien­tras los na­zis la ca­li­fi­ca­ban de “ar­te de­ge­ne­ra­do”

¿Có­mo ca­sar es­te ca­rác­ter fes­ti­vo con la su­ce­sión de se­re­nas com­po­si­cio­nes rec­ti­lí­neas que le hi­cie­ron fa­mo­so? Pa­ra Louis Wij­sen­beek, su­per­vi­vien­te de un cam­po de con­cen­tra­ción y an­ti­guo di­rec­tor del Mu­seo Mu­ni­ci­pal de La Ha­ya, no exis­tía contradicción al­gu­na. Él veía la obra de Mon­drian co­mo un can­to a “la vi­da sin tra­ge­dia”. Al­go que la Eu­ro­pa de la pri­me­ra mi­tad del si­glo xx ne­ce­si­ta­ba con ur­gen­cia.

el eterno ex­plo­ra­dor

La ex­po­si­ción re­ser­va otras sor­pre­sas a los vi­si­tan­tes me­nos fa­mi­lia­ri­za­dos con la obra tem­pra­na de Mon­drian. Sus pri­me­ros pai­sa­jes, rea­lis­tas, mues­tran los to­nos mor­te­ci­nos de la es­cue­la de La Ha­ya. El co­lor irrum­pe a par­tir de 1908, una eta­pa en que el ar­tis­ta, fas­ci­na­do por la teo­so­fía, em­pe­zó a bus­car lo es­pi­ri­tual en el ar­te, co­mo Kan­dinsky. Mo­li­nos, ár­bo­les y flo­res apa­re­cen trans­fi­gu­ra­dos por una luz irreal, in­ten­sa­men­te emo­ti­va. No tar­da­ría en aban­do­nar es­ta eta­pa sim­bo­lis­ta por un cu­rio­sí­si­mo co­que­teo con el Cu­bis­mo. Los tex­tos so­bre es­ta van­guar­dia lle­ga­ron a los Paí­ses Ba­jos mu­cho an­tes que sus imá­ge­nes. Le­yén­do­los, Mon­drian se hi­zo una idea equí­vo­ca de sus pos­tu­la­dos es­té­ti­cos, se ani­mó a ex­pe­ri­men­tar con fi­gu­ras geo­mé­tri­cas e in­clu­so or­ga­ni­zó una ex­po­si­ción con obras de Pi­cas­so y Bra­que. Cuan­do tu­vo a los ver­da­de­ros cu­bis­tas de­lan­te y com­pren­dió has­ta qué pun­to ha­bía erra­do el ti­ro, to­mó la de­ci­sión de de­jar su vi­da atrás e ins­ta­lar­se en Pa­rís. Te­nía ca­si cua­ren­ta años y el es­pí­ri­tu ex­plo­ra­dor de un ado­les­cen­te. En Fran­cia sim­pli­fi­ca su pin­tu­ra y su ape­lli­do ori­gi­nal, Mon­driaan, que pier­de una “a”. Lle­gan los tra­zos ne­gros y los re­cua­dros en co­lo­res pri­ma­rios, con su mag­né­ti­co equi­li­brio. El MOMA se in­tere­sa por su obra, que pron­to re­ci­be aten­ción in­ter­na­cio­nal y el muy du­do­so opro­bio de ser ca­li­fi­ca­da co­mo “ar­te de­ge­ne­ra­do” por los na­zis. Se co­dea con la bohe­mia, de­co­ra su es­tu­dio en el mis­mo es­ti­lo que sus cua­dros, con­ce­de en­tre­vis­tas. La gue­rra y sus tra­ge­dias, co­mo acer­ta­da­men­te se­ña­ló Wij­sen­beek, le ro­zan sin to­car­le. Cam­bia Pa­rís por Lon­dres an­tes de que es­ta­lle la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y Lon­dres por Nue­va York en cuan­to los bom­bar­deos se vuel­ven in­quie­tan­tes. Le re­ci­bió con los bra­zos abier­tos una Nor­tea­mé­ri­ca an­sio­sa de co­lor y de op­ti­mis­mo.

ár­bo­les jun­to al Gein, obra tem­pra­na de Mon­drian, 1905. Óleo so­bre lien­zo, Ge­meen­te­mu­seum, La ha­ya.

mon­drian en su es­tu­dio, Pa­rís, 1933. en la pág. opues­ta, la inaca­ba­da vic­tory Boo­gie Woo­gie, 1942-44.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.