El Ca­pi­tal En 7 pun­tos

Historia y Vida - - EN BREVE -

Es­tas son las prin­ci­pa­les ideas que ex­po­nía la ex­plo­si­va tri­lo­gía de Marx.

1 La eco­no­mía no de­be di­vor­ciar­se de la mo­ral pú­bli­ca y la po­lí­ti­ca. No se pue­de en­ten­der la eco­no­mía en tér­mi­nos de pro­duc­ción y ol­vi­dar­se de la ex­plo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res, de la bru­tal con­cen­tra­ción de la ri­que­za o de unos de­re­chos de pro­pie­dad que son in­jus­tos.

2 Los de­re­chos de pro­pie­dad son el re­sul­ta­do de un pro­ce­so his­tó­ri­co vio­len­to y abu­si­vo. Ade­más, pro­te­gen a sus ti­tu­la­res pa­ra que no ten­gan que com­par­tir la plus­va­lía (la di­fe­ren­cia en­tre el pre­cio al que se ven­de el pro­duc­to y lo que pa­gan al obre­ro que lo fa­bri­có).

3 Mien­tras eso ocu­rre, los tra­ba­ja­do­res vi­ven en la po­bre­za, re­ci­ben sa­la­rios de sub­sis­ten­cia y se en­fren­tan a un des­em­pleo ram­pan­te. Aquí te­ne­mos una de las fuen­tes prin­ci­pa­les de la lu­cha de cla­ses en­tre pro­le­ta­rios y pro­pie­ta­rios.

4 TAN­TO si son cons­cien­tes co­mo si no, exis­te una lu­cha de cla­ses en­tre tra­ba­ja­do­res y bur­gue­sía. Esa lu­cha re­fle­ja las con­tra­dic­cio­nes del ca­pi­ta­lis­mo, que ha­cen de él al­go in­sos­te­ni­ble y que con­vier­ten la re­vo­lu­ción en ur­gen­te y ne­ce­sa­ria. Las cri­sis eco­nó­mi­cas mues­tran esas con­tra­dic­cio­nes y pro­pi­cian la re­vo­lu­ción.

5 SI LA ECO­NO­MÍA es una cien­cia, exis­ten unas le­yes uni­ver­sa­les que pre­di­cen su evo­lu­ción. El ca­pi­tal re­co­ge esas le­yes, y por eso pue­de pre­de­cir, a gran­des ras­gos, el fu­tu­ro del ca­pi­ta­lis­mo, su caí­da y la to­ma del po­der del pro­le­ta­ria­do.

6 UNO DE LOS mo­ti­vos de la muer­te del ca­pi­ta­lis­mo es que es­te com­bi­na la su­per­pro­duc­ción de sus fá­bri­cas y la exis­ten­cia de una po­bla­ción que no tie­ne re­cur­sos pa­ra com­prar lo que se pro­du­ce.

7 LAS FÁ­BRI­CAS de la cla­se ca­pi­ta­lis­ta es­tán con­de­na­das a la quie­bra de­bi­do a la me­ca­ni­za­ción ma­si­va. Co­mo el be­ne­fi­cio so­lo es po­si­ble a par­tir de los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res ex­plo­ta­dos y las má­qui­nas no pue­den ser ex­plo­ta­das, a las em­pre­sas y al sis­te­ma úni­ca­men­te les es­pe­ra la ban­ca­rro­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.