un ya­ci­mien­to tan am­plio co­mo com­ple­to

se­pul­ta­da en un 85% du­ran­te si­glos, se­li­nun­te es un bom­bón pa­ra La ar­queo­lo­gía, al ofre­cer al es­tu­dio una Ciu­dad grie­ga Clá­si­ca en­te­ra

Historia y Vida - - ARQUEOLOGÍA -

UN FO­CO IN­DUS­TRIAL

Se­li­nun­te fue la co­lo­nia más oc­ci­den­tal de la Mag­na Gre­cia, el re­gue­ro de asen­ta­mien­tos he­le­nos que bor­dea­ban las cos­tas me­ri­dio­na­les de Ita­lia. Un di­ná­mi­co cen­tro in­dus­trial y co­mer­cial, des­ta­có so­bre to­do en la pro­duc­ción de ce­rá­mi­ca. Así lo prue­ban las ex­ca­va­cio­nes en el ba­rrio de los ar­te­sa­nos, el puer­to o la exis­ten­cia de un san­tua­rio ex­clu­si­vo pa­ra Ate­nea Er­ga­ne, la per­so­ni­fi­ca­ción de la dio­sa co­mo pro­tec­to­ra de los tra­ba­ja­do­res ma­nua­les.

CE­RÁ­MI­CA COS­MO­PO­LI­TA

Aun­que la ciu­dad tam­bién pros­pe­ró con otras ac­ti­vi­da­des –co­mo los cul­ti­vos, la cría equi­na y el con­trol de las es­tra­té­gi­cas aguas te­rri­to­ria­les–, las cam­pa­ñas re­cien­tes han des­en­te­rra­do has­ta 80 hor­nos de ce­rá­mi­ca, una enor­mi­dad. Fa­bri­ca­ban des­de te­jas, án­fo­ras y va­ji­lla has­ta pe­sas y es­ta­tui­llas; unas 300.000 pie­zas al año. De ellas, se ex­por­ta­ ba el 80% a otros pun­tos de la Mag­na Gre­cia, la Hé­la­de, el nor­te de Ita­lia, el sur de Fran­cia, Egip­to o Asia Me­nor.

EL DÍA A DÍA Y EL HO­RROR

Es­ta in­ten­sa ac­ti­vi­dad se con­cen­tra­ba en el ba­rrio de los ar­te­sa­nos, un au­tén­ti­co po­lí­gono in­dus­trial de épo­ca. Su ubi­ca­ción, a lo lar­go de 600 me­tros del ex­te­rior de las mu­ra­llas, per­mi­tía com­par­tir re­cur­sos a los dis­tin­tos ta­lle­res y oca­sio­nar me­nos hu­mos, rui­dos y de­más mo­les­tias a los otros ve­ci­nos. Las obras ar­queo­ló­gi­cas en cur­so tam­bién mues­tran el ho­rror vi­vi­do en la ma­tan­za pú­ni­ca de 409 a. C. Se han des­cu­bier­to nu­me­ro­sas pie­zas ce­rá­mi­cas sin co­cer. Son se­ñal, co­mo en Pom­pe­ya y Her­cu­lano, de una ca­tás­tro­fe sú­bi­ta. Aquí, de ori­gen hu­mano: la en­tra­da re­pen­ti­na del enemi­go.

TEM­PLOS POR DO­QUIER

De­jan­do apar­te la fas­ci­nan­te vi­da dia­ria que se in­fie­re de los ha­llaz­gos de Se­li­nun­te, la me­tró­po­lis tam­bién po­seía di­ver­sos es­pa­cios pa­ra la ac­ti­vi­dad es­pi­ri­tual. La acró­po­lis con­cen­tra la ma­yo­ría de los tem­plos. Allí se en­cuen­tran los lla­ma­dos A,B, C, D, O, R e Y. Otros tres, los E,F y G (a la izq­da., de de­lan­te a atrás), tie­nen asien­to en la co­li­na Ma­ri­ne­lla. La co­li­na Gag­ge­ra, por su la­do, reúne no po­cos san­tua­rios; el más im­por­tan­te, el de Ma­lo­fo­ros, con­sa­gra­do a la dio­sa agrí­co­la De­mé­ter. Al sur de es­te se ha­lla uno de­di­ca­

do a Hera, y al nor­te, el de­no­mi­na­do tem­plo M. El dó­ri­co es el or­den do­mi­nan­te.

LE­TRAS EN VEZ DE DIO­SES

Los es­tu­dio­sos pre­fie­ren de­sig­nar ca­si to­dos los tem­plos y san­tua­rios con le­tras, por es­tar de­di­ca­dos a dio­ses di­fí­ci­les de de­ter­mi­nar. Al­gu­nos, no obs­tan­te, se lla­man de am­bos mo­dos. Por ejem­plo, al tem­plo E (arri­ba) tam­bién se lo de­no­mi­na de Hera, aun­que no de­be con­fun­dir­se con el san­tua­rio. El pri­me­ro, por cier­to, es uno de los dos re­cons­trui­dos a me­dia­dos del si­glo xx jun­to con par­te del C. Es­to ha ge­ne­ra­do po­lé­mi­ca, pues pa­ra al­gu­nos se tra­ta de una in­ter­ven­ción ex­ce­si­va, pe­ro, pa­ra otros, de un imán tu­rís­ti­co y, con ello, de in­gre­sos rein­ver­ti­bles.

UN LE­GA­DO ABUN­DAN­TE

Se­li­nun­te tam­bién des­ta­ca por su trío de ne­cró­po­lis, in­di­ca­ti­vas de una nu­tri­da de­mo­gra­fía, y por nu­me­ro­sos ob­je­tos de in­te­rés. Se cuen­tan en­tre ellos des­de la ci­ta­da al­fa­re­ría del ba­rrio fa­bril has­ta mo­ne­das, fi­gu­ras vo­ti­vas (aba­jo) –a ve­ces en­con­tra­das a mi­lla­res, co­mo en el san­tua­rio de De­mé­ter–, una cé­le­bre es­ta­tua de bron­ce de un efe­bo o de­co­ra­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca de la re­le­van­cia de las tres me­to­pas del tem­plo C, lo pri­me­ro des­en­te­rra­do por la cam­pa­ña ini­cial, la bri­tá­ni­ca de 1823. El mu­seo más abun­dan­te en es­te le­ga­do es el Na­cio­nal Ar­queo­ló­gi­co de Pa­ler­mo. tiem­pos del Im­pe­rio bi­zan­tino. En­tre­tan­to, la vol­cá­ni­ca Si­ci­lia re­ma­tó la fae­na con sus tí­pi­cos tem­blo­res, con lo que ca­ye­ron mu­chas es­truc­tu­ras to­da­vía en pie.

Es­te era el tris­te pa­no­ra­ma que ofre­cía la ciu­dad do­ria cuan­do se vio lle­gar a lo le­jos un mon­je so­bre una mu­la. Pe­ro las co­sas tam­po­co me­jo­ra­ron tras el re­des­cu­bri­mien­to de fray Fa­ze­llo. Des­de el Me­die­vo has­ta bien en­tra­do el si­glo xviii, Se­li­nun­te su­frió el ex­po­lio de sus va­lio­sas pie­dras, reapro­ve­cha­das en ca­sas, igle­sias y puen­tes de las in­me­dia­cio­nes. Ni si­quie­ra un de­cre­to es­pe­cí­fi­co del rey Fer­nan­do I de las Dos Si­ci­lias prohi­bien­do es­tas prác­ti­cas pu­do fre­nar el des­po­jo cons­tan­te.

A esas al­tu­ras, en el au­ge de la Ilus­tra­ción, co­men­za­ron a acer­car­se via­je­ros cul­ti­va­dos de otros paí­ses. Sus di­bu­jos y pai­sa­jes y sus des­crip­cio­nes tex­tua­les di­vul­ga­ron por to­da Eu­ro­pa el te­so­ro ol­vi­da­do en el vér­ti­ce oc­ci­den­tal del trián­gu­lo si­ci­liano. De es­te mo­do, en 1823 se ini­cia­ron las pri­me­ras ex­ca­va­cio­nes cien­tí­fi­cas, a car­go de los jó­ve­nes ar­qui­tec­tos bri­tá­ni­cos Sa­muel An­gell y Wi­lliam Ha­rris. Di­ver­sas cam­pa­ñas ita­lia­nas y ale­ma­nas se su­ce­die­ron a par­tir de en­ton­ces, al­gu­nas pro­ta­go­ni­za­das por ar­queó­lo­gos de la ta­lla de Ro­bert Kol­de­wey, el prin­ci­pal re­cu­pe­ra­dor de la an­ti­gua Ba­bi­lo­nia. Es­to sin de­jar de la­do la ri­ca apor­ta­ción, más que na­da teó­ri­ca, de es­tu­dio­sos fran­ce­ses, in­gle­ses y de otros con­fi­nes.

Tres si­glos de cam­pa­ñas

De es­te mo­do, ya en el si­glo xix se rea­li­za­ron pro­gre­sos im­por­tan­tes. Se iden­ti­fi­có la ma­yo­ría de los tem­plos dó­ri­cos, sa­lie­ron a la luz pie­zas se­ña­la­das –me­to­pas de tem­plos co­mo el B y el C o la es­ta­tua del lla­ma­do Efe­bo, la más fa­mo­sa del si­tio–, emer­gió la ne­cró­po­lis de Ma­ni­ca­lun­ga y co­men­zó a son­dear­se la acró­po­lis. Sin em­bar­go, so­lo se ob­tu­vo una ver­da­de­ra vi­sión de con­jun­to en el si­glo xx. A ello con­tri­bu­ye­ron des­de nue­vos ha­llaz­gos (el tem­plo M, la tra­ma via­ria de la acró­po­lis, res­tos en la co­li­na Ma­nuz­za) has­ta mi­nu­cio­sos le­van­ta­mien­tos car­to­grá­fi­cos del ya­ci­mien­to, la ca­ta­lo­ga­ción ex­haus­ti­va de sus ele­men­tos o la crea­ción del par­que ar­queo­ló­gi­co, que au­men­tó la pro­tec­ción del si­tio y lo abrió al pú­bli­co.

El si­glo en cur­so tam­bién ha de­pa­ra­do avan­ces de enorme in­te­rés. En cam­pa­ñas efec­tua­das en 2010 y 2011, un equi­po de ar­queó­lo­gos di­ri­gi­dos por el Dr. Mar­tin Bentz, de la Uni­ver­si­dad de Bönn, ha des­en­te­rra­do na­da me­nos que el ba­rrio de los ar­te­sa­nos. Es uno de los ma­yo­res ja­más en­con­tra­dos de la An­ti­güe­dad y una ines­ti­ma­ble vía di­rec­ta pa­ra co­no­cer la vi­da co­ti­dia­na del sec­tor eco­nó­mi­co más vi­go­ro­so de Se­li­nun­te. Des­de 2015 se in­ves­ti­ga el área por­tua­ria con téc­ni­cas geo­fí­si­cas, en­tre otras, en bus­ca de los al­ma­ce­nes, otro po­zo de in­for­ma­ción sig­ni­fi­ca­ti­va. Ade­más, en la ac­tua­li­dad, una ini­cia­ti­va mul­ti­dis­ci­pli­nar con ex­per­tos de las uni­ver­si­da­des de Pa­rís y Tu­rín, el Ins­ti­tu­to Ar­queo­ló­gi­co Ale­mán de Ro­ma y otras ins­ti­tu­cio­nes efec­túa ca­tas es­tra­ti­grá­fi­cas de to­do el vas­to ya­ci­mien­to. El ob­je­ti­vo es com­ple­tar la cro­no­lo­gía ar­queo­ló­gi­ca, y con ella la his­tó­ri­ca, de es­ta jo­ya ur­ba­na de la Mag­na Gre­cia.

Per­seo y me­du­sa en una de las me­to­pas de már­mol ha­lla­das en el tem­plo C de se­li­nun­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.